'Heridas' tiene potencial para el estudio de sus mujeres bajo la trama de melodrama
Críticas
'Heridas' tiene potencial para el estudio de sus mujeres bajo la trama de melodrama

Primero fue una serie japonesa, luego una turca de gran éxito en España y, ahora, es una producción original de ATRESplayer Premium. 'Heridas' es un drama muy intenso sobre el maltrato infantil que tiene también el potencial para un retrato complejo de sus protagonistas femeninas.

Por Marina Such - 17 Apr 2022

Construir una serie alrededor de una situación de negligencia, cuando no maltrato infantil, y de una persona con complejo de mesías puede ser un campo de minas, pero es que esos son algunos de los temas que tocaba Mother, la serie japonesa que ha tenido una segunda vida larguísima gracias a sus adaptaciones en países tan dispares como Corea del Sur y Turquía. Madre, la versión que se vio allí, tuvo una gran acogida en su emisión en España, acogida que hizo que Buendía Estudios se animara a desarrollar su propio remake.

Con el título de Heridas, ese es el que ATRESplayer Premium estrena hoy después de su paso por el Festival de Málaga, y con un nombre que hace referencia a la parte que puede ser la más interesante de su propuesta: la exploración de los traumas y las aristas que llevan a cuestas sus dos protagonistas principales, interpretadas por María León y Adriana Ugarte.

La primera es una mujer que fue madre demasiado joven y que nunca ha encontrado a nadie que la quiera de verdad, y cuando cree tenerlo, su hija pasa a ser más un lastre que otra cosa. La segunda se ha encerrado en sí misma y en su labor como ornitóloga, y la difícil situación de la niña le hace intervenir ante la creencia de que, si ella no da el paso, nadie lo hará y la pequeña sufrirá las consecuencias. ¿Pero es esa la mejor decisión?

'Heridas' está rodada en parte en localizaciones naturales del Cabo de Gata, en Almería.
'Heridas' está rodada en parte en localizaciones naturales del Cabo de Gata, en Almería.

Una parte muy importante del funcionamiento de la historia recae sobre Cosette Silguero (Los Protegidos: el regreso), la niña protagonista. Tiene que conseguir que el público se ponga enseguida de su lado y quiera protegerla del mismo modo que lo hace el personaje de Adriana Ugarte, pero no puede resultar irritante y empalagosa. En el primer episodio, tiene relativo éxito porque a su personaje le pasan ciertas cosas con las que resulta difícil no empatizar y tampoco cuesta entender que Manuela quiera ayudarla.

El meollo de la cuestión, sin embargo, va a estar en las dos protagonistas adultas. Ugarte imprime a Manuela de cierto complejo de salvadora que puede resultar muy interesante de explorar. ¿Hace lo que hace porque quiere ayudar a Alba, o porque así se siente bien consigo misma? Las pinceladas que aporta en el primer episodio, con esa casa en medio de los humedales, apuntan a un potencial que todavía resulta más intrigante en Yolanda, la madre de Alba.

María León es también una gran elección, sobre todo porque su personaje es más complicado de defender. Sigue siendo la madre biológica de la niña, pero arrastra unos lastres emocionales que dificultan su relación con ella. Que León logre que la comprendamos será crucial para el devenir de Heridas, ya que el interés de la serie está en esa profundización en sus mujeres, más que en las tramas más de melodrama o directamente culebroneras.

Las emociones intensas y las revelaciones del pasado de las protagonistas (y sobre todo de Manuela) probablemente sean el mayor gancho para el público, pero en Heridas se esconde un drama de personajes con potencial para presentar a dos mujeres complicadas que vayan más allá de lo esperado. Veremos si lo aprovecha.