Qué hace que 'Doctor en Alaska' sea un clásico contemporáneo de la televisión
Noticias
Qué hace que 'Doctor en Alaska' sea un clásico contemporáneo de la televisión

'Doctor en Alaska' es una de las grandes series de culto de los años 90, una producción con un encanto especial que muchos espectadores podrán descubrir, o redescubrir, con su emisión en el nuevo canal Enfamilia, de AMC Networks, a partir de esta noche.

Por Marina Such - 09 Jan 2023

El pueblo de Cicely, Alaska, es sinónimo para muchos espectadores de todo un lugar feliz al mismo nivel que Stars Hollow o Pawnee (Indiana). Era el lugar donde transcurría Doctor en Alaska, toda una serie de culto de los 90 que regresa esta noche a la televisión española a través del canal Enfamilia, de AMC Networks, y que llegará también a Filmin el próximo 7 de febrero.

Superficialmente es la historia de Joel Fleischman, médico judío de Nueva York que pidió un crédito al estado de Alaska para terminar la carrera en la universidad de Columbia y, ahora, tiene que devolverlo ejerciendo la medicina en un pequeño pueblo habitado por los personajes más peculiares. Su jefe, por ejemplo, es un antiguo astronauta del programa Apolo que sueña con convertir Cicely en el centro de la explotación turística de la zona como la Riviera de Alaska.

En su momento, Doctor en Alaska era una serie de verano en la CBS de 1990, pero su éxito llevó a que la cadena pasara a emitirla durante la temporada de otoño. Creada por Joshua Brand y John Falsey, duró seis temporadas y entre sus guionistas figuró David Chase antes de crear Los Soprano, quien se encargó de supervisar la última temporada de la ficción. La clave de su éxito estaba en la clásica historia del pez fuera del agua, con un judío neoyorquino muy urbanita en un entorno rural bastante remoto y con poca población.

La clave son los personajes

Los personajes eran la clave del éxito de 'Doctor en Alaska'.
Los personajes eran la clave del éxito de 'Doctor en Alaska'.

Doctor en Alaska se ganó a su público gracias a su especial tono y, sobre todo, a sus personajes. Se estrenó el mismo año que Twin Peaks y, curiosamente, a veces tiraba de su atmósfera surrealista para construir un pueblo donde, evidentemente, todo el mundo se conocía y que atraía a gente que no encontraba su lugar en ningún otro sitio. Eso estaba claro desde la misma fundación la ciudad a cargo de dos mujeres, Cicely y Roslyn, que llegaron a Alaska a principios del siglo XX con el sueño de construir un lugar que acogiera a cualquiera que quisiera ser la versión más auténtica de sí mismo.

Que la serie optara por esa historia para contar cómo había surgido en Cicely, en lugar de las más típicas de la búsqueda de oro o tierras, ya indica lo que la hacía especial. Pocas veces optaba por el camino más transitado en estas historias hasta en el tira y afloja sentimental entre Joel y Maggie O'Connell, su casera y la única piloto de avionetas del pueblo, que había dejado atrás una vida acomodada.

Ed, el joven amante del cine; Chris, el locutor de radio que se había propuesto ser la mejor versión de sí mismo tras salir de la cárcel; la imperturbable Marilyn, secretaria de la consulta médica; Adam y Eve, un ex cocinero de prestigio y su neurótica mujer, que viven en una cabaña en el bosque; Holling, el dueño del café, y Shelly, que había huido de casa siendo adolescente... Doctor en Alaska estaba poblada por los personajes más particulares que ponían a prueba todas las ideas preconcebidas que Fleischmann sobre el mundo fuera de su burbuja urbanita.

'Doctor en Alaska' se caracteriza por el toque absurdo de algunas de sus situaciones.
'Doctor en Alaska' se caracteriza por el toque absurdo de algunas de sus situaciones.

La serie dejaba la puerta abierta también a momentos de realismo mágico, a digresiones poéticas y a una representación de los nativos americanos que no era tan habitual en la televisión estadounidense en la década de los 90. Que empezara como un título en el que nadie tenía demasiadas expectativas, y que no era más que relleno de verano, favoreció la explotación de sus rarezas, que todavía funcionan vistas tres décadas después.

La serie, además, hizo conocidos a bastantes de su actores, como Rob Morrow (Numb3rs), Janine Turner o, sobre todo, John Corbett, que de Chris por la mañana pasó a ser uno de los novios de Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York, por ejemplo. El encanto de Doctor en Alaska es difícil de resistir y, aunque ha habido otras series que han intentado seguir sus pasos, casi ninguna lo ha conseguido.