'La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana': todas la series que parodia y el final explicado
Netflix
'La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana': todas la series que parodia y el final explicado

El final inesperado de 'La mujer en la casa de enfrente de la chica en la ventana' no es mas que otro tópico habitual de los numerosos thriller que llegan a las plataformas y que son parodiados en la recién estrenada comedia satírica de Netflix. Si te gusta el género y la ficción en general, ver esta serie será un constante 'déja vu'. A continuación, repasamos de qué va, en qué series se inspira y que significa el enigmático final, así que si aún no la has visto y quieres hacerlo no sigas leyendo.

Por María G. Lomas - 02 Feb 2022

Lo primero que tienes que tienes que saber antes de ver La mujer en la casa de enfrente de la chica en la ventana en Netflix es que no hay que tomársela en serio. A pesar de que formalmente tiene todos los elementos de un thriller, se trata de una parodia satírica de uno de los géneros más habituales, con permiso del true crime, en las ficciones recientes. Si te gustan ese tipo de series, desde el primer momento reconocerás escenas familiares. Estamos ante la Scary Movie de las series de misterio y asesinato, especialmente las protagonizadas por mujeres con algún tipo de trauma.

Kristen Bell se mete en la piel de la protagonista, Anna, una mujer divorciada que no ha superado el duelo por el asesinato traumático (y disparatado) de su hija, para la que sus días consisten en levantarse y sentarse a mirar por la ventana de su típica casa de un típico barrio residencial con el único acompañamiento de una copa de vino desmesuradamente grande y llena. La serie podría llamarse Anna y el vino y es inevitable ver en este tema una crítica al abuso de la bebida como recurso en las series. En una de esas jornadas conoce a los nuevos vecinos: Neil (Tom Riley) un guapo viudo que se muda a la casa de enfrente con su adorable hija (Samsara Yett) que —casualmente— tiene 9 años, los mismo que tenía su hija cuando murió. Pero no, en esta serie no hay casualidades y todo, hasta el más mínimo detalle, es una imitación llevada al extremo.

Además de parodiar a 'La mujer en la ventana', el tema del vino implica una crítica al abuso de este recurso.
Además de parodiar a 'La mujer en la ventana', el tema del vino implica una crítica al abuso de este recurso. / Netflix

Efectivamente, Neil se convierte en el interés romántico de Anna y el drama compartido —el atractivo protagonista perdió a su mujer y madre de su hija "accidentalmente"— facilitará la conexión entre ambos. Pero las expectativas de Anna se vienen abajo cuando descubre que él no está soltero y conoce a su novia azafata, Lisa (Shelley Hennig). La misma a la que verá desangrarse por un corte en el cuello desde su ventana, sin poder hacer nada por ella porque está lloviendo. Sí, la lluvia (y el vino) actúan en nuestra protagonista como la criptonita en Superman. Anna se paraliza cuando llueve y es incapaz de salir de casa como parte del trauma que arrastra, ya que el día que su hija fue asesinada, llovía. Aunque consigue avisar a la policía, en la casa de enfrente no hay ni rastro de la víctima y Anna no consigue que nadie la crea porque a estas alturas ya ha quedado claro que tienes problemas mentales y para controlar la ingesta de alcohol y tranquilizantes. Y así es como terminará, oh sorpresa, siendo sospechosa e investigando por su cuenta.

Quién es el asesino y qué significa el enigmático final

En su investigación descubrirá que la vida de Neil y su hija, Emma, está llena de desdichadas y trágicas desgracias, aparentemente accidentales. La muerte de la esposa ahogada en un lago, la muerte de la profesora de Emma despeñada desde un faro en una excursión escolar y ahora, la presunta muerte de Lisa. Todos los sucesos apuntan al atractivo viudo pero, como todo buen thriller, la serie necesita un asesino inesperado. En este caso, asesina y menor de edad. La pequeña e inocente vendedora de galletas es en realidad una psicópata que no deja títere con cabeza y que incluso está a punto de acabar con la protagonista tras una increíble pelea en la que el gratinado de pollo al fin tendrá una utilidad. Sin embargo, en el último momento llega Douglas (Michael Elay), el exmarido y psiquiatra de Anna, para salvarla y ser testigo de la maldad de la niña. Quizá en lugar de Douglas, debería haber llegado Sloane (Mary Holland), la mejor amiga de Anna que se pasa toda la serie preocupada por ella y apareciendo por sorpresa.

Emma, la tierna vendedora de galletas es en realidad una psicópata asesina.
Emma, la tierna vendedora de galletas es en realidad una psicópata asesina. / Netflix

El dramático desenlace es, por supuesto, la solución a todos los problemas y traumas de Anna que retoma la relación con su exmarido y vuelve a pintar porque, por si no lo había mencionado, la protagonista es artista. Para terminar, la serie avanza en el tiempo y un año después vemos a Ana recuperada, tras haber sido madre de nuevo junto a su ex, cogiendo un avión para visitar a Sloane a Nueva York. Una vez subida al avión, vuelven las alucinaciones y eso que como ella misma revela ya no bebe vino, ahora solo le da al vodka. Durante el vuelo se produce otro asesinato o eso cree Anna, cuando se despierta después de mezclar vodka con xanax y ve el cuerpo sin vida de su compañera de asiento (interpretada por Glenn Close, por cierto). Sin embargo, cuando avisa al personal ya no hay cadáver.

La forma en que termina la serie no es más que otra parodia de los típicos finales abiertos que probablemente no signifique nada, pero que por si acaso abre una puerta a una posible segunda temporada. Dudo que la broma de para seguir estirando la serie con nuevas entregas, pero nunca se sabe.

Las series en las que se inspira la comedia de Netflix

La principal referencia, por supuesto, es La mujer en la ventana. Comenzando por el título, la reciente película protagonizada por Amy Adams en el papel de una mujer con agorafobia que vive asomada a la ventana de su vieja casa neoyorquina de techos altísimos desde donde cree presenciar un asesinato. Ambas protagonistas comparten la adicción al alcohol y a las pastillas para apaciguar el sufrimiento. Pero no es la única, claramente El hombre invisible también ha servido de inspiración. Igual que en la película de Elisabeth Moss, en casa de Anna se escuchan extraños ruidos que vienen del desván donde finalmente se descubre que hay alguien viviendo. En la serie de Netflix, se trata de Buell, un exconvicto reconvertido en chico 'arreglatodo' y que lleva años trabajando en un importante proyecto en casa de Anna: arreglar el buzón. Se trata del típico personaje que tiene todas las papeletas para ser el culpable, pero que simplemente es un sospechoso más para desviar la atención.

El gratinado de pollo es un protagonista más y un ‘robaescenas’ en toda regla.
El gratinado de pollo es un protagonista más y un ‘robaescenas’ en toda regla. / Netflix

Todos los detalles de la serie remiten a algún momento que en nuestro imaginario asociamos a los thriller psicológicos: desde esas escenas de las madres llevando a las hijas al colegio que hemos visto en Big Little Lies o The Undoing, al sexo imaginario de la protagonista que recuerda a Sexo/Vida, o los encuentros en el vecindario, ya sean fortuitos en la calle o buscados con la excusa de llevar comida —en este caso un suculento gratinado de pollo— a los vecinos que tanto hemos visto en la fantástica Mujeres desesperadas.

Mención aparte merece la historia, sin pies ni cabeza, de cómo muere la hija de la protagonista y que nos recuerda, cómo no, a otro thriller, Mindhunter. Todo sucedió después de que la protagonista recordase a Douglas, su marido que era el día de llevar a los hijos al trabajo. La cuestión es que su profesión es psiquiatra forense y ese día tenía que entrevistar a un peligroso asesino que se comía a sus víctimas. Para hacer la historia aún más inverosímil, el padre no solo lleva a su hija de nueve años a la entrevista, sino que la deja sola con el criminal mientras el atiende un asunto al otro lado de la puerta y el trágico resultado es, efectivamente que el asesino mata a la pequeña.

Aquí puedes ver el tráiler de La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana: