Cómo 'Stranger Things' ha sido el trampolín de Sadie Sink hacia el estrellato en Hollywood
Netflix
Cómo 'Stranger Things' ha sido el trampolín de Sadie Sink hacia el estrellato en Hollywood

La cuarta temporada de 'Stranger Things' ha sido el gran espaldarazo para Sadie Sink, la joven actriz que interpreta a Max Mayfield, y que desde el estreno de la entrega en verano ha participado en un comentado vídeo musical de Taylor Swift y en 'The Whale', una película con muchas papeletas para llegar a los Oscar 2023.

Por Marina Such - 14 Dec 2022

Uno de los grandes éxitos de 2022 ha sido, claramente, la cuarta temporada de Stranger Things. Desde el estreno de su primera parte, en julio, ha terminado liderando el ranking de las ficciones en inglés más vistas en la historia de Netflix, por delante de otros fenómenos del año como DAHMER-Monstruo y Miércoles, que va camino de desbancarla más pronto que tarde. Y uno de los elementos clave en esa cuarta temporada ha sido la interpretación de Sadie Sink como Max Mayfield, acosada en esta entrega por el sentimiento de culpa por la muerte de su hermano y el acecho constante de Vecna.

De hecho, uno de los momentos más virales de la serie es suyo, la huida de la guarida del monstruo a los sones de Running up that hill, de Kate Bush, transformada en un número uno más de treinta años después de su publicación original. Sink no era ninguna debutante cuando llegó a la ficción en su segunda temporada: con diez años, en 2012, fue una de las niñas que interpreta a la protagonista en el musical Annie en Broadway, y participó también en The Audience, la obra de Peter Morgan que mostraba varias audiencias de Isabel II con diferentes primeros ministros británicos.

Stranger Things ha sido su trampolín hacia el cine y, de hecho, aunque habrá quien la conozca más por ser una de las protagonistas de la trilogía de La calle del miedo, es en este 2022 cuando ha encadenado dos proyectos que han aumentado su perfil público: el corto que Taylor Swift dirigió sobre su canción All too well y la película The Whale que marca el regreso de Brendan Fraser a primera línea de Hollywood.

En el primer caso, Sink y Dylan O'Brien son una pareja de la que vemos toda la evolución de su relación, desde que se enamoran hasta que rompen, y cada etapa va encajando en los versos de la canción de Swift, que precisamente narra una ruptura. El corto es el primer trabajo como directora de la cantante fuera de sus propios vídeos musicales y, además, es el preludio a su debut como realizadora de un largometraje, lo que ha hecho que generara bastante curiosidad a su alrededor.

Por el otro lado, The Whale es una de las películas que más suena para la próxima edición de los Oscar, con la atención centrada sobre todo en la posibilidad de que Brendan Fraser logre una nominación como mejor actor. Es una adaptación de una obra de teatro sobre un profesor que padece obesidad mórbida y no sale de casa. La llegada de su hija sacude su mundo porque él intentará retomar la relación con ella y, en ello, contará con la confidencia de una enfermera, a quien interpreta Hong Chau (Watchmen).

La buena acogida de The Whale desde su estreno en el Festival de Venecia, más la narrativa del regreso de Fraser, ha hecho que más gente que, quizá, no conocía Stranger Things tenga en el radar a Sadie Sink, para quien trabajar a las órdenes de Darren Aronofsky, director de la película, puede abrirle las puertas a más producciones de cierto nivel.

Dylan O'Brien y Sadie Sink, en 'All too well'.
Dylan O'Brien y Sadie Sink, en 'All too well'.

De momento, además de una quinta y última temporada de Stranger Things en la que veremos el destino de Max tras lo que sufre al final de la cuarta, Sink estrenó también recientemente en Estados Unidos Dear Zoe, una pequeña película sobre una joven embargada por el duelo después de que su hermanastra sea atropellada el mismo día del 11-S. Y tiene pendiente de rodaje Berlin Nobody, adaptación de un libro de Nicholas Hogg en el que un psicólogo viaja a Japón buscando a un antiguo amor mientras su hija se ve acosada por un hombre perturbado tras su salida de una secta.

Inicialmente, parecía que Millie Bobby Brown era la actriz de Stranger Things con mayor potencial para tener una carrera larga en Hollywood y, de momento, es una de las estrellas de Netflix gracias a las películas de Enola Holmes, pero Sink está empezando a despuntar como una intérprete bastante interesante a quien el personaje de Max ha permitido mostrar más matices en su interpretación.