'El desafío: 11M' es una exhaustiva mirada al peor atentado terrorista de la historia de España
Amazon Prime
'El desafío: 11M' es una exhaustiva mirada al peor atentado terrorista de la historia de España

Casi en la misma semana coincidieron los estrenos de '11M: Terror en Madrid', en Netflix, y 'El desafío: 11M' en Prime Video. Esta última aprovecha sus cuatro capítulos para ofrecer un repaso exhaustivo, y sin estridencias, de todo lo que ocurrió el 11 de marzo de 2004 y las consecuencias que tuvo después.

Por Marina Such - 14 Mar 2022

Probablemente, con lo que deberíamos quedarnos de El desafío: 11M sea con los testimonios de los supervivientes, que cuentan cómo se despertaron de repente en medio de un tren de Cercanías que ya no existía como tal, o de los policías municipales y bomberos que llegaron entre los primeros al lugar de los hechos y ahora, dieciocho años más tarde, son incapaces de contener las lágrimas al explicar lo que vieron allí. Hasta Alberto Ruiz-Gallardón, entonces alcalde de Madrid, se ve superado por el recuerdo de las primeras horas en la morgue improvisada en Ifema.

También es probable que parte de los espectadores de la docuserie sea queden con las polémicas políticas a cuenta del atentado, que ocurrió tres días antes de las elecciones generales de 2004: la atribución inicial de la autoría a ETA, la insistencia del gobierno, presidido en aquel momento por José María Aznar, en esa autoría pese a que empezaban a aparecer pistas que apuntaban a fundamentalistas islámicos, la controversia por las concentraciones frente a la sede del PP del 13 de marzo, las teorías conspiratorias que acompañaron al juicio, en 2007...

El desafío: 11M no elude ninguno de esos temas y cuenta en todos con declaraciones de responsables políticos tanto del gobierno como del PSOE, que ganaría aquellas elecciones, y con testimonios de Pedro J. Ramírez, director entonces de El Mundo, y de Federico Jiménez Losantos, que entonces presentaba el programa matinal de la COPE y que fueron los principales impulsores de las "teorías alternativas" sobre quiénes estaban detrás de los atentados. Les responden el juez Javier Gómez Bermúdez, que presidía el tribunal del juicio, y los jefes del CNI, de los TEDAX y otros mandos policiales, y la serie deja que ese diálogo sea suficiente.

El enfoque que sigue Carlos Agulló, director de la docuserie, es precisamente ese, dejar que los hechos y las vivencias de quienes estuvieron allí hablen por sí mismas. Se huye del sensacionalismo y, aunque hay imágenes de los trenes destrozados y de la evacuación inicial de las víctimas, nunca se recrea en ellas.

Cada uno de sus cuatro capítulos toca un aspecto distinto del tema: el primero cuenta el día del atentado; el segundo, cómo afectó a las elecciones del día 14; el tercero se centra en la investigación policial y en la inmolación de los siete terroristas en un piso de Leganés, donde murió un agente del G.E.O., mientras el cuatro cuenta el juicio. En todo momento intenta no perder de vista que las víctimas (los 193 muertos y los miles de heridos) son lo importante, y no tanto las peleas mediáticas que se generaron alrededor del atentado.

Para los espectadores que en 2004 fueran demasiado jóvenes para ser conscientes de lo que estaba ocurriendo, El desafío: 11M ofrece un repaso muy completo de los hechos y de lo que supusieron para la historia reciente de España. Formalmente, no intenta llamar la atención sobre sí mismo. Como mucho, hay algunos fondos virtuales de Madrid y de las estaciones donde explotaron las bombas que a veces distraen, más que otra cosa, pero hay que valorar que haya contado con tantos de los protagonistas de aquellos días.

Encaja perfectamente en la tendencia actual que estamos viendo en España de docuseries que recuperan crímenes muy mediáticos, o figuras de la historia reciente, para ofrecer una mirada más reposada sobre aquellos hechos y ponerlos en su sitio.