'Gentleman Jack': Suranne Jones y Sophie Rundle nos cuentan cómo de diferente es la temporada 2
HBO
'Gentleman Jack': Suranne Jones y Sophie Rundle nos cuentan cómo de diferente es la temporada 2

'Gentleman Jack' es una serie de época protagonizada por una mujer que se salía de su época como Anne Lister, terrateniente, emprendedora y abiertamente lesbiana en la Inglaterra rural del siglo XIX. Sus dos protagonistas, Suranne Jones y Sophie Rundle, nos contaron cómo encontramos a sus personajes en la temporada 2, después de casarse clandestinamente al final de la primera.

Por Marina Such - 26 Apr 2022

La primera aparición en pantalla de Anne Lister en la segunda temporada de Gentleman Jack nos la muestra caminando a su habitual velocidad, girándose para mirar a cámara y asegurarse de que los espectadores estamos con ella y deteniéndose para llamar a una puerta. No hace falta más para que entremos de nuevo en el Halifax de 1834 y en el mundo de Lister, la terrateniente que consiguió "casarse" por la iglesia con otra mujer. Evidentemente, en aquella época, ese matrimonio no era posible porque la homosexualidad era delito, pero para Anne Lister bastaba con que Ann Walker tomara el sacramento con ella.

Y así empieza la nueva entrega de la serie, que llega hoy a HBO Max, y con la que Sally Wainwright continúa contando la historia de esta mujer real que se saltó muchas de las convenciones que la época imponía a las mujeres de cierta posición, como ella. "Por la manera en la que Sally escribe, y por cómo está rodada, y la música y el look, es casi un drama de época steampunk con esa energía detrás", afirma Suranne Jones, la intérprete de Lister, durante un encuentro con la prensa internacional: "A menudo teníamos que recordarnos que tienen que vigilar antes de darse un beso y teníamos que colocar esos recordatorios para el público porque se ve todavía muy relevante para la actualidad".

A esa sensación steampunk contribuye la propia elección de Jones, toda una veterana de la televisión británica con títulos como Doctora Foster, Vigil o Save me a sus espaldas, como la protagonista principal. Para Sally Wainwright, es una actriz con un aire muy moderno, y justo eso era lo que necesitaba la Anne Lister de la serie, que es alguien que solo está constreñida por los límites de su propia ambición. Ahora, con el respaldo que da tener una esposa con dinero, la decisión de Lister aún es mayor, es una Lister puesta de speed, en palabras de Suranne Jones: "En la primera temporada ya lo hacía todo a 100 km/h, y es tan inteligente que tuve que buscar la manera de elevar mi nivel. El guion y la música te apoyan, la velocidad a la que se cuenta la historia lo soporta todo". Entre risas, la actriz apunta que "si hay una tercera temporada, espero que se siente un poco, no sé cómo puedo darle aún más".

Sophie Rundle, como Ann Walker en la segunda de 'Gentleman Jack'.
Sophie Rundle, como Ann Walker en la segunda de 'Gentleman Jack'.

El gran pilar sobre el que se asienta la serie, que está basada en los diarios que Lister escribió sobre su día a día y sus conquistas amorosas, es la relación entre las dos Annes, que ahora pasa a una fase más compleja porque deciden vivir como un matrimonio, aunque no tengan nada que las una legalmente, y la familia de Walker va a empeñarse en separarlas y en evitar que la fortuna de la joven se dedique a otras cosas que no sean su propia familia. Suranne Jones explica que "no tienen un niño que las una, no pueden hablar abiertamente sobre el matrimonio, no tienen un certificado de matrimonio… Con las dificultades que empiezan a aparecer, creo que es una temporada más importante que la primera, porque la primera era el affaire, el romance, las dificultades de cómo iban a estar juntas, pero ahora vemos la realidad de la relación, y creo que es muy inteligente que hagamos eso y que iluminemos cómo era entonces y cómo es ahora, para parejas del mismo sexo, afrontar estas cosas tan difíciles y soportar la mirada de la sociedad".

Ahí será muy importante también el pasado de Lister y, sobre todo, su relación con Mariana Lawton, que puede decirse que fue su amante más importante, hasta que apareció Ann Walker. Los celos de Mariana, casada con un adinerado hombre mayor y que creía que Lister siempre iba a estar ahí para ella, serán otro obstáculo más para la pareja y para la estabilidad mental de Walker: "Ann Walker siempre está dando cuatro pasos hacia delante y dos hacia atrás. Tienes que acercarte a ella de una manera diferente, dependiendo de en qué punto de la historia está", explica su actriz, Sophie Rundle (Peaky Blinders): "Este año sí he tenido que acercarme a ella de otra manera, porque en la primera temporada era más joven e ingenua y estaba en el centro de esta educación bastante abusiva. Cuando la encontramos en la segunda temporada, se ha beneficiado de haber estado en contacto con Anne Lister, así que es una mujer diferente. Pero, en el fondo, sigue lidiando con los mismos demonios durante toda su vida".

Ambas actrices ya habían trabajado anteriormente con Sally Wainwright, que es una de las guionistas más respetadas de la televisión británica. Suranne Jones lo había hecho en Scott & Bailey y Unforgiven, mientras a Sophie Rundle se la vio en Happy Valley, pero ninguna de esas series había tenido la repercusión que ha alcanzado Gentleman Jack, sobre todo entre la comunidad LGTBI. Durante la entrevista, las dos enseñan a los periodistas unas tazas, que Rundle apoda "las tazas de las esposas", en las que se aprecian sendas ilustraciones de Lister y Walker.

"Nos envían cosas así todo el rato, nos mandan historias preciosas, ha sido una forma de comunicación para mucha gente sobre su género, una manera de salir del armario para otras personas, hay gente que se ha conocido y se ha casado, es maravilloso", señala Jones, que es muy consciente de la relevancia de que una historia así se vea en la televisión pública británica: "Tener una serie aquí los domingos por la noche, a las nueve, en un horario muy querido en BBC, ha sido una revelación. Es una historia preciosa, no una historia secundaria, es en parte un biopic intrigante, íntimo y detallado de estas dos mujeres, y estamos tomando historia homosexual y llevándola de nuevo al frente. Eran dos personajes perdidos (para la historia)".

Rundle, además, apunta que esta repercusión de la serie la hace sentirse muy orgullosa de formar parte de ella: "Parte de lo que lo hace tan extraordinario es que esto es la historia de dos mujeres que se conocen y se enamoran, tienes a dos mujeres lesbianas en el centro de la historia, pero es también simplemente un brillante drama de época. Creo que ha sido crucial que es una historia increíble y no tienes que ser una mujer gay para ver esta serie (...). La gente se sienta con su familia a ver esta historia de amor entre dos mujeres y es muy importante porque legitimiza estas historias. Creo que ha sido importante para que la gente se sienta legitimada disfrutando un gran drama de época de BBC que es romántico, y con pinta de ser caro, y divertido e inteligente. Y la historia homosexual no está aparcada a un lado, sino que es celebrada, y eso es vital para que la gente sienta que es vista y válida y querida en la sociedad".