El increíble caso de la guionista que se inventó un cáncer para entrar en 'Anatomía de Grey'
Noticias
El increíble caso de la guionista que se inventó un cáncer para entrar en 'Anatomía de Grey'

La guionista experta en cáncer de 'Anatomía de Grey' resultó ser una farsante. Un reportaje de Vanity Fair ha destapado un engaño de casi una década en la sala de guionistas de la veterana serie, donde una de sus guionistas afirmaba falsamente tener un raro cáncer óseo.

Por Marina Such - 03 May 2022

En la temporada 15 de Anatomía de Grey, Catherine Avery, la médico casada con el doctor Webber, recibe un diagnóstico fatal: tiene un raro cáncer óseo llamado condrosarcoma. La operación para quitar su tumor, o todo lo que se pueda de él, es muy arriesgada y puede dejarla tetrapléjica, pero pese a las dudas de los cirujanos del hospital, Catherine nunca se rinde. Finalmente, consiguen extirpar buena parte del cáncer, aunque quedan restos en sus huesos que la obligarán a convivir con la enfermedad.

Aquella historia se basaba en las experiencias reales de su guionista principal, Elisabeth R. Finch, una mujer que había entrado en la sala de guionistas de la ficción después de haber escrito varios artículos sobre su vida con condrosarcoma, los numerosos tratamientos que había recibido y como nunca se resignaba a que la enfermedad pudiera con ella. Era una historia inspiradora que, lamentablemente, resultó ser falsa, como revelaba Vanity Fair en un reportaje en dos partes escrito por Evgenia Peretz.

La ex mujer de Finch levantó la liebre al escribir un correo a la mismísima Shonda Rhimes, alertándola de que no creyera a pies juntillas lo que la guionista le contara. Y, por lo que detalla el reportaje, contó muchas cosas, y no solo a sus compañeros de trabajo, sino que también dejó constancia en internet, tanto en tuits como en webs centradas en ensayos sobre vivencias importantes. El pastel se destapó el pasado mes de febrero, y el panorama que pinta es el de una ¿Quién es Anna? real.

Una visita a la Clínica Mayo de Minnesota abrirá una puerta de cambio para la protagonista de Anatomía de Grey, Meredith Grey.
Una visita a la Clínica Mayo de Minnesota abrirá una puerta de cambio para la protagonista de Anatomía de Grey, Meredith Grey. / Disney+

Finch había escrito por primera vez sobre su diagnóstico de condrosarcoma en la revista Elle, en 2014. Entonces escribía para The Vampire Diaries y describía sus jornadas de trabajo en medio de sus tratamientos explicando que "veía los montajes de los productores en una niebla de Demerol, escribía diálogos sobre híbridos entre vampiros y hombres lobo con una válvula en mi espina dorsal. Sí, había adelgazado casi ocho kilos, estaba calva, vomitaba sin parar, pero aún vivía sola. Aún era tan cabezota como el demonio".

El artículo de Elle llamó la atención de Rhimes y fue lo que le consiguió el puesto en Anatomía de Grey. Allí, su carga de trabajo se adecuó a sus citas médicas, sus sesiones de quimioterapia y sus tratamientos en la Clínica Mayo de Minnesota (centro que apareció también en la serie), Finch era quien lideraba los guiones que trataran asuntos relacionados con el cáncer y hasta llegó a contar que un amigo suyo había muerto en el tiroteo contra una sinagoga en Pittsburgh, en 2018.

La primera parte del reportaje de Vanity Fair termina en 2019, cuando la guionista ingresa por voluntad propia en una clínica de salud mental en Arizona, alegando que sufre estrés postraumático relacionado con el tiroteo de Pittsburgh y otro similar ocurrido ese año en Nueva Zelanda. Y su caso no es el único de escritores que adornan sus currículum, o mienten, para entrar en una sala de guionistas de Hollywood.

'68 Whiskey' es una comedia sobre el cuerpo médico de los Marines en Afganistán.
'68 Whiskey' es una comedia sobre el cuerpo médico de los Marines en Afganistán.

El año pasado, el guionista y ex Marine Dylan Park-Pettiford contaba en Twitter el caso de una mujer que había afirmado ser una antigua capitana de Marines cubana, judía y lesbiana para conseguir trabajo en 68 Whiskey, una comedia de Paramount Network sobre un puesto médico avanzado del ejército estadounidense en Afganistán. Su nombre nunca se menciona, pero sí se cuenta, por ejemplo, que algunas de las historias que explicaba en la sala de guionistas provenían de la película El pan de la guerra. Acabaron descubriéndola porque los otros ex soldados del equipo se dieron cuenta de todas sus falsedades.