Por qué Netflix cancela unas series y renueva otras
Netflix
Por qué Netflix cancela unas series y renueva otras

Las recientes cancelaciones de 'La monja guerrera' y '1899' han causado sorpresa y enfado en redes sociales porque daba la sensación de que ambas ficciones eran éxitos para Netflix. Pero la plataforma considera que no son rentables y que no merece la pena seguir con ellas. ¿Qué lleva a la N roja a cancelar unas series y renovar otras?

Por Marina Such - 04 Jan 2023

El principio de 2023 ha vuelto a traer a la palestra una crítica hacia Netflix que se ha vuelto más común desde hace algunos años: que cancela series con una ruidosa comunidad de fans y que han funcionado bien en su top 10 semanal por razones que se escapan a la lógica. Los dos últimos casos han sido La monja guerrera y 1899, que ha pillado por sorpresa porque estaba diseñada para que su misterio se revelara a lo largo de varias temporadas y parecía haber tenido buena acogida. De hecho, sus fans están organizándose para reunir firmas y pedir su rescate, algo que también están haciendo los de La monja guerrera.

Sumadas a otras cancelaciones de alto perfil que ha habido a lo largo de 2022 (como la de El club de las canguro), en redes sociales se ha extendido la sensación de que Netflix cancela cualquier cosa medianamente decente o que, cuando las series empiezan a encontrarse a sí mismas y a funcionar, les da el hachazo. La opacidad en cuanto a los datos reales de visionados en las plataformas de streaming da alas a estas opiniones, ya que lo que es un éxito acaba siendo más un tema de percepción que algo sustentado en cifras contrastables.

Y eso se traslada también a las razones por las que Netflix cancela determinadas series y no otras. La plataforma cuenta con datos que le permiten saber si una ficción es rentable y si merece la pena concederle otra temporada más (o varias, como ha ocurrido con DAHMER-Monstruo), pero no son públicos. Incluso algunos creadores se quejan de que ellos tampoco los conocen.

¿Cancela Netflix más series que la mayoría?

El barco de '1899' se enfrenta a todo tipo de extraños sucesos.
El barco de '1899' se enfrenta a todo tipo de extraños sucesos.

Es cierto que la N roja sí ofrece algunos datos de visionados en la forma de su top 10 semanal, pero ese ranking solo proporciona una parte del panorama completo que decide el futuro de una serie. Por supuesto, si Miércoles lleva liderando el top 10 varias semanas (con récords de visionado incluidos), tiene renovación asegurada incluso aunque haya otros aspectos contractuales que la estén retrasando, pero lo interesante llega con las series que figuran en el top 10 pero, a lo mejor, no pasan del quinto lugar y aguantan solo tres semanas en él.

En 2017, cuando Netflix dio carpetazo a Sense8 y Bloodline, por ejemplo, el movimiento sorprendió porque, hasta entonces, la plataforma tenía fama de rescatar ficciones canceladas en otros lugares pero que funcionaban bien en su catálogo, como The Killing o Arrested Development. Su CEO, Reed Hastings, afirmó entonces en una entrevista que "hemos cancelado muy pocas series (...). Siempre empujo al equipo de contenido: tenemos que tomar más riesgos, tenéis que probar más cosas locas porque deberíamos de tener una ratio de cancelaciones más alta". La idea de Hastings era que, a mayor riesgo, mayor posibilidad de que "tengas algunos ganadores que son ganadores increíbles, como Por 13 razones. Nos sorprendió".

En 2022, coincidiendo con la cancelación de El club de las canguro, Bela Bajaria, jefa global de televisión, afirmaba que "si miras a las segundas temporadas y más, tenemos una tasa de renovación del 67%, lo que es el estándar de la industria. También hacemos muchas primeras temporadas, por lo que a veces parece que tenemos más cancelaciones en la primera temporada". Señalaba también que Netflix no pide un episodio piloto y luego, si convence, pide la temporada entera, sino que da luz verde a la entrega completa, que se convierte en la unidad de medida para decidir el éxito o fracaso.

Por qué se cancela una serie

'El club de las canguro' está basada en una exitosa saga de libros juveniles.
'El club de las canguro' está basada en una exitosa saga de libros juveniles.

En el modelo tradicional de televisión, las series se cancelan cuando no consiguen una audiencia que justifique la inversión hecha en ellas. Al final, Netflix se rige por, básicamente, el mismo principio, con la diferencia de que el concepto de rentabilidad o éxito de audiencia pueda ser distinto para ella. Por las declaraciones que los jefes de la plataforma han hecho a lo largo del tiempo, parece que pueden establecerse las razones para decidir el futuro de una ficción en económicas, de visionados y de rendimiento dentro del catálogo. Pero esto no dejan de ser especulaciones porque las plataformas de streaming no comparten sus datos, a menudo ni siquiera con los creadores de sus series.

Rachel Shukert, showrunner de El club de las canguro, que fue cancelada en la segunda temporada, apuntaba entonces que "nuestras cifras parecían buenas. Era lo que ellos esperaban. Eran muy parecidas a las de la primera temporada, así que no estaba demasiado preocupada". Pero la principal competencia de los estrenos de Netflix son otros estrenos dentro del catálogo y lo que el algoritmo recomiende a alguna de las "comunidades de gustos" en las que divide a los suscriptores. Esto quiere decir que unas cifras que, por sí solas, son buenas, pueden convertirse en no tanto si se estudian en el contexto más amplio del resto del catálogo de Netflix.

"Cuando solo tienes tus cifras en el vacío y no sabes las cifras de todo lo demás, no sabes que estás intentando conseguir. No sabes qué cifras alcanzan otras series comparables. Netflix te da contexto sobre tus cifras de la temporada pasada o lo que ellos esperan, pero incluso eso es muy vago. Vas un poco a ciegas", explicaba Shukert.

Los visionados en un mes son clave

'Destino: la saga Winx' fue cancelada por Netflix en su segunda temporada.
'Destino: la saga Winx' fue cancelada por Netflix en su segunda temporada. / Steffan Hill (Netflix)

Aunque parezca que algunas cancelaciones no siguen ninguna lógica, en realidad la tienen dentro del modelo basado en sus datos internos que sigue Netflix. Es más un tema de percepción pública, ya que esos datos no se publican y lo único que queda para determinar si una serie es un éxito son aspectos muy dados a depender de sensaciones individuales como las reacciones en redes sociales o el propio top 10 global de visionados. Vulture publicó en 2018 un extenso reportaje en el que intentaba contar desde entro las métricas que la plataforma seguía a la hora de quedarse con una serie, de renovarla o de cancelarla, y todo parecía depender de los visionados en los primeros 28 días desde el estreno de la ficción.

Mientras esperaba la renovación de Sandman por una segunda temporada, el propio Neil Gaiman explicaba en Twitter que, a mediados de septiembre, se acababa la recopilación de datos de visionados de la serie, que se había estrenado el 5 de agosto, y que esta "se complica porque mucha gente no la está viendo en maratón, sino reservándosela, dejando que los episodios cuajen antes de ver el siguiente". No basta con que una ficción entre directa al primer puesto del ranking global de visionados: sus cifras tienen que mantenerse y, a ser posible, mejorar durante el primer mes.

Cuánta gente ve completo el primer episodio, cuánta gente termina la temporada y cuánta la ve en esos primeros 28 días son puntos importantes para decidir su futuro. Y luego hay que tener en cuenta cuestiones económicas: al encargar directamente temporadas completas, es habitual que los costes suban con cada renovación y, teniendo en cuenta que 2023 pinta a ser el año en el que las plataformas de streaming se aprieten definitivamente el cinturón, eso explica también por qué unas cuantas series de Netflix terminan al llegar a la tercera o la cuarta temporada.