'Stranger Things': dónde nos quedamos antes del final de la temporada 4
Netflix
'Stranger Things': dónde nos quedamos antes del final de la temporada 4

'Stranger Things' ya ha lanzado la primera mitad de su temporada 4, que ha terminado con capítulo que desvela los orígenes de todo lo que hemos visto en la serie hasta ahora. Ha llegado el momento de comentarlo todo y, sobre todo, de analizar la importancia de Once, que es aún mayor de lo que pensábamos.

Por Marina Such - 01 Jul 2022

Desde que empezó Stranger Things sabíamos que Once era importante, aunque entonces esa importancia se reducía a que sus poderes eran lo único que podía mantener a raya a los monstruos del Mundo del Revés que entraban en Hawkins. Sin embargo, había muchas lagunas en su pasado y en los propósitos de los experimentos del doctor Brenner con todos esos niños en el Laboratorio Nacional de Hawkins.

La temporada 4 prometía dar respuestas porque el final de la serie ya está marcado para la quinta entrega, y ha dado muchas, sobre todo en el último episodio de esta tanda inicial de siete. De todas las tramas en las que han estado divididos los capítulos, han sido las de Hawkins y la de Once las que han desvelado los orígenes de toda la historia que hemos estado viendo desde el principio.

A partir de aquí, habrá spoilers.

La conexión de Once con el Mundo del Revés

Durante esta mitad de la cuarta entrega hemos visto en paralelo cómo ese misterioso Vecna atacaba y mataba salvajemente a adolescentes consumidos por la culpa en Hawkins, siguiendo un poco el estilo de Freddy Krueger en Pesadilla en Elm Street. Max era una de sus adolescentes, aunque ella encontraba la manera de eludir sus garras gracias a esa Running up that hill de Kate Bush que ha visto cómo han subido sus reproducciones en plataformas (y cómo bastante gente habrá descubierto que no es una canción original de Placebo). Para ayudar a Max, todos los demás acababan investigando la Mansión Creel, una casa encantada en la que habían muerto de la misma manera todos los miembros de una familia a finales de los años 50. Todos, menos el padre, Victor Creel, encerrado en prisión por ello.

'Stranger Things' ha introducido a un nuevo monstruo todavía más aterrador.
'Stranger Things' ha introducido a un nuevo monstruo todavía más aterrador.

Al mismo tiempo, Once es reclutada en California, de nuevo, por el doctor Owens (Paul Reiser), otro de los participantes en el programa del doctor Brenner. Owens sabe que en Hawkins se está preparando una catástrofe de dimensiones inimaginables que solo Once puede impedir, y sabe también que existe una facción de ejército que considera a la niña peligrosa y, por tanto, debe ser eliminada. Esto ya confiere un punto interesante a toda la trama de los Byers en la costa oeste y a los problemas de integración de Once, que son muy similares a los que tenía en el laboratorio. Tanto allí como en el instituto se burlan de ella, y en ambas ocasiones la fuerzan a sacar un lado agresivo que busca hacer el mayor daño posible.

Once pelea toda la serie con la sensación de que es un freak, un monstruo, que es peligrosa y que no encaja en ningún sitio. Que muchos de los adultos con los que se cruza la traten de esa manera no ayuda, como lo tampoco lo hace que, desde que era prácticamente un bebé, Brenner (Matthew Modine) la viera solamente como un arma, un sujeto con gran potencial en la pelea soterrada de Estados Unidos contra la URSS. Sus inseguridades emocionales la convierten en presa fácil de cualquiera que sepa apelar a su sentimiento de culpa y de verse diferente.

Lo que no esperábamos, sin embargo, era descubrir que Once fue quien abrió el portal original entre el Mundo del Revés y el nuestro. Y todavía menos que estuviera conectada con ese Vecna que atormenta Hawkins, una maniobra similar a la conexión que comparten Harry Potter y Lord Voldemort porque son dos caras de la misma moneda. Está por ver si sus destinos también están relacionados.

Stranger Things ha sabido urdir bien esas tramas y conectarlas, aunque los implicados en ellas no lo sepan todavía. Sí saben, gracias a Nancy, que Vecna era en realidad el hijo de los Creel y que él fue quien mató a toda a su familia, y lo que les falta por unir es la pieza de que acabara como conejillo de indias de un Brenner que pretendía reproducir sus poderes en otros niños como Once. Esa historia de origen ancla toda la serie en algo bastante más personal y con una escala menor. A Vecna le mueve un sentimiento tan humano como la venganza, mientras Once está buscando la manera de aprender a vivir consigo misma.

Lo que también queda claro es que ella es mucho más poderosa que él porque la fuente de su poder no es la rabia ni el ánimo de hacer daño, sino el amor. Es una explicación muy clásica que a Stranger Things le funciona bien. Lo único que necesita Once es tener su misma confianza en sus poderes y seguridad en sí misma.

Qué podemos esperar del final

Max ha ganado mucho protagonismo en esta temporada 4 de 'Stranger Things'.
Max ha ganado mucho protagonismo en esta temporada 4 de 'Stranger Things'.

Lo que este tramo de la cuarta temporada ha enseñado a sus personajes es que la comunicación y el apoyo de los amigos, el no sentirse solo, son cruciales para derrotar a Vecna. Es una enseñanza que encaja perfectamente con lo que un blockbuster ochentero con niños querría transmitir, y cualquier serie con protagonistas que están entrando en la adolescencia, en realidad. El séptimo episodio es muy espectacular y cuenta con un muy efectivo montaje paralelo que conecta lo que Nancy está experimentando en el Mundo del Revés con los recuerdos que Once está viviendo de nuevo, y esta conexión es lo que da sentido a la temporada y donde ha estado su verdadero punto fuerte.

Quedan dos capítulos, que se estrenan el 1 de julio, que muy probablemente se centren en cómo Once regresa a Hawkins, si puede escapar del ejército, y cómo se enfrenta a Vecna. No hay que olvidar, por otro lado, que este podrá ser el villano de esta cuarta temporada, pero no es quien "gobierna" el Mundo del Revés, por lo que a la temporada 5 le queda contar ese enfrentamiento final. Esta historia de origen ha ayudado también a sacar un poco a Once del patrón repetitivo en el que estaba metida ya desde la segunda temporada, cuando los hermanos Duffer dieron muestras de que no tenían muchos más planes para el personaje que hacerla sufrir por inadaptada y, al final, salvarlos a todos tirando de unos poderes que no han alcanzado aún todo su potencial.

Once podría ser un poco Jean Grey, la otra telépata de los X Men, perennemente preocupada por no poder controlar sus poderes, por ser demasiado poderosa y acabar haciendo daño a alguien. Pero si no desata todas sus capacidades, no conseguirá evitar que el Mundo del Revés destruya Hawkins y quién sabe qué más.