Ver o no ver: 'Dos veranos' (Netflix)
Netflix
Ver o no ver: 'Dos veranos' (Netflix)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es 'Dos veranos', un thriller belga de Netflix que se estrenó sin ruido y que está generando buen boca oreja.

Por Serielistas - 26 Aug 2022

Todas las semanas, Netflix estrena en su catálogo series que apenas se promocionan y que, a lo mejor, descubrimos porque el algoritmo nos las recomienda cuando hemos visto otra del mismo estilo. Este puede ser el caso de Dos veranos, una serie belga que ha ido ganando nuevos espectadores gracias al tipo de recomendación más clásica, el de un compañero de trabajo o un amigo que la ha visto y te cuenta que tú también tienes que verla.

Lo cierto es que recuerda un poco a una producción hispanoestadounidense que Apple TV+ estrenó hace unos meses, Now and then, pero también toma prestados algunos elementos de Y no quedó ninguno, el famoso libro de Agatha Christie en el que varias personas quedaban atrapadas en una isla en la que iban muriendo una a una. Y entronca con una larga tradición de reencuentros de viejos amigos en los que salen a la luz todos los problemas que ha habido siempre entre ellos, y que se han hecho más serios con el paso del tiempo.

Para los aficionados a las series belgas, quizás recuerden a uno de los protagonistas, Koen De Bouw, como el criminólogo con diversos TOCs de la versión original de Profesor T, y Dos veranos es otra más de las ficciones de este año en las que sus personajes se desdoblan en la versión más joven y la más adulta. Porque el pasado tiene mucha importancia en lo que ocurre en la serie.

De qué va 'Dos veranos'

Un grupo de amigos de toda la vida, ya en la cincuentena en su mayoría y pensando en retirarse de sus trabajos y dedicarse a disfrutar de la posición que han alcanzado, se reúnen de nuevo en una isla del sur de Francia. Hace tiempo que no se ven todos juntos e iremos descubriendo poco a poco cómo han evolucionado las relaciones entre ellos, las parejas que se formaron (y se rompieron) y si mantienen la misma dinámica que cuando eran jóvenes.

Porque, al mismo tiempo, vemos a ese mismo grupo a principios de los 90, en una casa en medio del campo donde pasan un fin de semana de piscina y fiesta. Esos días quedan marcados para ellos por un par de eventos fatídicos, uno de los cuales regresa, treinta años más tarde, en forma de vídeo comprometedor con el que quieren chantajear a varios de los hombres del grupo.

La sombra del pasado sobrevuela sobre la isla: ¿quién puede estar detrás de ese chantaje? ¿Qué más secretos se han ocultado unos de otros y están a punto de salir a la luz?

Lo mejor y lo peor

El misterio de 'Dos veranos' descansa en lo que ocurrió un fin de semana de principios de los 90.
El misterio de 'Dos veranos' descansa en lo que ocurrió un fin de semana de principios de los 90.

El primer episodio de Dos veranos es un clásico primer episodio: presenta a todos los personajes con economía de recursos, deja entrever el tipo de relación que hay entre ellos, marcada sobre todo por su estatus social, y cuenta lo que ocurrió en ese fin de semana de 1992 que contiene la clave de todo. Al principio, cuesta un poco unir a las versiones jóvenes de los personajes con las adultas, pero la contraposición del pasado con el presente construye el tipo de grupo de amigos que eran, y que son ahora.

La procedencia social de cada uno importa (al que acaba siendo ministro lo apodaban de joven Mowgli), y quienes están mejor perfilados en este inicio son los hombres. El misterio principal va contra ellos y la serie da más tiempo al dibujo de, sobre todo, cómo se relacionan unos con otros, a quién tienen en más alta estima y quién se deja llevar por los demás. Las mujeres, de momento, están de observadoras porque, en teoría, desconocen la trama en la que están envueltos ellos.

El capítulo, además, busca la manera de enganchar al espectador dosificando la información sobre el pasado y, sobre todo, insinuando que en la isla ocurre algo al saltar a varios meses en el futuro y mostrar lo que podrían ser las consecuencias de ese supuesto fin de semana idílico.

Parte del reparto femenino de 'Dos veranos'.
Parte del reparto femenino de 'Dos veranos'.

Dos veranos se preocupa de ir plantando las semillas de nuestra curiosidad, sobre todo, a través de los flashbacks. Desde el principio queda claro que los hombres del grupo hicieron algo terrible que han mantenido en secreto durante treinta años, pero en esos flashbacks se va viendo, también, la razón por la que el clima inicial entre todos en el presente es incómodo. Intentan retomar una relación que se rompió y nunca volvió a ser la misma, y esos intentos se aprecian en todas las veces que cantan Marina, Marina, de Rocco Granata.

Igualmente, la manera en la que se presenta la isla y la casa en ella se acerca mucho más a una adaptación de Y no quedó ninguno, buscando la creación de una atmósfera de bomba de relojería que, previsiblemente, se acrecentará más adelante.

El veredicto

El reparto principal de 'Dos veranos'.
El reparto principal de 'Dos veranos'.

Como carta de presentación, el primer episodio de Dos veranos logra su propósito de colocar el tablero y a los personajes sobre él, y también consigue generar curiosidad por ver más, por saber cómo acaba resolviéndose todo y si, como parece, la situación estalla en otra tragedia. Los personajes femeninos necesitan algo más de desarrollo frente a unos masculinos que, de inicio, son quienes llevan la batuta de la historia.

La serie apunta a tratar temas interesantes sobre consentimiento, responsabilidad, privilegios de clase y amistades que intentan revivirse aunque está claro que llevan tiempo muertas, y está por ver cómo sostiene su misterio durante los otros cinco capítulos y cómo se conecta el vistazo que tenemos al futuro. Es un buen principio.