'Ms. Marvel' aporta frescura, colorido y entusiasmo adolescente a los superhéroes de siempre
Disney +
'Ms. Marvel' aporta frescura, colorido y entusiasmo adolescente a los superhéroes de siempre

El estreno superheroico de Disney+ en junio es 'Ms. Marvel' y no puede ser más apropiado para el principio del verano. Su protagonista, Kamala Khan, exuda entusiasmo y la serie es fresca y llena de colorido y toques locales.

Por Marina Such - 08 Jun 2022

Los superhéroes tienen que evolucionar si quieren seguir siendo relevantes. Tanto Marvel como DC han sido siempre muy conscientes de que, si pretenden que personajes que llevan más de medio siglo en las viñetas sean aún interesantes, han de adaptarse a los nuevos tiempos. En ese esfuerzo entró en escena, en 2014, Kamala Khan, una joven de 16 años musulmana, de padres paquistaníes, que vive en Jersey City, en lugar de en Nueva York como los demás superhéroes de Marvel que se mueven por allí. Kamala fue el personaje utilizado para revitalizar una vieja identidad superheroica de Carol Danvers antes de asumir el rol de Capitana Marvel, llamada Ms. Marvel.

Y de los cómics de G. Willow Wilson y Adrian Alphona, a la serie que Disney+ estrena hoy con guion de la británica Bisha K. Ali y dirección de los belgas Adil & Bilall. Esta Ms. Marvel está protagonizada por una debutante, Iman Vellani, que enseguida pilla el tono de su personaje y de toda la ficción: Kamala adora a los superhéroes, tiene constantemente la cabeza en otras cosas (algo reflejado en imaginativas animaciones en pantalla, un poco estilo Heartstopper a veces) y se siente siempre entre las normas de su familia, las que rigen su instituto y sus propios sueños.

Nakia, Bruno y Kamala son el grupo de amigos de 'Ms. Marvel'.
Nakia, Bruno y Kamala son el grupo de amigos de 'Ms. Marvel'.

La clave de la serie está en encontrar la voz de Kamala, y está desde la escena que abre el primer episodio a ritmo de The Weeknd. Es, igualmente, el truco para transmitir en pantalla el espíritu del cómic, que consigue crear una sensación muy convincente de lugar y de ambiente (algo que las series de Marvel solo han logrado en la primera temporada de Luke Cage). Enseguida estamos dentro de la comunidad paquistaní de Jersey City y sus idiosincrasias (como con la descripción de los diferentes grupos sociales durante la fiesta de fin de Ramadán, a lo 10 razones para odiarte, o las elecciones al consejo de la mezquita) y también comprendemos enseguida la dinámica familiar de los Khan.

Ahí es donde es fácil comparar Ms. Marvel con Yo nunca, especialmente en la relación de sus protagonistas con sus respectivas madres. Las circunstancias de Kamala y Devi no son iguales (la primera aún tiene a su padre), pero la preocupación de las madres por que sus hijas estén bien, y la rebeldía de estas, sí es un punto de contacto interesante. Kamala, sin embargo, no está tan interesada en ser popular y tampoco está enfadada con el mundo. Ella sueña con ser como Carol Danvers; el tema es qué va a hacer cuando se encuentre con que tiene superpoderes de verdad.

El origen de estos es un poco diferente de los cómics, pero sí sirven para dar una capa más a la historia y, sobre todo, a la propia familia Khan. Las circunstancias por las que emigraron a Estados Unidos y el trauma generacional que llevan a cuestas algunos de sus miembros dan un toque distinto a las historias de orígenes habituales de Marvel. Es habitual que los hijos de inmigrantes quieran saber cómo era la vida en el país de sus padres y abuelos y, para Kamala, ese interés va a tener otras consecuencias.

Una imagen de 'Ms. Marvel'.
Una imagen de 'Ms. Marvel'.

Hasta que llegue ese momento, y hasta que las convenciones típicas de Marvel se adueñen de la serie, Ms. Marvel ofrece diversión, entusiasmo adolescente y una parte de comedia de instituto que, francamente, ya justificaría toda la inversión sin necesidad de que Kamala adquiera poderes. Hay multitud de guiños a la historia pasada del MCU (en Ms. Marvel existe Rogers, the musical) y resulta refrescante que Kamala y Bruno vivan en un mundo en el que los Vengadores son lo más para ellos, como el reverso menos cínico y más entusiasta de The Boys.

Toda la serie está impregnada de la personalidad de su protagonista, que no deja de ser una friki adorable que se siente un poco perdida, como lo estamos todos a los 16 años, y que se enfrenta de repente a lo que representa ser de verdad una superheroína. Ms. Marvel tiene un gran corazón (va a ser difícil que no acabemos queriendo mucho a toda la familia Khan) y se lo toma todo con sentido del humor y entusiasmo. Y sí, Kamala puede recordar también al Miles Morales de Spider-Man: Un nuevo universo, pero incluye también un inspirado guiño a Aventuras en la gran ciudad.

Es la propuesta con mayor personalidad en las series de Marvel para Disney+ desde Bruja Escarlata y Visión, y una buena muestra de que estas coming of age stories siempre encajan muy bien con los superhéroes.