Así es 'Bluey', la animación para niños que ha sido la revelación de 2022
Disney +
Así es 'Bluey', la animación para niños que ha sido la revelación de 2022

El nuevo fenómeno de animación para niños viene de Australia, está protagonizado por una familia de perros y se llama 'Bluey'. Sus episodios de 11 minutos y su tono amable, diviertido y didáctico han conquistado a los más pequeños y la han convertido en un éxito para Disney+.

Por Marina Such - 12 Dec 2022

La patrulla canina, Pocoyó y Peppa Pig tienen sucesora como el nuevo fenómeno que todos los niños están viendo. Se trata de Bluey, una serie que en España tiene Disney+ y que sigue a una familia de perros australianos formada por el padre Bandit, la madre Chilli y sus dos hijas, la ya mencionada Bluey, que es la mayor, y Bingo. Los cuatro viven situaciones que cualquier familia con niños relativamente pequeños puede identificar rápidamente. Uno de sus episodios, por ejemplo, gira en torno al deseo de la madre de tener, aunque sea, veinte minutos para ella sola, sin que las niñas acaparen toda su atención.

El fuerte de la serie son sus capítulos cortos, de unos 11 minutos de duración, ese reconocimiento de las situaciones por parte de los adultos y la personalidad de su protagonista. Bluey, que tiene seis años, convierte cualquier cosa del día a día en una aventura. Ordenar la habitación se transforma en una especie de certamen de baile con su hermana y a todo le encuentra el lado positivo.

Es el clásico programa infantil que enseña a los niños a respetar a sus padres, a ser tolerantes con los demás y, también, a divertirse, que es algo que está en el centro de la inspiración de su creador, Joe Brumm. El guionista tiene dos hijas que, en casa, organizan sus propios juegos. "Es fascinante ver cuánto aprenden de supervisar y jugar a sus propios juegos, sobre todo los más elaborados y sociales", explicaba Brumm a los medios australianos, donde la serie se estrenó con gran éxito en 2018. En 2019, Disney compró los derechos internacionales.

Las experiencias personales de los creadores de Bluey son muy importantes para la realización de la serie. Muchos de los personajes infantiles están doblados por los hijos de los guionistas y los técnicos de la ficción, aunque los padres sí son responsabilidad de una actriz, Melanie Zanetti, y un cantante reconvertido a doblador, David McCormack, que han llegado a aparecer en The Tonight Show. Hasta ese punto ha triunfado Bluey en todo el mundo y, de hecho, a lo largo de este año era bastante habitual encontrar a niños en los parques o en el transporte público viendo episodios en móviles o tabletas.

Tampoco sorprende que la ficción haya encontrado tan rápido su público. Los personajes pueden ser perros (los protagonistas son canes ganaderos australianos de raza Blue Heeler), pero viven en casas de humanos, caminan sobre dos patas y tienen comportamientos de humanos. Un chiste recurrente es que uno de los cachorros, un perro salchicha, no puede sentarse porque es demasiado largo y siempre se cae de lado.

La familia perruna que protagoniza 'Bluey'.
La familia perruna que protagoniza 'Bluey'.

La serie tampoco se ha librado de cierta polémica porque los fans australianos afirman que Disney ha censurado varios momentos de su tercera temporada en las versiones internacionales. Casi todos están relacionados con gags escatológicos y, en un caso, se cambia la procedencia de un forastero de ser un jornalero de Argentina a un turista mochilero.

Sea como sea, lo que es indiscutible es que la amabilidad que preside la serie y que sus personajes adultos tengan también conflictos muy reconocibles ha ayudado a que sea un gran éxito no solo entre su público objetivo infantil, sino también entre otros miembros de la familia de mayor edad. Ese es el truco para conseguir un fenómeno global.