'La Casa del Dragón' vs 'El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder': parecidos y diferencias entre las series de HBO Max y Amazon Prime Video
Noticias
'La Casa del Dragón' vs 'El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder': parecidos y diferencias entre las series de HBO Max y Amazon Prime Video

En apenas dos semanas entre finales de agosto y principios de septiembre coincidirán los estrenos de dos de las superproducciones más esperadas de 2022, 'La Casa del Dragón' en HBO Max y 'El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder' en Amazon Prime Video. Ambas plataformas tienen la maquinaria promocional a pleno rendimiento y que ambas sean series de fantasía ha llevado a que algunos espectadores afirmen que les parecen iguales. ¿Lo son de verdad? ¿Tanto se parecen? ¿O no podrían ser más diferentes?

Por Marina Such - 27 Jul 2022

Gente con pelos largos y espadas, planos épicos de castillos, criaturas fantásticas, batallas... Dicho así, parece que las dos grandes superproducciones de fantasía que van a estrenarse al final del verano, como son La Casa del Dragón y El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder, son básicamente la misma, y así lo expresaban algunos tuiteros hace varios días, cuando se publicaron sus respectivos tráileres para la Comic-Con de San Diego.

La producción de HBO Max y la de Amazon Prime Video guardan algunos puntos de contacto, eso es cierto, porque George R.R. Martin (de cuyos libros parte la primera) es un gran admirador de J.R.R. Tolkien, pero lo cierto es que no podrían ser más diferentes. Y no solo porque en una hay humanos y en la otra, elfos, enanos, pelosos (unos antecesores de los hobbits) y demás criaturas mágicas. Es verdad que las pelucas platino de los Targaryen podrían confundirse con las rubias de los elfos, pero no nos quedemos en lo superficial. Vayamos a esos parecidos y, sobre todo, a las numerosas diferencias entre ambas series.

En qué se parecen 'La Casa del Dragón' y 'Los Anillos de Poder'

El parecido más evidente entre ambas series es su condición de precuelas, por llamarlas de algún modo. La Casa del Dragón cuenta la guerra interna entre la familia Targaryen por el Trono de Hierro varios cientos de años antes de los sucesos que vemos en Juego de tronos, en la que de esa poderosa familia solo quedan, en el exilio, los hermanos Viserys y Daenerys. Los Anillos de Poder, por su parte, transcurren miles de años antes de El Señor de los Anillos, en una época en la que se forjan los anillos con los que Sauron pretende dominar a elfos, humanos y enanos a través del Anillo Único, que es el que Frodo y sus compañeros deben destruir.

Esas historias pasadas se cuentan, respectivamente, en el libro Fuego y sangre y, en parte, en los apéndices que acompañaban a El retorno del rey, el último volumen de El Señor de los Anillos, y en algunas de las recopilaciones de historias que publicó después Christopher Tolkien. George R.R. Martin es un gran conocedor de todas esas historias porque siempre ha reconocido la influencia de la Tierra Media en su obra, pero cuando él empezó a escribir Canción de Hielo y Fuego, a mediados de la década de 1990, lo hizo en parte como respuesta a todas las copias de fantasía tolkieniana que se publicaban entonces.

Aun así, la influencia de El Señor de los Anillos en Juego de tronos es innegable, desde las equivalencias entre Númenor y Valyria, los dos reinos míticos caídos, a la presencia de ese Mal que amenaza con regresar desde tierras lejanas (el sur en la Tierra Media y el norte en Poniente). Sin embargo, el diferente contexto histórico y social y las distintas procedencias de sus autores marcan también sus diferencias. Martin escribió sus libros tirando de su afición por la novela histórica y la historia medieval inglesa (más su formación como guionista de televisión), mientras Tolkien era un filólogo de Oxford experto en poemas épicos anglosajones y mitologías nórdicas.

Las diferencias entre la Tierra Media y Poniente

Con ver los tráilers de ambas producciones quedan claras sus diferencias. La Casa del Dragón apunta a continuar el interés de Juego de tronos por las luchas por el poder y por lo que las personas están dispuestas a hacer con tal de conseguirlo. El foco está puesto en el rey Viserys I y la pugna por ver quién será su sucesor: su hija Rhaenyra o su hermano Daemon. Además, en la liza entra también Alicent Hightower, segunda esposa del rey. Todos tienen aspiraciones de subir al Trono de Hierro y, para cumplirlas, no dudan en embarcarse en una guerra en la que los dragones de los Targaryen son, por supuesto, las armas decisivas.

Por su parte, Los Anillos de Poder apunta a tener una escala mucho mayor y aquí, más que peleas por ser el rey, lo que encontramos es un mundo que ya ha derrotado una vez a Sauron, el Señor Oscuro, y que cree que por fin ha encontrado la paz. Tendremos oportunidad de ver cómo era Khazad-Dûm, o Moria, el reino de los enanos, en sus días de esplendor y antes de que Gandalf y los demás entraran en un lugar oscuro y maldito excavado en el interior de la montaña. También veremos a unos elfos que todavía son poderosos e importantes, pero que están aislándose de los problemas del mundo, y a unos hombres que disfrutan de Númenor, un reino que crecía en poder e influencia.

La amenaza del regreso de la Sombra siempre está ahí: de hecho, la serie lleva el título de esos anillos que Sauron forjó para corromper a sus portadores y someterlos a su voluntad, de tal manera que pudiera conquistar la Tierra Media con poco esfuerzo.

Paddy Considine es uno de los protagonistas de 'La Casa de Dragón'.
Paddy Considine es uno de los protagonistas de 'La Casa de Dragón'.

Lo que tenemos en Los Anillos de Poder es la clásica lucha de la Luz contra la Oscuridad, el Bien contra el Mal, mientras La Casa del Dragón se centra en rencillas familiares a una escala menor, aunque decidan los designios de todo un país. Además, los dragones son importantes en la segunda porque los Targaryen los montan y los utilizan como armas de guerra, mientras en la Tierra Media casi no hay dragones, y los que quedan son seres huraños, que se esconden en las montañas y guardan celosamente los tesoros que han arrebatado a quienes pueblan la región. Smaug, el dragón que aparece en El hobbit, era el último de su especie.

La Casa del Dragón apuesta por un enfoque un poco más realista, siendo laxos con la aplicación del término. Sus hermanos, hijos y primos Targaryen no tienen orcos a su servicio y sus intrigas palaciegas podrían pasar por una serie histórica ambientada en la Edad Media si no fuera por sus dragones. Los Anillos de Poder, mientras tanto, representa todas las características de la fantasía épica: hay magia, criaturas de todo tipo, distintas razas aparte de los humanos y, aunque haya caballeros con espadas, reyes y princesas, queda claro en qué género se adscribe.

Una imagen de 'El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder'.
Una imagen de 'El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder'.

Visualmente, además, las imágenes que dejan ver los tráilers separan todavía más ambas series. Los Anillos de Poder tiene el reto mayúsculo de encajar en la propuesta visual que hizo Peter Jackson para su trilogía de El Señor de los Anillos, con sus impresionantes paisajes naturales y la escala épica con la que construyó la Tierra Media. La Casa del Dragón se mueve un poco más a ras de suelo, como si dijéramos. En Juego de tronos había batallas espectaculares, sí, pero era en las conversaciones que se tenían, intentando que ningún oído no deseado las escuchara, donde estaba lo importante.

Lo que sí incluyen ambas es la tentación del poder y su potencial de corrupción. Los Targaryen no disponían de Anillos de Poder que los atrajeran al lado oscuro, pero la visión del Trono de Hierro cumplía la misma función.