'Un asunto privado' quiere recuperar la diversión y la aventura de Tintín
Amazon Prime
'Un asunto privado' quiere recuperar la diversión y la aventura de Tintín

Amazon Prime Video estrena mañana 'Un asunto privado', una serie de aventuras ligeras en la Galicia de los años 40. Sus responsables y dos de sus protagonistas, Aura Garrido y Ángela Molina, contaron a Serielistas las claves de la serie, que se inspira en la diversión de los cómics de Tintín.

Por Marina Such - 15 Sep 2022

Una joven salta por la ventana de una casa señorial en plena noche. Lleva los zapatos en la mano y tiene que eludir a unos policías que están vigilando el perímetro. Salta un muro y en la calle le espera el mayordomo al volante de un llamativo coche rojo, con el que se lanzan por las calles de una localidad gallega indeterminada durante los años 40. Esta es solo una de las escenas de Un asunto privado, la serie de Bambú Producciones que Amazon Prime Video estrena mañana y que en esa escena deja muy claro quién es su protagonista, Marina Quiroga.

Esta es una mujer acomodada que quiere seguir los pasos de su padre y ser policía, aunque a las mujeres les está vedado ese trabajo. Su madre quiere casarla y su hermano, nuevo comisario, pretende alejarla de cualquier problema, pero como dirían en las películas clásicas que sirven de inspiración a la serie, "problema" es su segundo nombre.

"La idea surge porque sí que había una intención y una ilusión por recuperar el género de aventuras y el puro entretenimiento en televisión", explica Teresa Fernández-Valdés, productora ejecutiva de la serie. En la búsqueda de ese entretenimiento, ella y el director principal, David Pinillos, tenían en mente referentes claros de películas de aventuras de aquella época y de los cómics de Tintín. El realizador apunta que "todas estas películas que a mí me encantaban, o los tebeos de Tintín, generaban un universo, así que nosotros teníamos que crear ese universo (...). Incluso fuimos modificando el guion con las cosas que íbamos consiguiendo".

'Un asunto privado' no quiere privarse del glamour que dan las series de época.
'Un asunto privado' no quiere privarse del glamour que dan las series de época.

Según la producción buscaba localizaciones por Galicia, intentaba aprovechar lugares muy idiosincráticos que enfatizaran ese universo particular de la serie, como la Virgen de la Roca, en Baiona (Pontevedra). Todo estaba al servicio de conseguir el tono de aventuras en el que Marina y su mayordomo, Héctor, se meten cuando empiezan a investigar la actuación de un asesino en serie, y Aura Garrido, que da vida a la protagonista, asegura que "el humor es un punto de vista sobre lo que sucede (...). Al final, ese tono nos lo marcaban mucho desde dirección, lo que nos ayudaba mucho porque es un hilo muy fino".

La joven Quiroga es el motor de las tramas. No puede evitar obsesionarse con la investigación, y aplicar lo que le enseñó su padre sobre métodos deductivos y trabajo policial, por mucho que, a su alrededor, todo se le ponga en contra, y esa determinación y arrojo juvenil resultan muy importantes, también, para establecer ese tono de entretenimiento. "No tiene medida, avasalla. Ella va a ciencia cierta pensando que es lo que tiene que hacer", la describe Ángela Molina, que interpreta a su madre.

Pero un pilar muy importante de Un asunto privado es la dinámica que se establece entre Marina y Héctor, a quien da vida toda una estrella internacional como Jean Reno. "Al final, nada es casual, tienes que trabajar todo muchísimo", señala Garrido: "Nosotros tuvimos muchos ensayos y, cuando llegamos a los ensayos, Pinillos y Teresa ya habían trabajado muchísimo para afinar el tono, el tipo de relación, aspectos muy específicos, y nosotros ya trabajamos con esas ideas y directrices. Y luego, la inmensa suerte que es trabajar con un actor como Jean, que lo da todo".

Ángela Molina es la madre de Marina en 'Un asunto privado '.
Ángela Molina es la madre de Marina en 'Un asunto privado '.

Tanto la actriz como David Pinillos destacan de Reno su generosidad y que siempre fue muy respetuoso, entendiendo que su personaje está al servicio de Marina, que es la impetuosa y atrevida mientras él es cauto e, incluso, hasta un poco timorato. Un asunto privado aspira a que, cuando el espectador termine de ver sus ocho capítulos, se haya encariñado de ellos y le apetezca seguir viéndolos. En palabras de Aura Garrido, "hay dos cosas. Una es que hay un arco; Marina no se mantiene igual de principio a fin, ahí es donde, probablemente, se volvería super irritante. Le van pasando cosas y ella va cambiando. Y la otra cosa es la mirada externa del director y de Teresa, la showrunner. Al final, ese control se lleva más desde fuera que desde dentro".

La personalidad de Marina, más los peligros en los que se va encontrando, son el aspecto fundamental de una serie para la que Teresa Fernández Valdés reconoce que no se pusieron ninguna cortapisa: "Queríamos hacer una serie ambiciosa en todos los sentidos. A la hora de escribir, no (queríamos) ponernos tantos límites y casi que cada episodio pudiera ser una película". Y, por supuesto, que el sentido de la aventura estuviera muy potenciado: "Un detective necesita un cierto peligro porque, si todo es ligero, es muy fácil saltarte un capítulo. A la hora de fidelizar a la audiencia, sin drama es complicado (...). Algo de carga dramática, estar en peligro, lo hace más real, aquí estábamos hablando de un caso de un asesino. A ella hay que ponerla en peligro".