Así acaba la temporada 1 de 'La novia gitana' y lo que sabemos de la segunda
Atresplayer
Así acaba la temporada 1 de 'La novia gitana' y lo que sabemos de la segunda

'La novia gitana' ha finalizado su temporada 1 en ATRESplayer Premium siendo fiel al espíritu de la novela original de los Carmen Mola. Repasamos lo que ha dado de sí su último episodio y lo que sabemos de 'La red púrpura', su segunda temporada.

Por Marina Such - 08 Nov 2022

Brutales asesinatos con cierto componente de ritual, un tipo en prisión que es el lobo escondido entre los corderos (y que arrastra un pasado repleto de traumas), una policía con una tragedia a cuestas que no puede, ni quiere, dejar atrás, detectives que amenazan con descarrilar la investigación por sus agendas personales y una familia que implosiona tras la muerte de su hija. Con estos ingredientes, La novia gitana ha cerrado en ATRESplayer Premium su primera temporada siendo fiel a la novela de los Carmen Mola, pero corrigiendo y cambiando los elementos que encajaban peor con su propuesta.

Por ejemplo, desde el principio ha abrazado la atmósfera y la estética de los oscuros thrillers de asesinos en serie de los 90, con especial énfasis en Seven y El silencio de los corderos, y matiza más a sus policías, especialmente a Zárate (Ignacio Montes), que consigue escapar de la caracterización de trepa a quien le gusta ir por libre y hacerse el héroe que tiene en el libro. Con esto en mente, veamos lo que ha dado de sí la temporada.

El final de la temporada 1 de 'La novia gitana'

Vicente Romero y Lucía Martín Abello son Orduño y Chesca en 'La novia gitana'.
Vicente Romero y Lucía Martín Abello son Orduño y Chesca en 'La novia gitana'.

Uno de los aspectos que más llaman la atención del libro original es el brusco giro de una investigación de asesinato más o menos enrevesada a un thriller salvaje de asesinos psicópatas. La apuesta por la atmósfera oscura en la serie ayuda a que dicho giro encaje mejor, sobre todo la caracterización de Miguel Vistas (Darío Grandinetti) como alguien de quien nunca puedes estar seguro si dice la verdad o si te está manipulando.

Él es el Hannibal Lecter de la serie, el asesino frío e inteligente que, de paso, quiere ejecutar su propia venganza por sus sufrimientos cuando era niño. El añadido de la religión mitraica (que es, por cierto, la que profesa el bando religioso de Raised by wolves) parece obedecer más al seguimiento de una lista de elementos que debe de tener un asesino en serie para ser aterrador y misterioso, pero Vistas se beneficia de que Grandinetti siempre aporta una gran presencia, y su enfrentamiento final con Elena Blanco tiene las dosis justas de tensión.

Blanco (Nerea Barros) ha sido una buena protagonista central, aunque su lado torturado la ha dejado como un personaje mucho más unidimensional de lo esperado. Sus compañeros de la BAC, por su parte, sí han funcionado muy bien como equipo, sobre todo el dúo formado por Orduño (Vicente Romero) y Chesca (Lucía Martín Abello) y la imperturbable Mariajo (Mona Martínez).

Darío Grandinetti, como Miguel Vistas en 'La novia gitana'.
Darío Grandinetti, como Miguel Vistas en 'La novia gitana'. / Javier de Agustín

El último episodio resuelve todo el misterio inicial (Vistas mató a Lara y orquestó desde la cárcel el asesinato de Susana para crear dudas sobre su condena y quedar libre) y presenta con eficacia el que centrará la segunda entrega, que es la existencia de esa Red Púrpura que se dedica al tráfico online de vídeos snuff (películas de torturas y muertes reales y muy explícitas) y que fue la verdadera responsable del secuestro de Lucas, el hijo de Elena.

Que se dediquen a ese tipo de vídeos puede sonar demasiado anticuado, como si La novia gitana no supiera escapar de los thrillers de los 90 (los malos de Tesis se dedicaban justo a las snuff movies), pero es cierto que un giro final que amplía su mundo y coloca a Blanco y a sus compañeros ante un caso mucho más difícil de lo que pensaban.

El último tramo ha mantenido las virtudes del principio, como son una inspirada dirección de Paco Cabezas y una buena construcción de las dinámicas entre sus policías protagonistas.

Qué sabemos de la temporada 2

El equipo de policías protagonista de 'La novia gitana'.
El equipo de policías protagonista de 'La novia gitana'. / Javier de Agustín

La novia gitana fue renovada por ATRESplayer Premium antes de que estrenara su primer capítulo, y la segunda entrega adaptará la siguiente novela en el cuarteto de libros publicado por los Carmen Mola, La red púrpura. En ella, la BAC centra sus esfuerzos en averiguar quiénes forman parte de esa red y hasta dónde llegan sus tentáculos y, en el caso de Elena, está dispuesta a prácticamente cualquier cosa para descubrir la verdad sobre el paradero y la nueva identidad de Lucas, que al final de la primera temporada le envió un vídeo pidiéndole que dejara de buscarlo.

¿Llevará Elena en secreto esa parte de la investigación? ¿Cuántas más víctimas de la red encontrará la BAC? El rodaje empezará a finales de este mes de noviembre, capitaneado de nuevo por parte del director Paco Cabezas, y volveremos a ver en acción a Mariajo, Buendía (Francesc Garrido), Orduño y Chesca y Zárate. El estreno está previsto para el año que viene.