Qué quiere decir que Netflix haya perdido suscriptores por primera vez en diez años
Netflix
Qué quiere decir que Netflix haya perdido suscriptores por primera vez en diez años

El gran gigante del streaming lo es un poco menos después de anunciar sus resultados en el primer cuatrimestre de 2020. Netflix ha perdido suscriptores por primera vez desde 2011, sus acciones caen un 35% en bolsa y la empresa se plantea incluir publicidad y perseguir las cuentas compartidas. ¿Pero qué quiere decir que la plataforma haya sufrido este revés?

Por Marina Such - 21 Apr 2022

Durante más de una década, Netflix ha sido la plataforma de streaming que ha marcado el compás del nuevo negocio del contenido audiovisual. Puso de moda el estreno de las temporadas completas y, cuando nadie terminaba de apostar por el VOD, cambió su modelo de negocio del videoclub por correo al streaming. De ahí databa, hasta ahora, la última vez que había perdido suscriptores: cuando, en 2011, quiso separar el streaming del videoclub por correo. Este último pasaba a llamarse Qwikster y a costar un 60% más, ya que obligaba a sus usuarios a tener dos cuentas diferentes, una para Netflix y otra para Qwikster.

Las acciones de la compañía perdieron la mitad de su valor al cabo de dos meses y unos 800.000 suscriptores en Estados Unidos abandonaron la plataforma. Netflix canceló la idea y aquello quedó como su mayor metedura de pata y el momento en el que el futuro de la compañía estuvo más en peligro. Por lo menos, hasta que Reed Hastings, CEO de Netflix, anunció hace un par de días que la compañía había perdido 200.000 abonados en todo el mundo en el primer cuatrimestre de 2022.

La noticia pilló a Wall Street con el paso cambiado y, como consecuencia, las acciones habían caído ayer más de un 35%, sobre todo porque Hastings adelantó que esperaban dejarse por el camino otros dos millones de clientes en el segundo cuatrimestre. Para una empresa que no paraba de crecer desde que empezó a producir su propio contenido, en 2013, son malas noticias, especialmente porque Netflix ya no es la única explotando el negocio del streaming.

Las oficinas centrales de Netflix en Los Ángeles.
Las oficinas centrales de Netflix en Los Ángeles.

¿Cómo ha llegado hasta ahí? ¿Qué soluciones tiene por delante para intentar revertir la situación? No va a ser tan sencillo porque Netflix ya no es la empresa joven y disruptora que atemorizaba a Hollywood con la explotación de los derechos de streaming de series de gran éxito de las productoras más tradicionales de la industria: ahora es la líder del mercado, la empresa consolidada en la que todo el mundo se mira y a quien todo el mundo quiere desbancar del primer puesto.

Las razones detrás de la caída

Michael Pachter, analista en la consultora Wedbush Securities, apuntaba para Reuters que Netflix había experimentado algo parecido a una tormenta perfecta: "Han sufrido la combinación de una saturación inminente, inflación, precios más altos, la guerra en Ucrania y la competencia. No creo que ninguno de nosotros esperara que pasara todo a la vez".

Los factores que han llevado a ese declive en las suscripciones son, por lo tanto, variados:

Mayor competencia

En los últimos dos años, Netflix ha visto cómo propiedades de terceros que resultaban muy exitosas para ellos, como Friends y The Office, volvían a manos de sus dueños, que las explotaban en sus propios servicios de streaming. Disney+ y HBO Max han emergido como las principales competidoras. La primera acabó 2021 con casi 130 millones de suscriptores mundiales, mientras la segunda sumó más de cuatro millones de clientes en el último cuatrimestre del año pasado, superando los 70 millones.

Percepción de estrenos mediocre

La segunda temporada de 'Los Bridgerton' ha sido el gran éxito de Netflix en el arranque de 2022.
La segunda temporada de 'Los Bridgerton' ha sido el gran éxito de Netflix en el arranque de 2022.

Entre el público se ha ido instalando también cierta percepción de que Netflix estrena muchas, muchísimas cosas (de series a películas, reality shows y documentales), pero que la mayoría de ellas no merecen la pena. En este primer cuatrimestre del año, solo la segunda temporada de Los Brigderton ha sido un éxito real, junto con la película The Adam Project, y a eso hay que sumar algunos problemas de imagen surgidos de la controversia por el último especial del cómico Dave Chappelle y las cancelaciones abruptas de series como Archivo 81, que mandan el mensaje de que si no se ve un estreno en el primer fin de semana, su destino acabe siendo, con toda probabilidad, la guillotina.

Subidas de precios

Antes de esta caída de suscriptores, Netflix ya había sufrido una similar en 2019, cuando subió sus tarifas en Estados Unidos. Entonces perdió 130.000 abonados. Con la competencia lanzando promociones de precios más bajos para atraer a nuevos clientes (Disney, por ejemplo, oferta en Estados Unidos la posibilidad de contratar juntos Disney+, Hulu y ESPN+ a menor coste), a Netflix le cuesta más retener a los que ya tiene. Además, hay que sumar que sus intentos de consolidarse en mercados emergentes como la India no terminan de tener todo el éxito esperado

La excepción de la pandemia

El año 2020 estuvo marcado por las cuarentenas impuestas para impedir la expansión de la COVID-19, cuarentenas que llevaron a que millones estuvieran encerradas en casa durante semanas, cuando no meses. Los servicios de streaming fueron de los más beneficiados de la situación, con Netflix sumando 37 millones de nuevos suscriptores. Sin embargo, en la compañía sabían que esa situación excepcional acabaría corrigiéndose, que es en parte lo que ha ocurrido.

¿Cuáles son las soluciones?

Jinx ha sido la gran protagonista de la primera temporada de 'Arcane'.
Jinx ha sido la gran protagonista de la primera temporada de 'Arcane'.

En la misma sesión con los accionistas en la que anunciaba sus resultados, Reed Hastings apuntaba también algunas de las soluciones en las que estaban trabajando para revertir esta tendencia. Una de ellas es la persecución de los usuarios que compartan cuenta haciendo que se pague un extra por cada espectador adicional, un sistema que se está probando en Latinoamérica. La otra es la exploración de un servicio AVOD, con publicidad, algo que ya hacen en Estados Unidos Hulu y Peacock y con lo que están coqueteando el resto de plataformas para disponer de otra avenida de ingresos.

El inconveniente que tiene Netflix es que no pertenece a un conglomerado que diversifica sus fuentes de ingresos en otros sectores, como le ocurre a Disney, por ejemplo, con los parques de atracciones. Por eso ha probado a entrar en otros campos como los videojuegos. Por ahí, quizá, llegue también la alianza con Riot Games, desarrolladora de League of Legends, para la serie Arcane.