'Por mandato del cielo' explora los demonios de la fe con un convincente Andrew Garfield
Disney +
'Por mandato del cielo' explora los demonios de la fe con un convincente Andrew Garfield

Disney+ estrena hoy una de las miniseries candidatas a los próximos premios Emmy, 'Por mandato del cielo'. Basada en unos crímenes reales ocurridos entre la comunidad mormona de Utah de los 80, tiene a Andrew Garfield como gran protagonista de una historia que aspira a explorar el lado oscuro de la fe ciega.

Por Marina Such - 27 Jul 2022

La nominación al Emmy como mejor actor protagonista en miniserie de Andrew Garfield puede despertar curiosidad por Por mandato del cielo, una producción de FX que llega completa hoy a Disney+ y que se estrenó en Estados Unidos en medio de la moda primaveral por las ficciones basadas en crímenes reales. Esta toca unos que sorprendieron a la sociedad estadounidense a principios de los 80 por su brutalidad y porque tuvieron lugar entre la comunidad mormona de Utah, involucrando fundamentalismo religioso, sentimientos antigubernamentales y rencillas entre hermanos.

El encargado de trasladar la historia a la pantalla, a partir de un libro de John Krakauer, es Dustin Lance Black, ganador del Oscar al mejor guion por Mi nombre es Harvey Milk, y que se crió como mormón. De ahí viene el interés de la miniserie por explorar los diversos recovecos de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días y su arraigo en el estado de Utah, además de porque en su historia se encuentran las razones detrás del asesinato de Brenda Wright Lafferty y su hija de quince meses en 1984.

De hecho, aunque sus siete episodios giren alrededor de una investigación de asesinato, la miniserie deja claro desde muy pronto quiénes han sido los autores. Desvelar sus identidades no es lo fundamental; la clave está en desenredar sus motivos, que es donde encontramos lo realmente perturbador y donde está el quid del protagonista, el detective Jeb Pyre, mormón devoto que apenas ha visto cadáveres, y mucho menos que hayan sufrido violencia.

'Por mandato del cielo' se centra en la dinámica interna de los Lafferty, una familia mormona muy respetada.
'Por mandato del cielo' se centra en la dinámica interna de los Lafferty, una familia mormona muy respetada.

Su compañero es un detective nativo americano de Las Vegas que, por el contrario, sí ha tratado con lo peor que la humanidad puede hacer y que ve todo el caso desde fuera. Como toda buena pareja de policías, ambos se equilibran: mientras para Pyre todo es causa de grandes conflictos internos, Taba es capaz de analizar el asunto con la experiencia de haber trabajado en una gran ciudad. Y con el punto de vista de alguien acostumbrado a que le miren de reojo y lo discriminen por el color de su piel. Andrew Garfield y Gil Birmingham (Yellowstone) forman un buen tándem y ponen humanidad y hasta cierto sentido del humor a una investigación que cada vez es más inquietante.

Porque, como también hace The Staircase, Por mandato del cielo va más allá de la mera dramatización del true crime al adentrarse en por qué fueron asesinadas Brenda y su hija. Black quiere profundizar en las contradicciones de su fe y en las consecuencias que tienen mandatos como la sumisión completa de las mujeres a sus maridos y que estos tengan plenos poderes para "gobernar" su casa y su familia. El concepto de patriarca toma otra dimensión cuando vemos a los Lafferty, porque la serie alterna la investigación con la relación que Brenda tenía con su familia política.

Esas escenas están impregnadas desde el principio de cierta sensación de que hay algo que no encaja, que bajo esa apariencia de feliz familia mormona hay un lado oscuro de envidias y ambiciones no consumadas que puede pudrirse en cualquier momento. También sirven para reivindicar a la víctima y mostrarla como una persona, aunque resulte inevitable que lo que veamos sean unas decisiones que luego se usaron de excusa para asesinarla.

Una escena de la miniserie 'Por mandato del cielo'.
Una escena de la miniserie 'Por mandato del cielo'.

La radicalización de los hermanos Lafferty se cuenta de una manera muy efectiva, del mismo modo que Garfield transmite a la perfección la crisis de fe que le provoca el caso. No consigue reconciliar la religión que él vive, que le impulsa a ser un buen padre y un buen ciudadano, con la faceta violenta y extremista que siguen los sospechosos. Su pelea interna por cumplir con sus obligaciones como buen mormón a la luz de esos actos cometidos en el nombre de esa fe es la piedra fundacional de toda la serie.

Esta, por otro lado, no deja de ser una historia de asesinatos bien contada, pero con su punto convencional. Tiene un reparto impresionante en el que también encontramos a Daisy Edgar-Jones, Sam Worthington, Denise Gough o Adelaide Clemens (Rectify) y puede encajar perfectamente con los espectadores que echen de menos True Detective.