8M: Las creadoras españolas que han cambiado la ficción en nuestro país
Noticias
8M: Las creadoras españolas que han cambiado la ficción en nuestro país

Con motivo del 8M, en el que se celebra el Día Internacional de la Mujer, hemos querido homenajear a algunas de las responsables de que la ficción española se haya convertido en el referente que es hoy en día. Porque, si quedaba alguna duda, ellas también crean.

Por Serielistas - 08 Mar 2022

Por Laura Mateos e Ignacio Parrón

Si echamos la vista atrás y analizamos el papel de la mujer en la ficción televisiva, nos encontramos con que en demasiadas ocasiones ha quedado reducido a las categorías "series de" o "para mujeres", con el objetivo de colocar un paréntesis que separase su trabajo del de sus compañeros masculinos. Sin embargo, hoy queremos concedernos la licencia de apropiarnos de esos términos y cederles este espacio a ellas, a las mujeres que, en solitario o como parte de un tándem, han revolucionado el panorama audiovisual y nos han dejado algunas de las grandes historias que ya forman parte de nuestras vidas.

Precisamente uno de los mayores éxitos del año pasado tiene la firma de dos mujeres. Hablamos de Cardo, la creación de Ana Rujas y Claudia Costafreda para ATRESplayer Premium, que ha conseguido romper muchos tabúes a través de la historia de María, una joven nacida en los 90 que se nos presenta como el reflejo de una generación frustrada que ha hecho del fracaso su seña de identidad. Partiendo de esta premisa, Rujas y Costafreda construyen un relato sobre la adicción, la salud mental y las falsas expectativas que, además, no duda en mostrar desnudos masculinos y equipararlos a los femeninos.

El caso de Ana Rujas encaja con un fenómeno que está surgiendo en los últimos años en la televisión internacional: el de las mujeres creadoras y protagonistas de sus obras. En España hay unos cuantos casos que siguen la estela de Lena Dunham con Girls o Phoebe Waller-Bridge con Fleabag. La más famosa seguramente sea Leticia Dolera. Tras una extensa carrera delante de las cámaras, la actriz debutó como creadora, directora y protagonista de Vida perfecta. Algo similar sucedió con Nadia de Santiago, que en 2021 emprendió una nueva aventura como creadora y protagonista de la original miniserie El tiempo que te doy.

La segunda temporada de 'Vida perfecta' desmitificaba la maternidad y hablaba de la dificultad de reenfocar una relación de pareja tras una crisis.
La segunda temporada de 'Vida perfecta' desmitificaba la maternidad y hablaba de la dificultad de reenfocar una relación de pareja tras una crisis.

En el caso de Abril Zamora, su historia es curiosamente parecida a la de Waller-Bridge. La actriz dio el salto a la pequeña pantalla detrás de las cámaras con Temporada Baja, la adaptación de la obra de teatro homónima escrita por ella misma. Con ella empezó a atraer la atención de los focos, aunque la fama como guionista le llegó definitivamente con sus dos siguientes creaciones: Señoras del (h)AMPA y Todo lo otro. Esta última es una serie semiautobiográfica protagonizada por ella misma en la que explora las inseguridades y frustraciones vitales y amorosas de la generación millennial huyendo de los tópicos.

Este último rasgo lo comparte otra serie que entiende de historias contemporáneas y que se ha convertido en un fenómeno. Hablamos de #Luimelia, la ficción cocreada por Diana Rojo que surgió como una serie transmedia de Luisita y Amelia, dos de los personajes más queridos de Amar es para siempre, y que ha desatado un movimiento a lo largo del globo que ha alcanzado su máximo apogeo en Twitter, donde surgió a partir del mismo hashtag. Junto a Borja Glez. Santaolalla, han logrado construir una historia de diversidad que nos muestra una relación amorosa entre dos mujeres desde la naturalidad y sin caer en estereotipos.

Carol Rovira y Paula Usero han reunido a una gran legión de fans a partir de sus papeles protagonistas en '#Luimelia'.
Carol Rovira y Paula Usero han reunido a una gran legión de fans a partir de sus papeles protagonistas en '#Luimelia'.

Otra mujer que sabe de fenómenos es Manuela Burló Moreno, que vio cómo su corto Pipas se viralizó en 2013 cuando todavía ni siquiera estaba extendido el término. Años más tarde, en 2020, reunió a las dos amigas protagonistas y las llevó de Parla a Malasaña en la serie de HBO Por H o por B, para la que volvió a contar con las actrices Marta Martín y Saida Benzal. Burló, que descubrió su pasión por las historias al escuchar las anécdotas de las clientas tras el mostrador de la tienda de sus padres, ha enfocado gran parte de su trayectoria profesional fuera de la televisión, escribiendo, produciendo, dirigiendo y hasta protagonizando varios cortometrajes.

Una versatilidad que comparte con Anna R. Costa, guionista, productora ejecutiva, directora, dramaturga o creadora de historias en general, como le gusta denominarse a ella misma, que debutó como showrunner en la miniserie para Movistar+ Arde Madrid, que creó junto a Paco León. Un retrato de la capital de los años 60 en blanco y negro en la que una imponente Ava Gardner vivía la noche madrileña con una libertad que chocaba con la represión encarnada por el personaje de Anamari.

Mucho antes de La casa de papel, Netflix ya le hizo ojitos al talento patrio, y encontró en Teresa Fernández-Valdés una poderosa aliada para adaptar al formato seriado la historia de aquellas mujeres que trabajaron como operadoras cuando Telefónica vio la luz. Así llegó a la plataforma del “tudum” la primera producción original de nuestro país: Las chicas del cable, que logró mantenerse durante cinco temporadas.

'Las chicas del cable' contaba con un elenco encabezado por Blanca Suárez, Ana Fernández, Nadia de Santiago y Ana Polvorosa.
'Las chicas del cable' contaba con un elenco encabezado por Blanca Suárez, Ana Fernández, Nadia de Santiago y Ana Polvorosa.

Esta fórmula la repetiría Verónica Fernández en Hache, otro original de Netflix creado y protagonizado por mujeres que también toma como referencia otro episodio de la historia de nuestro país, el de una Barcelona que se enfrentó en la década de los 60 al tráfico y el consumo de heroína. Fernández cuenta, además, con trabajos previos en El príncipe, Seis hermanas o Velvet colección.

Sin embargo, para que ellas pudieran correr, otras tuvieron que dar sus primeros pasos en una industria en la que las grandes salas de guionistas eran -y siguen siendo- espacios mayoritariamente masculinos. La primera gran figura fue la de Ana Diosdado. La dramaturga hispano-argentina dejó temporalmente los escenarios para escribir y protagonizar algunas de las mejores series de los 70 y los 80, como fueron Juan y Manuela, Anillos de Oro o Segunda Enseñanza.

Otra mujer que rompió barreras fue Pilar Nadal, que se convirtió en la primera mujer guionista de Globomedia. Comenzando su andadura en Los ladrones van a la oficina, le debemos algunos títulos tan míticos como Periodistas, Un paso adelante o Águila Roja, ficciones que consiguieron traspasar las fronteras españolas y convertirse en éxitos internacionales. Más recientemente, se colocó al frente de Parot.

'UPA' marcó a toda una generación y  logró traspasar las fronteras de nuestro país a golpe de baile.
'UPA' marcó a toda una generación y logró traspasar las fronteras de nuestro país a golpe de baile.

Aunque el nombre que más representa la figura de mujer creadora en los últimos años probablemente sea el de Gema R. Neira. La guionista tiene el honor de ser la mujer con más acreditaciones como creadora en las últimas décadas. De su escritura han nacido algunos de los mayores éxitos televisivos españoles en el siglo XXI como Gran Hotel, Gran Reserva, Las chicas del cable, Bajo Sospecha, Fariña, Velvet...

Y es que, aunque no conozcamos sus nombres, las creadoras están detrás de algunos de los mayores éxitos televisivos. Ana de Armas, Martiño Rivas, Blanca Suárez o Yon González le deben buena parte de su fama hoy en día a Laura Belloso y Rocío Martínez-Llano, autoras de El Internado. Belloso, además, es la responsable también junto a Asier Andueza de su secuela, El Internado: Las Cumbres.

En Antena 3 también se estrenó La casa de papel, antes de ser conocida mundialmente gracias a Netflix. En su equipo de guionistas estaba Esther Martínez Lobato, que anteriormente ya había escrito en otro éxito como Los hombres de Paco. La fama del atraco televisivo más famoso del planeta le sirvió para pasar de ser colaboradora habitual de Álex Pina a firmar como cocreadora junto a él en series como El Embarcadero, Vis a Vis o Sky Rojo.

'La casa de papel' se ha convertido en el mayor fenómeno patrio de la historia de la mano de Netflix.
'La casa de papel' se ha convertido en el mayor fenómeno patrio de la historia de la mano de Netflix.

Donde las guionistas también han encontrado un hueco para ejercer de creadoras es en las adaptaciones de novelas. En este apartado, podemos destacar nombres como los de María López Castaño, encargada de llevar a la pequeña pantalla la obra de Elísabet Benavent a través de la serie Valeria, y Susana López Rubio, que hizo lo propio con La templanza y El tiempo entre costuras, ambas novelas de María Dueñas. López Rubio, además, es responsable de la serie de sobremesa Acacias 38.

Antes de cerrar, no hemos hablado de algunas creadoras de comedia relevantes como Laura Caballero, autora junto a su hermano Alberto de Aquí no hay quien viva y La que se avecina, ni de Olatz Arroyo y Marta Sánchez, creadoras de Supernormal. De ellas ya hablamos hace unos meses en un reportaje sobre guionistas de comedia que podéis leer aquí.

El 8M no es un día para celebrar, sino para reivindicar. Por eso, en Serielistas hemos querido reivindicarlas a ellas. Porque la palabra guionistas no necesita el apellido mujer, ni hombre. Y, hasta que eso ocurra, seguiremos dándoles visibilidad. Hasta que el género del autor de una serie sea una mera anécdota. Seguramente nos hayamos dejado algunos de esos nombres, pero este es nuestro pequeño agradecimiento por ser creadoras.