'La novia gitana' quiere expandir el libro de Carmen Mola con "horror y belleza"
Atresplayer
'La novia gitana' quiere expandir el libro de Carmen Mola con "horror y belleza"

El domingo llega a ATRESplayer Premium 'La novia gitana', esperada adaptación a serie del libro de Carmen Mola. Dos de sus principales responsables, el director Paco Cabezas y la actriz Nerea Barros, contaron a Serielistas las claves de una serie que expande el mundo de la novela.

Por Marina Such - 23 Sep 2022

La historia de cómo La novia gitana pasó de ser un libro a una serie que se estrena el domingo en ATRESplayer Premium es bastante habitual en la industria. Viacom International Studios compró los derechos de la novela para adaptarlos a televisión y buscó socios que lo hiciera llegar a los espectadores. Esos socios acabaron siendo Diagonal TV y la plataforma de streaming de Atresmedia, y por ese camino, la adaptación llegó también a manos del director Paco Cabezas, que ha pasado los últimos años más dirigiendo televisión en Estados Unidos, desde Penny Dreadful: City of Angels a The Umbrella Academy.

Cabezas encontró ahí una historia que, según sus propias palabras en la presentación de la serie en el marco del Festival de San Sebastián, le permitía averiguar "quién soy yo como director (...). Me quería encontrar a mí mismo". Esa historia recordaba a El silencio de los corderos y Seven, y los lectores saben bien su punto de partida: una joven gitana aparece asesinada, vestida de novia, de la misma manera que su propia hermana seis años atrás. La inspectora Elena Blanco investiga el caso mientras acarrea su propia tragedia personal y tiene que lidiar con un nuevo policía en su grupo a quien le pierde su ambición.

Una imagen de 'La novia gitana', la adaptación del libro de Carmen Mola.
Una imagen de 'La novia gitana', la adaptación del libro de Carmen Mola.

El papel protagonista recayó en Nerea Barros, que ganó el Goya a mejor actriz revelación por La isla mínima y a quien vimos hace poco en Operación Marea Negra. "Yo siempre había visto a Nerea como protagonista", explicaba Cabezas en una charla con Serielistas y otros medios, añadiendo, además, que le habían ofrecido adaptaciones de otras novelas de éxito, pero esta le había convencido por su componente local: "Hay novelas best-seller en España que pensaba “uy, qué falso todo esto, que ocurre en Washington o en Detroit y con personajes con nombres americanos. No me acabo de creer todo esto”. Sin embargo, aquí ocurre en Madrid, hay un mundo gitano, hay unos personajes pegados a la calle, hay mucha realidad, y coge pequeñas pinceladas de thrillers que todos conocemos y les da la vuelta de una manera que los hace de aquí. Eso, para mí, es importante, le da autenticidad".

En esa búsqueda de autenticidad, el director también buscó que actores gitanos, como Moreno Borja (Arde Madrid) interpretaran a los personajes de esa etnia y también evitó que las mujeres policía fueran demasiado maquilladas. Barros solo tiene palabras de elogio para su director y para los personajes femeninos de La novia gitana: "He intentado hacer mi Elena Blanco, nuestra Elena Blanco, de verdad. Y desde lo que trae el libro, que trae a alguien muy potente, darle todavía más claves que la coloquen en el suelo y que la llenen (...).Estoy muy orgullosa de que, en esta serie, los personajes de mujer, cómo son".

La serie es oscura y buena parte de sus personajes lleva a cuestas algún tipo de trauma, como la tragedia personal de Elena, o de peso que marca su personalidad, y Cabezas afirmaba que quería que el libro original fuera una semilla de la que creciera el árbol que es su adaptación a la pantalla. "Los Carmen Mola, como venían de la televisión, estaban muy abiertos", explicaba el director: "Todo lo que les propuse, les gustó y quisieron formar parte del equipo creativo. Entendieron que son dos cosas; una cosa es una novela y otra cosa es una serie". En la rueda de prensa se apuntó que se había expandido el universo de La novia gitana con "mucho horror y mucha belleza"

Personajes como Orduño, uno de los miembros de la brigada que lidera Elena Blanco, se han ampliado al contar con intérpretes como Vicente Romero (Malaka), a quien Paco Cabezas describe como que "tiene esa retranca sevillana y tiene mucha calle y mucho ingenio". Y también se han añadido otras sorpresas: "Hemos tenido la suerte de que los autores me han permitido cambiar cosas para sorprender, en el buen sentido, al espectador, al lector de la novela. (...) Hay muchos giros que la gente no se va a esperar".