Lo que debes saber de 'Los renglones torcidos de Dios', el thriller psicológico que triunfa en Netflix
Netflix
Lo que debes saber de 'Los renglones torcidos de Dios', el thriller psicológico que triunfa en Netflix

La adaptación de Oriol Paulo de 'Los renglones torcidos de Dios' ha llegado a Netflix, donde ya es una de sus películas más populares. Te contamos qué puedes esperar del filme protagonizado por Bárbara Lennie y Eduard Fernández.

Por Marina Such - 13 Dec 2022

Los renglones torcidos de Dios era una de las películas españolas más esperadas del año por los nombres implicados en ella (del director Oriol Paulo a los actores Bárbara Lennie, Eduard Fernández y Loreto Mauleón) y porque adapta un popular libro escrito por Torcuato Luca de Tena del que, desde su publicación en 1979, solo ha habido una adaptación al cine, producida en México en 1983. En su entrada en el catálogo de Netflix ya figura entre las tendencias de la plataforma en España, por lo que esas expectativas también la han acompañado en su llegada al streaming.

Cuenta con la ventaja de que Oriol Paulo ya dirigió para la N roja la miniserie El inocente, que incluía identidades ocultas y revelaciones de secretos del pasado que perseguían a su protagonista. Algo así está presente también en Los renglones torcidos de Dios, donde Bárbara Lennie interpreta a Alice Gould, una detective privada contratada por un hombre adinerado que quiere que investigue la muerte de su hijo en el hospital psiquiátrico donde estaba internado.

El padre está convencido de que no fue un accidente ni un suicidio, así que Alice se hace pasar por una mujer a quien el marido ingresa en el hospital porque tiene problemas para aceptar la realidad. Sin embargo, desde el principio se enfrentará al director del centro, que está convencido de que Alice está realmente enferma y se ha inventado toda la historia de que es detective.

Por qué ver 'Los renglones torcidos de Dios'

La película mantiene los giros del libro, para el que Luca de Tena pasó 18 días ingresado voluntariamente en un psiquiátrico como una manera de conocer a los pacientes y ver los tratamientos a los que estaban sometidos. El componente de thriller psicológico está más acentuado: buena parte de la trama gira alrededor del enfrentamiento entre Alice y el doctor Alvar, con una intentando llevar a cabo su investigación y el otro buscando la manera de probar que sí que merece estar de verdad ingresada.

A su alrededor se mueven otros de los psiquiatras y personal del hospital, especialmente los doctores interpretados por Loreto Mauleón (Patria), Javier Beltrán (Apagón) y Fernando Aguado (Inés del alma mía). Algunos son igualmente reticentes a creer la historia de Alice, pero otros colaboran desde el principio porque hay ciertas cosas del funcionamiento del hospital que no terminan de convencerles. De todos modos, la investigación real de Alice tiene lugar entre los pacientes, donde la película insinúa ciertos comportamientos y hechos que pueden resultar claves para resolver el misterio.

De hecho, aunque buena parte del motor del thriller es mantener al espectador dudando de quién puede estar detrás de todo y, especialmente, que esté siempre del lado de Alice (algo que consigue Lennie con relativa facilidad), también hay ciertos indicios durante todo el metraje que pueden servirnos para adelantarnos a las revelaciones finales.

Hablemos del final (con spoilers)

'Los renglones torcidos de Dios' sigue a Alice Gould, una detective que investiga un caso en un psiquiátrico.
'Los renglones torcidos de Dios' sigue a Alice Gould, una detective que investiga un caso en un psiquiátrico.

Las películas de Oriol Paulo descansan muy a menudo sobre la potencia de un giro a última hora que cambia la percepción de lo que habíamos estado viendo hasta ahora. Los renglones torcidos de Dios no es diferente, pero juega también a dejar una puerta entreabierta al ambigüedad sobre quién es realmente Alice Gould y cuáles son sus intenciones. Ese tribunal médico en el que Alice expone su caso y aspira a desacreditar al doctor Alvar es el último momento en el que vemos la historia desde el punto de vista de ella. La estructura circular de la narración y las últimas palabras de Alvar, diagnosticando a Alice, obligan al espectador a verlo todo desde otra perspectiva.

Es un truco similar al que emplean otras películas como Shutter Island (que adaptaba un libro de Dennis Lehane) o incluso Cisne negro, en la que el protagonista tiene una percepción de la realidad fragmentada y, en muchas ocasiones, delirante. Sin embargo, como la historia se cuenta a través de su mirada, el espectador solo se da cuenta de lo que ocurre cuando la película opta por mostrarlo todo desde el punto de vista de otro personaje. ¿Es Alice una paranoica manipuladora con delirios de grandeza o una mujer inteligente que ha derrotado un hombre demasiado controlador?