'Fantasmas' es solo el último de los remakes estadounidenses de series británicas que triunfan
Noticias
'Fantasmas' es solo el último de los remakes estadounidenses de series británicas que triunfan

TNT estrena hoy en España la segunda temporada de 'Fantasmas', el remake de la comedia británica del mismo nombre sobre una pareja que hereda de improviso una mansión embrujada, llena de espíritus, con los que solo puede comunicarse ella.

Por Marina Such - 16 Jan 2023

Buscar inspiración al otro lado del Atlántico ha sido siempre una de las maneras con las que las cadenas de televisión estadounidenses creaban algunos de sus estrenos para cada nueva temporada. Estos remakes podían alcanzar tanto a comedias como a thrillers, y algunos de ellos acabaron superando al original en cuanto a popularidad entre el público, como es el caso de The Office.

El último ejemplo de estas nuevas versiones que consiguen triunfar es Fantasmas, cuya segunda temporada llega hoy a TNT España y que adapta una comedia de BBC del mismo título, y que puede verse en Movistar Plus+. Ambas series han logrado encontrar no solo el favor del público, sino también de la crítica con su humor muy enraizado en el corazón de sus personajes, incluso aunque buena parte de ellos estén muertos.

Porque la premisa es la misma para ambas. Una pareja que está buscando piso descubre un día que ella ha heredado una mansión de una familiar distante que no conocía. La casa necesita bastantes reformas para que se pueda vivir en ella, o dedicarla a cualquier tipo de negocio, pero viene con otros añadidos que ella descubre después de darse un fuerte golpe en la cabeza: está habitada por fantasmas de todas las épocas que no quieren que ellos estén allí, y a quienes solo puede ver y escuchar ella.

Podría describirse como Esta casa es una ruina si la casa en obras estuviera encantada, y una parte importante de la serie es ver cómo los espíritus y los vivos van aprendiendo a convivir y hasta acaban teniéndose cierto afecto. Que la versión estadounidense mantenga el mismo tipo de humor, y que también vaya dando pinceladas de humanidad a sus fantasmas, es probablemente una de las razones de su éxito.

Porque trasladar la esencia del original suele ser la clave para que el remake funcione. El que Netflix hizo de House of cards llevaba un poco más allá el cinismo de la original británica, aunque es cierto que, conforme avanzaban sus temporadas, la trama se descontrolaba cada vez un poco más, pero inicialmente sabía con qué quedarse de la miniserie de los 90 para traducirlo al sistema político estadounidense.

Es cuando se intenta hacer una copia plano a plano cuando la serie tiende a fracasar. Broadchurch, por ejemplo, inspiró bastantes series de temática y atmósfera similar (en España, por ejemplo, tuvimos Bajo sospecha), pero su remake estadounidense casi solo tenía de diferente su título (Gracepoint). Incluso repetía David Tennant como el inspector de policía taciturno y gruñón, pero a la serie le faltaba alma.

La 'Fantasmas' británica añade espíritus a las sitcoms sobre compañeros de piso.
La 'Fantasmas' británica añade espíritus a las sitcoms sobre compañeros de piso.

Ahí es donde las dos Fantasmas superan la prueba. Corazón es, precisamente, una de las cosas que les sobra, aparte de un humor tontorrón y una colección de personajes que acaba resultando entrañable. Y la versión estadounidense sabe cómo reproducir esa gran virtud de la británica y llevársela a su terreno.