Crítica de 'The English': un western romántico y brutal con una gran Emily Blunt en HBO Max
HBO
Crítica de 'The English': un western romántico y brutal con una gran Emily Blunt en HBO Max

Uno de los estrenos más particulares de estas últimas semanas es 'The English', un western creado por Hugo Blick y en el que Emily Blunt es una aristócrata inglesa en busca de venganza en el Salvaje Oeste. El colonialismo, el individualismo extremo, el genocidio sistemático de las poblaciones indias y, en el centro, una improbable historia de amor son algunos de los principales elementos de esta serie que puede verse en HBO Max.

Por Marina Such - 14 Nov 2022

El revival que el western está viviendo en los últimos años ha facilitado que, este otoño, las plataformas de streaming españolas hayan emitido hasta tres series ambientadas en el Oeste americano a finales del siglo XIX, pero con enfoques diferentes. Billy el Niño tiraba más por las leyendas del periodo, mientras That dirty black bag añadía un toque de terror a los códigos del spaghetti western. Parte de esos mismos códigos se encuentran en The English, la miniserie que acaba de llegar a HBO Max y que cuenta con el protagonismo de Emily Blunt como principal atractivo.

Su creador es Hugo Blick, alguien que trata temas muy serios y de graves consecuencias a través de la ficción. Su anterior serie es, de hecho, Black Earth Rising, una mirada al genocidio de Ruanda a través de una abogada británica que nació allí. En The English tampoco se aleja de ese modus operandi porque lo que cuenta en realidad es cómo la expansión de Estados Unidos hacia el Oeste se hizo exterminando sistemáticamente a las poblaciones nativas que vivían allí, robándoles las tierras y destruyendo su modo vida.

Los inmigrantes europeos atraídos por la promesa de tierras para quien lograra llegar primero a territorios en los que imperaba la ley del más fuerte, las leyes racistas que impedían a los indios poseer nada aunque hubieran servido en el ejército de Estados Unidos o la sensación de que era mejor que mataras tú antes de que te mataran a ti están muy presentes en lo que, sobre el papel, es una historia de venganza que podría haber aparecido perfectamente en Sin perdón.

Emily Blunt interpreta a Lady Cornelia Locke, una aristócrata inglesa que viaja hasta Kansas buscando vengarse del hombre que mató a su hijo. Por casualidad conoce allí a Eli Whipp (Chaske Spencer), un indio Pawnee que había servido como explorador en la caballería del ejército y que, tras licenciarse, pretende regresar a su Nebraska natal a reclamar una parcela que, en teoría, le correspondería por ser veterano. Ambos unen sus destinos para acabar viajando hasta Hoxem, una ciudad recién fundada en Wyoming en la que se están sucediendo varios brutales asesinatos.

Lo que más destaca, a simple vista, de The English es cómo aprovecha los paisajes. Los planos de horizontes eternos y praderas que se extienden hasta la línea del cielo son deudores de los más clásicos planos de John Ford (contraluces y tomas al atardecer incluidos) y se deja muy claro que esas regiones son hostiles para todos esos nuevos pobladores que han expulsado de ellas a los que nacieron allí. Además, el polvo de los caminos, el sol inclemente, la violencia salvaje y la amoralidad de los personajes beben directamente del spaghetti western y de aquellas películas denominadas "crepusculares" porque despojaban al género de toda épica y romanticismo.

Blunt se mueve en ese mundo como pez en el agua. Su Cornelia es una mujer realmente particular: se embarca en su viaje sin ser muy consciente de lo que implica, pero se adapta mucho mejor a ese mundo de lo que parecía en un principio. La actriz aporta calidez, cierta irreverencia ocasional y dureza cuando hace falta y se complementa perfectamente con Chaske Spencer, que es el típico protagonista masculino de pocas palabras del género, pero con la novedad de no ser un pistolero blanco.

'The English' aprovecha los paisajes de Castilla-La Mancha y la sierra de Madrid para su western.
'The English' aprovecha los paisajes de Castilla-La Mancha y la sierra de Madrid para su western.

La historia de amor entre ambos, que arranca la serie, le da a The English un toque romántico que compensa el mundo salvaje en el que Cornelia y Eli se mueven. La relación entre los dos es perfectamente creíble desde el principio y, de hecho, deja un poco cojo el resto de la serie, que cuenta la situación en esa Hoxem donde parece que está teniendo lugar otra venganza y donde queda claro el tipo de hombres que decidió que iba a prosperar en aquellas tierras.

Blick se permite hasta guiños a Quentin Tarantino y consigue que todos los elementos de la serie funcionen como un todo, incluso aunque el formato episódico de que Eli y Cornelia se crucen en cada episodio con un personaje y un conflicto distinto lleva a que no todos sean igual de interesantes. Pero The English acaba funcionando y, de hecho, es todo un festín para los amantes del western en todas sus vertientes.

Como curiosidad, esos paisajes dramáticos y épicos están todos en España, en las provincias de Segovia, Guadalajara y Toledo, siguiendo los pasos de Sergio Leone.