Las series basadas en crímenes reales inundan las plataformas de streaming
Noticias
Las series basadas en crímenes reales inundan las plataformas de streaming

Las series basadas en hechos reales no son algo nuevo en televisión, pero 2022 ha visto cómo coincidían los estrenos de varias de ellas, especialmente las que están basadas en crímenes reales. Con los recientes estrenos de 'The Staircase' y '42 días en la oscuridad', echamos un vistazo a esa nueva obsesión por la ficción sobre true crime.

Por Marina Such - 11 May 2022

Entre los estrenos de hoy en Netflix figura una serie chilena titulada 42 días en la oscuridad que se inspira en un caso real ocurrido en 2010. Una mujer, Viviana Haeger, desaparecía de su casa dejando el coche abierto en la puerta, con las llaves puestas, y sin que en su hogar faltara de nada. Ayer, Filmin añadía a su catálogo La acusación, que dramatiza un caso de pornografía infantil ocurrido en Alemania a mediados de los 90, y la semana pasada llegaba a HBO Max The Staircase, que se adentra en la acusación contra el escritor Michael Peterson de haber matado a su mujer Kathleen en las escaleras de su casa, en 2001.

Todas ellas toman su inspiración en crímenes que pasaron de verdad. Algunos, como el caso Peterson, hasta tuvieron en su momento su propia docuserie, y esa coincidencia temporal en sus estrenos es un síntoma de la obsesión que la ficción televisiva está viviendo actualmente con estas series. Que siempre han existido, aunque quizá no en tal volumen como se están estrenando este año.

A raíz del estreno en Reino Unido, el pasado mes de marzo, de Four Lives, sobre las muertes de varios jóvenes a manos de un asesino que los encontraba a través de apps de citas, el diario The Guardian recogía unas declaraciones de Fred Black, analista en Ampere Analysis, que contextualizaba este renovado interés por las series basadas en hechos reales dentro de la pelea de las plataformas de streaming por buscar la atención de potenciales nuevos suscriptores con títulos que les suenen: "En una era de saturación de contenido, el reconocimiento es un elemento crucial".

John Cameron Mitchell es Joe Exotic en la serie de Peacock sobre los eventos de 'Tiger King'.
John Cameron Mitchell es Joe Exotic en la serie de Peacock sobre los eventos de 'Tiger King'.

Si se mezcla una historia ya conocida con que dicha historia es, muy a menudo, bizarra y llena de giros increíbles, es lógico que aparezcan series como Joe vs Carole, que dramatiza lo que contó la docuserie Tiger King, o la propia The Staircase. Esta, sin embargo, representa un esfuerzo por ir más allá de la simple recapitulación de hechos. Su objetivo es más explorar las consecuencias que una tragedia de esa magnitud tiene en la familia Peterson y cómo los concepto de justicia y culpabilidad son mucho más subjetivos de lo que parece.

Esa tensión está presente en todas estas series: que no parezcan true crimes morbosos que no aportan nada nuevo a lo que contaron en su momento los informativos. American Crime Story estuvo entre las que marcó el camino que muchas de las ficciones actuales están siguiendo. El éxito de su primera temporada, y cómo encontró una manera nueva de adentrarse en el caso de O.J. Simpson, también fue, seguramente, responsable de esta moda que estamos viviendo este año.

Porque aparte de las ficciones sobre caídas en desgracia de gurús de Silicon Valley y las que ofrecen otra lectura a escándalos muy mediáticos de hace décadas, como Pam & Tommy, desde el mes de enero se han estrenado en España seis series que cuentan un crimen real, ya sea relacionado con el narcotráfico (Operación Marea Negra), con la corrupción política y policial (La ciudad es nuestra), el terrorismo (The Spectacular), una estafa a gran escala (¿Quién es Anna?) o casos de asesinato (Manhunt: the night stalker y No fue mi culpa).

Jessica Biel y Timothy Simons en 'Candy', que cuenta un famoso crimen ocurrido en el norte de Texas.
Jessica Biel y Timothy Simons en 'Candy', que cuenta un famoso crimen ocurrido en el norte de Texas.

Y solo son un aperitivo de lo que está por venir. Hulu, la plataforma de contenido adulto de Disney en Estados Unidos, es la que ha subido al carro de los crímenes reales con más entusiasmo y tiene tres ficciones cuyo estreno en España será en los próximos meses: The girl from Plainville, en Starzplay, se centra en el caso del "suicidio por mensajes de texto" que se contó en el documental I love you, now die, y tiene a Elle Fanning como su gran protagonista; Por mandato del cielo, de FX on Hulu, se verá en Disney+ con Andrew Garfield investigando un terrible asesinato entre la comunidad mormona de Utah; y Candy no tiene aún cadena en España y enfrenta a Jessica Biel y Melanie Lynskey en la historia de Candy Montgomery y por qué mató a su vecina Betty. Esa misma historia se cuenta también en la miniserie de HBO Max, Love and death, con Elizabeth Olsen.

Aún estamos dejándonos otra más que se vio en Estados Unidos al principio de la primavera, The thing about Pam, con Renée Zellweger como una mujer acusada de la muerte de su amiga, enferma de cáncer, y por la que primero se arrestó al marido. Esta miniserie de NBC expone la otra tendencia de todas estas series, que es utilizar como punto de partida un reportaje o un libro que detallen el caso o un podcast. Y, además, sus audiencias la colocaron como la mejor novedad de la cadena en la temporada.

Esto quiere decir que tenemos ficciones sobre true crime para rato. Por muchas críticas que puedan suscitar de que glorifican a los asesinos y vuelven a traumatizar a las familias de las víctimas, el interés del público está ahí. Porque también las hay que realmente buscan un nuevo enfoque a los hechos. El mejor ejemplo es The Investigation, serie escandinava que cuenta la investigación sobre la desaparición de la periodista Kim Wall al subir al submarino casero de un inventor de quien estaba haciendo un reportaje. La ficción solo menciona al acusado una vez y nunca muestra su cara; en su lugar, se centra en el día a día de los policías y en la familia de Wall.