Adiós a 'The Good Fight', la serie que mejor ha contado el mundo con Trump
Movistar
Adiós a 'The Good Fight', la serie que mejor ha contado el mundo con Trump

Trece años después de que Diane Lockhart apareciera por primera vez en nuestras pantallas en 'The Good Wife', llega el momento de despedirse de ella con el estreno de la temporada 6 de 'The Good Fight', que llega hoy a Movistar Plus+.

Por Marina Such - 08 Sep 2022

Las series creadas por Robert y Michelle King pueden encuadrarse en el terror (Evil), ser sátiras de ciencia ficción (BrainDead) o dramas legales (The Good Wife), pero todas tienen siempre muy presente el contexto social en el que transcurren. Una de las que más, bien puede ser The Good Fight, spin-off de la ficción protagonizada por Julianna Margulies que seguía a Diane Lockhart, abogada liberal y demócrata, que pretendía retirarse al sur de Francia. Pero, cuando empieza la serie, pierde buena parte de sus ahorros en una estafa piramidal organizada por un amigo suyo y se ve obligada a buscar trabajo en un bufete muy prestigioso de Chicago que ha sido históricamente afroamericano.

El primer episodio mostraba a Diane, incrédula, viendo frente al televisor cómo Donald Trump tomaba posesión como presidente de Estados Unidos. A partir de ahí, el mundo que ella creía conocer se desmoronaba a su alrededor poco a poco. Las tensiones raciales, la corrupción rampante dentro del gobierno, la discriminación cada vez mayor contra los derechos de las mujeres y la comunidad LGTBIQ+, la persecución a los inmigrantes, las salidas de tono de Trump... El clima social se iba volviendo cada vez más hostil y en la sexta y última temporada, la segunda con Joe Biden como presidente, las cosas han ido tan a peor, que las pesadillas de Diane pueden estar a punto de convertirse en realidad.

El equipo de guionistas de la serie, liderados por los King, siempre ha estado muy pendiente de la actualidad porque, al fin y al cabo, sus abogados no viven separados de la sociedad y, además, tienen que llevar casos que reflejan algunas de las preocupaciones del momento. En la quinta temporada, por ejemplo, la dificultad para acceder a la justicia que tienen las personas sin suficiente dinero para pagar minutas legales propicia que aparezca un tribunal clandestino, y populista, en la parte trasera de una copistería. Y en la cuarta, Diane y Liz se veían como parte de un grupo de mujeres liberales que decidía luchar contra Trump con las mismas armas que sus seguidores: a través de conspiraciones locas en la deep web y manipulando información.

Al igual que su serie madre, The Good Fight siempre se ha mantenido muy al tanto de cómo la tecnología y las redes sociales juega un rol fundamental en la aparición de movimientos sociales, en su represión y en la expansión de ideología ultraderechista. Dedicaron un episodio, por ejemplo, a explicar cómo funcionaban el microtargeting político a través de Facebook y las granjas de bots porque, para la serie, internet no puede separarse de la deriva de la sociedad actual.

En el centro de todas las tramas están dos asuntos: por un lado, las paradojas y tensiones que genera que una mujer blanca sea una de las socias de un bufete mayoritariamente negro que, además, siempre ha querido significarse con la lucha en contra de la discriminación de esa comunidad. Y, por el otro, el hecho de que la verdad ha sido sustituida por cualquier versión que tergiverse los hechos para que encajen en los intereses de determinados individuos. Los King ya exploraron esta idea en BrainDead, en la que sus políticos creían firmemente que, si decían una mentira con la suficiente convicción y el suficiente nivel de enfado, pasaría por la verdad.

Eli Gold aparecerá por fin en 'The Good Fight' para ayudar a su hija Marissa.
Eli Gold aparecerá por fin en 'The Good Fight' para ayudar a su hija Marissa.

The Good Fight ha pasado por bastantes cambios en sus seis temporadas. Dos de sus principales protagonistas, Rose Leslie y Cush Jumbo, se marcharon antes de que acabara la serie y por su bufete han pasado desde Michael Sheen y Andrea Martin a viejos conocidos de The Good Wife como Carrie Preston o Alan Cumming, que recupera a Eli Gold para los últimos capítulos. La firma se ha visto en medio de investigaciones del FBI, casos de #MeToo y tensiones internas por las diferentes oportunidades de promoción de los abogados blancos y negros, y siempre ha sobrevolado por encima de todas ellas el clima volátil, bizarro e imprevisible impulsado desde que Trump pasó por el Despacho Oval.

Todo esto, además, se ha contado con mucho sentido del humor y con un vestuario digno de que las mejores revistas de moda le dediquen reportajes enteros. En su centro siempre ha estado una mujer ya de cierta edad que ve cómo todo su sistema de valores es puesto a prueba por un mundo que siente que ha dejado de entender. Cuando se emita su última temporada, seguro que Diane lo celebra tomándose un Martini.