De 'Memorias de una escritora' a 'Dickinson', cuando las series cuentan la vida de escritores famosos
Noticias
De 'Memorias de una escritora' a 'Dickinson', cuando las series cuentan la vida de escritores famosos

Los biopics de escritores no son tan habituales en formato serializado. Es por eso que destaca el estreno hoy en Filmin de 'Memorias de una escritora', una ficción que aborda la figura de Karen Blixen antes de convertirse en la autora Isak Dinesen y que representa un tipo de series que se acercan a estas figuras históricas de una manera diferente a los dramas biográficos habituales.

Por Marina Such - 24 Jan 2023

El término biopic suele conjurar un tipo de ficción muy canónica en la que se cuenta la vida de alguien conocido repasando los momentos más importantes de su existencia y marcando lo que lo convirtió en una figura célebre. Es muy habitual en el cine, pero no tanto en televisión. Sí hay series que parten de circunstancias autobiográficas de sus creadores (las comedias de autor más recientes suelen ir por ahí, desde Fleabag a Crashing), pero nadie diría que Euphoria es un biopic de Sam Levinson, su creador.

En los últimos tiempos, sin embargo, han empezado a estrenarse series que cuentan momentos concretos de las vidas de personajes históricos y, en concreto, de escritores. Abordan a sus protagonistas antes de que se conviertan en autores reconocidos o, simplemente, de que lleguen a la cima de su carrera, y lo hacen saliéndose de los confines habituales del biopic. El último ejemplo de ello es Memorias de una escritora, que Filmin estrena hoy y en la que Connie Nielsen da vida a Karen Blixen justo antes de empezar a publicar sus libros con el pseudónimo de Isak Dinesen.

La serie, que se estrenó en el festival Canneseries, sigue a la futura escritora de Memorias de África a su regreso a Dinamarca desde Kenia, donde ha pasado los últimos veinte años supervisando con su marido un cafetal. Sin embargo, la granja se pierde, ella se divorcia y enferma y vuelve a casa arruinada y tras haber intentado suicidarse. La escritura es una avenida para que vuelque sus problemas y los vívidos sueños que tiene, que transforman a veces la serie más en un drama psicológico sobre una mujer que intenta sobrevivir a las trampas de su mente.

Esa integración de los sueños y pesadillas de Blixen es lo que la distingue de un biopic al uso y lo que la acerca más a títulos como Dickinson, que aborda la juventud de Emily Dickinson desde la comedia. También se adentra en la mente de su protagonista, interpretada por Hailee Steinfeld, y en las imágenes convocadas por sus poemas a través de momentos de realismo mágico y de visiones anacrónicas que nos transmiten su mundo interior. Lleva un paso más allá lo que Sofia Coppola hizo con María Antonieta y es también la ficción que mejor ha sabido cómo integrar esos toques modernos en un drama de época.

Que es algo que no es tan sencillo de conseguir, como demuestran series como Will. Esta se centraba también en la juventud de un autor famoso, en este caso, William Shakespeare, y pretendía pasarla por el prisma del punk británico de los 70. No todo vale a la hora de renovar el género biográfico.