Guía rápida para ver: 'The Crown'
Netflix
Guía rápida para ver: 'The Crown'

La muerte de Isabel II de Inglaterra ha hecho que crezca la curiosidad por ver 'The Crown', la serie de Netflix que cuenta una versión ficcionada de su reinado. Te contamos qué puedes esperar de ella y cuáles son los mejores episodios por donde empezar a verla.

Por Marina Such - 14 Sep 2022

Es inevitable que, cuando un famoso muere, surja entre el público cierta curiosidad por saber más de él. Si es artista, su obra se volverá de repente muy popular, y es una figura histórica que ha centrado series y películas, estas verán cómo las búsquedas en Google y los visionados en streaming crecen exponencialmente. Es lo que ha pasado con The Crown, la ficción de Netflix que cuenta el reinado de Isabel II de Inglaterra. La reina falleció el pasado 8 de septiembre y, desde entonces, los visionados de la serie habían subido un 800% solo en Reino Unido.

Puede ser un buen momento para darle una oportunidad a la creación de Peter Morgan, que ya había examinado la figura de la monarca en una película (The Queen) y una obra de teatro (The Audience), en ambas con Helen Mirren como Elizabeth Alexandra Mary Windsor. Se estrenó en 2016, al principio de la estrategia de producción propia de Netflix, y lo hizo con la gran esperanza de que fuera la ficción que diera premios a la plataforma, la que podía competir cara a cara con las apuestas de HBO.

Esos premios han recaído más en su reparto que en la serie en su conjunto. The Crown utiliza el método de sustituir a su reparto conforme los personajes envejecen con el paso del tiempo, cada dos temporadas. Claire Foy y Matt Smith, por ejemplo, fueron Isabel y Felipe en los 50 y los 60, mientras Olivia Colman y Tobias Menzes se encargaron de los personajes en los 70 y 80. En las temporadas 5 y 6, aún por estrenar, serán Imelda Staunton y Jonathan Pryce los protagonistas en los 90 y los 2000.

De qué va 'The Crown'

Tobias Menzes y Olivia Colman, en la cuarta temporada de 'The Crown'.
Tobias Menzes y Olivia Colman, en la cuarta temporada de 'The Crown'. / Alex Bailey (Netflix)

La princesa Isabel asume el trono de Inglaterra en 1952, tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI, con solo 56 años. Ella no tendría que haber sido la reina; el heredero en realidad era el hermano de su padre, Eduardo, que tuvo que abdicar por su relación con la divorciada estadounidense Wallis Simpson, y se ve coronada como reina con 26 años. Asume la jefatura del Estado teniendo que aprender con rapidez a manejar grandes egos como el del primer ministro, Winston Churchill, y su propio esposo, Felipe, que no consigue asumir inicialmente que su rol sea secundario.

La relación entre el matrimonio será uno de los pilares de la serie, que va trazando las circunstancias personales de la Familia Real al mismo tiempo que muestra los hechos históricos más significativos de cada década de su reinado. También resultan muy importantes personajes como la hermana de la reina, la princesa Margarita, y, más adelante, sus hijos, Carlos y Ana. Y, por supuesto, ganará mucho peso una de las figuras más populares de la Monarquía británica, Diana de Gales.

Cuántas temporadas son y dónde verlas

De momento, Netflix tiene disponibles cuatro temporadas de The Crown, compuestas todas por diez episodios de una hora de duración. En noviembre se estrenará la quinta, cuyo rodaje se paró momentáneamente por la muerte de Isabel II, y es de esperar que la ficción termine en la sexta.

Un capítulo para ver

La relación entre Winston Churchill y la reina es muy importante al principio de 'The Crown'.
La relación entre Winston Churchill y la reina es muy importante al principio de 'The Crown'. / Alex Bailey (Netflix)

Los grandes eventos históricos siempre dan a The Crown un andamiaje envidiable para armar buenos capítulos en los que se entrelazan perfectamente la Historia y las tramas personales de sus personajes. Empezar la serie por el principio, por su primer episodio, es una muy buena opción, pero si lo que queremos es hacernos una idea de sus puntos fuertes, hay un capítulo de la primera temporada que los recoge casi todos.

Se trata del tercero, Windsor, que construye una relación que será fundamental en los primeros compases de la ficción: la de Winston Churchill e Isabel II como primer ministro y jefa de Estado. John Lithgow y Claire Foy manejan expertamente la diferencia de edad y de experiencias entre ellos (Churchill gobernó el país durante la Segunda Guerra Mundial y ella acaba de ser proclamada reina) y lo tentativo de su encuentro inicial.

También existe la opción de echar un vistazo a la serie a partir de la tercera entrega, cuando es Olivia Colman la que asume el personaje, pero los primeros capítulos ponen los cimientos del tono que tendrá la ficción en las siguientes temporadas.

Por qué verla

La presencia de Diana en 'The Crown' elevó un poco más su popularidad.
La presencia de Diana en 'The Crown' elevó un poco más su popularidad.

The Crown no deja de ser, al final, un drama familiar en el que cada uno de sus miembros tiene objetivos vitales contrapuestos y que entran en conflicto unos con otros. La diferencia es que la cabeza de familia es la reina de Inglaterra y se ve afectada por los hechos históricos tanto como por las decisiones que toman su marido, su hermana y sus hijos. Es cierto que, en ocasiones, Isabel II parece quedarse en segundo plano ante conflictos que a la serie le interesan puntualmente, como la dificultad inicial de Felipe por encontrarse sin un papel de peso en la institución o cómo la personalidad de Diana choca con el ambiente de la familia, pero siempre acaba recuperando el protagonismo.

Morgan logra convertir a personas reales de las que apenas se conoce nada de su intimidad en personajes interesantes de seguir, hasta el punto de que podemos creer que esas versiones dramatizadas son los verdaderos Isabel, Felipe o Carlos. Se puede debatir hasta la saciedad si The Crown es demasiado benévola con la institución, pero lo cierto es que logra que el drama resulte adictivo.