'Irma Vep' es un divertido juego meta sobre realidad y ficción con Alicia Vikander
HBO
'Irma Vep' es un divertido juego meta sobre realidad y ficción con Alicia Vikander

Un remake en serie de una película sobre el remake de otra película. Este juego de muñecas rusas es lo que propone 'Irma Vep', la miniserie que HBO Max estrena hoy con Alicia Vikander como gran protagonista y una divertida mirada sobre los entresijos del cine.

Por Marina Such - 07 Jun 2022

A Olivier Assayas no le interesa la trama de sus películas. Así se lo expresó a HBO cuando les propuso el proyecto de Irma Vep, una relectura de su propia cinta de 1996 en la que Maggie Cheung (antes de hacerse famosa fuera de Hong Kong con In the mood for love) era una actriz que se sumaba a un remake de una película muda francesa que acentuaba su sentimiento de alienación entre el equipo, de sentirse "la otra".

Quien haya visto aquella película o una más reciente del director, Viaje a Sils Maria, ya sabe perfectamente que la trama no es lo principal en las historias de Assayas, y tampoco lo es la miniserie que vuelve a contar Irma Vep, pero expandiendo lo que al cineasta le interesa explorar de la fama, la relación entre realidad y ficción, los egos de los artistas y hasta el vampirismo, pero de una manera metafórica. O más cercana al vampiro emocional de Lo que hacemos en las sombras.

De hecho, todos esos temas ya quedaron expuestos a través de Juiette Binoche, Kristen Stewart y Chloë Grace Moretz en el filme anterior, solo que aquí se centran mucho más en el ambiente que propicia un rodaje, la obsesión de su director y las ganas de su actriz protagonista por dejar atrás aspectos de su vida con los que está descontenta.

Esa actriz es Mira, que viene de protagonizar un blockbuster de superhéroes que huele a taquillazo y cuya agente quiere que acepte una secuela en la que, otra vez, va a ganar millones de dólares. Pero Mira ansía un reto profesional como el que presenta el remake de Les Vampires, clásico del cine mudo francés que un excéntrico director quiere rehacer como miniserie (o película larga, que no lo tiene muy claro). Además, pretende refugiarse de un París de una ruptura que, sin embargo, la persigue.

El juego metarreferencial y de espejos que Assayas establece entre su propia obra y las imágenes que proyectan algunos de los actores que participan en el proyecto es bastante notable. Al fin y al cabo, Irma Vep está también haciendo, a su vez, un remake y un homenaje de esa película muda mientras propone una nueva versión del filme original mediados de los 90. Podría todo parecer un laberinto pretencioso si no fuera porque el punto de vista desde el que Assayas lo cuenta está revertido de humor y de cierta distancia.

De hecho, cualquier cosa que ataña al director y su progresiva exasperación con el proyecto resulta muy divertido, lo mismo que las ínfulas de uno de los actores secundarios, empeñado en saber la motivación de su personaje. Y, en medio de todo está Alicia Vikander, que sostiene sin problemas el andamiaje con una interpretación sin estridencias y muy relajada.

Vincent Macaigne es René Vidal, el director de la película dentro de 'Irma Vep'.
Vincent Macaigne es René Vidal, el director de la película dentro de 'Irma Vep'.

Vikander tiene carisma y se mueve con la precisión de quien se formó inicialmente como bailarina. Su Mira desea liberarse en París de la presión del éxito y de esa ex que, como los vampiros clásicos, tiene su voluntad subyugada mientras, al mismo tiempo, ella puede ser una vampira con su asistenta personal, que está siempre intentando adelantarse a lo que ella quiere. Y luego está el influjo de su personaje en Les Vampires, que empieza como un juego interpretativo, y un propósito de rendir homenaje a la actriz original (Musidora, todo un mito de principios del siglo XX), y tiene el potencial de vampirizar a la propia Mira.

Lo que Assayas ofrece no es tanto una historia que vaya de A a B y a Z como la inmersión en un grupo de personajes y unos asuntos que le interesa examinar. El sentido del humor y del juego que lo preside todo es lo más destacado de Irma Vep, junto con una gran Alicia Vikander y un Vincent Macaigne que destaca como ese director al que acosan los problemas. Los fans del cine dentro del cine (o del cine dentro de las series) van a disfrutarlamucho.