'Magpie Murders' es un encantador misterio entre realidad y ficción impulsado por Lesley Manville
Críticas
'Magpie Murders' es un encantador misterio entre realidad y ficción impulsado por Lesley Manville

El protagonismo de Lesley Manville es uno de los grandes atractivos de 'Magpie Murders', la miniserie de misterio que estrena hoy AXN y que propone resolver un caso literario y otro real que están mucho más entrelazados de lo que parece.

Por Marina Such - 08 Jun 2022

Pocas cosas hay más inglesas que resolver un misterio en una casa de campo. Agatha Christie pudo refinarlo hasta un punto casi definitivo, pero no ha sido la única escritora que ha puesto a sus protagonistas a buscar a quién haya podido matar al señor de la casa al pie de las escaleras. Magpie Murders recupera ese tipo de misterio dándole un pequeño giro literario que distingue tanto al libro original de Anthony Horowitz como a la adaptación a serie que él mismo hizo, y que se estrena hoy en AXN.

Su protagonista es Susan (Lesley Manville), una editora londinense que recibe la última novela del autor más popular que tiene la compañía, Alan Conway (Conleth Hill). Su serie de libros sobre el detective Atticus Pünd, ambientados en los años 50, se venden como rosquillas y cualquier nuevo manuscrito de Conway es esperado con gran expectación. Sin embargo, Susan se encuentra con dos problemas: el primero es que el libro está incompleto, le falta el último capítulo. El segundo, y más importante, es que Alan Conway ha muerto.

Así arranca la miniserie, con un primer episodio que establece perfectamente quiénes son Susan y Alan y, también, quién es Atticus (Tim McMullan), que en el libro investiga el asesinato del ama de llaves de una importante familia. Susan se dará cuenta, casi enseguida, que para encontrar el final del libro tendrá que averiguar quién quería ver muerto a Alan, ya que ficción y realidad se entrelazan de formas que ella no esperaba.

Conleth Hill es el escritor Alan Conway en 'Magpie Murders'.
Conleth Hill es el escritor Alan Conway en 'Magpie Murders'.

Todo en Magpie Murders es clásico y nos está prometiendo que vamos a pasar un buen rato. Lesley Manville es la gran protagonista de la función, manejando perfectamente a esta Susan que es una profesional respetada que sabe, además, que el último libro de Conway es vital para que la editorial pueda sobrevivir en un sector cada vez más cruel. Es una de esas investigadoras que se va metiendo en la historia casi por casualidad, y que está totalmente convencida de llegar hasta el final.

Seguirla a ella es la mejor excusa para ver la serie, que va alternando su investigación con la trama de la novela. Esta se presenta con las hechuras de una historia todavía más clásica, con su detective taciturno que, además, lleva a cuestas un último secreto y un pueblo en el que todo el mundo sabe demasiadas cosas que no debería.

El primer capítulo es solo la presentación de la historia y los personajes, pero resulta muy efectivo y consigue picar nuestra curiosidad al dejar claro que Alan ha saldado en la novela bastantes cuentas pendientes con la gente a su alrededor. No hay nada fuera de lugar en ella y la investigación obligará también a Susan a tomar ciertas decisiones que ha estado aparcando, decisiones que implicarían cambios vitales para los que duda que esté preparada.

Originalmente, Magpie Murders era una producción original de Britbox, la plataforma de streaming formada por BBC e ITV, y no puede ser más británica ni un mejor exponente de la tradición de las series de misterio centradas en una víctima con gran personalidad. Apunta a ser entretenida y a que queramos saber qué va a hacer Susan no solo cuando encuentre el último capítulo (si lo consigue), sino después.