¿Qué historia real hay detrás de 'Perro perdido', la película original de Netflix?
Netflix
¿Qué historia real hay detrás de 'Perro perdido', la película original de Netflix?

Protagonizada por Rob Lowe, 'Perro perdido' es la nueva película original de Netflix. El proyecto ha llamado la atención del público por estar inspirada en una sorprendente y conmovedora historia real. Aquí te contamos todos los detalles. Aviso de spoilers. 

Por Álvaro Ortiz - 17 Jan 2023

"Cuando su querido perro desaparece, un chico y sus padres lo buscan desesperadamente: si no le dan su medicación, morirá". Así es el punto de partida de Perro perdido, la nueva película original de Netflix que, curiosamente, se inspira en una conmovedora historia real. El primero en contarla fue el norteamericano Pauls Toutonghi en su libro Dog Gone, publicado en verano de 2016. Aunque en realidad, la historia sucedió hace casi 30 años y no le sucedió a él, sino a su cuñado Fielding Marshall.

Él y su mascota, un golden retriever mestizo llamado Gonker, llevaban 6 años juntos. Marshall lo había adoptado después de vivir el momento más difícil de su vida: la muerte de su hija y la posterior separación con su madre. De ahí que el vínculo entre ambos se había convertido en un pilar fundamental. Sin embargo, todo da un giro el día que Marshall decide salir con Gonker a recorrer el Sendero de los Apalaches y, durante el paseo, el perro desaparece. Ni rastro de él. Pero había algo aún más terrorífico.

Desde cachorro, Gonker padecía la enfermedad de Addison. Eso implica que, para vivir, necesitaba una inyección cada 30 días. Por ello, el miedo de Marshall iba más allá de recuperar a su mascota: tenía que salvarle la vida. Tal y como narra Perro perdido, Marshall movilizó todos los recursos que tenía a su alcance para encontrarle. Claro que no era una tarea sencilla: el sendero por el que paseaban, se extendía por más de 3.500 kilómetros. Que la historia terminara con final feliz era prácticamente imposible.

Rob Lowe y Johnny Berchtold en 'Perro perdido'.
Rob Lowe y Johnny Berchtold en 'Perro perdido'.

En plena búsqueda, Marshall convenció a sus padres y juntos montaron un operativo que involucró a amigos, vecinos y hasta la prensa local. La zona se rastreaba día y noche, en una investigación que cada vez se volvía más y más desesperada. Así pasaron horas, días y semanas. Entonces, 15 noches después, la madre de Marshall recibe una llamada telefónica a las dos de la mañana. La policía les avisa de que han visto a Gonker en Wintergreen, Virginia, a 178 kilómetros de allí. Había que correr y deprisa.

Finalmente, Marshall consigue llegar a tiempo y se reencuentra con Gonker. Según el libro, la reacción del animal al verle es de "absoluta emoción"; mientras que su dueño se sorprende al comprobar que el perro, en lugar de estar herido o hambriento, se encuentra en buen estado e incluso ha ganado peso. La historia de Perro perdido concluye así, regalándonos una película optimista y tierna acerca de la amistad y la superación.