De 'Super Pumped' a 'The Dropout', la moda de las series sobre el lado oscuro de Silicon Valley
Noticias
De 'Super Pumped' a 'The Dropout', la moda de las series sobre el lado oscuro de Silicon Valley

En el próximo mes van a coincidir en emisión tres series que cuentan historias reales de auge y caída en empresas tecnológicas de Silicon Valley. Con el estreno hoy en Movistar Plus+ de 'Super Pumped: la batalla por Uber', echamos un vistazo a la fascinación que la televisión tiene ahora mismo por ese tema.

Por Marina Such - 03 Mar 2022

Uber, WeWork y Theranos son tres empresas que arrancaron sus vidas como start-ups tecnológicas que prometían la posibilidad de cambiar el mundo y revolucionar nuestra vida diaria, y la economía. La primera entró en el sector del transporte urbano como un elefante en una cacharrería con su idea inicial de compartir coche; la segunda pretendía cambiar para siempre el trabajo con su filosofía de oficinas abiertas y compartidas entre diferentes pequeñas empresas y autónomos, mientras la tercera aseguraba que iba a revolucionar los diagnósticos médicos a través del análisis de una sola gota de sangre.

A las tres, de un modo u otro, se les fundieron las alas de cera por volar demasiado cerca del Sol. Las dos primeras continúan operativas, pero sin sus fundadores, mientras la tercera resultó ser un castillo de naipes que ha llevado a su impulsora a la cárcel por fraude. De todas ellas se va a contar su historia en series de televisión que llegarán a las pantallas en el próximo mes, empezando por el estreno hoy de Super Pumped: la batalla por Uber, en Movistar Plus+.

Si a las tres les sumamos series ambientadas en compañías ficticias con una filosofía empresarial y un culto al fundador similar, como Devs o hasta la reciente Separación, tenemos una curiosa fascinación de la televisión estadounidense por estas historias de la época en la que en Silicon Valley te convertías en una estrella si te movías rápido y rompías cosas, que era el lema de Mark Zuckerberg cuando fundó Facebook.

Liz Meriweather, showrunner de The Dropout, la serie sobre Theranos y Elizabeth Holmes que Disney+ estrenará el 20 de abril, explicaba en The Ringer que "creo que estamos en un momento en el que ponemos en duda muchas de las historias que estas compañías tecnológicas nos han estado contando". Facebook ha estado bajo escrutinio y duras críticas por difundir noticias falsas y discursos de odio y no tomar ninguna medida para impedirlo, mientras a Twitter se le afea constantemente la lentitud a la hora de parar los pies a usuarios que lanzan campañas de acoso contra otros. "A lo mejor estas series vienen de mirar atrás y hacer preguntas difíciles", añadía Meriweather.

En los tres casos, el culto a la personalidad de los fundadores de las empresas (que basaban en ello su capacidad para atraer a inversores) es una parte muy importante de lo que veremos en la serie. Super Pumped: la batalla por Uber cuenta de hecho cómo a Travis Kalanick lo acabó echando la junta de su propia empresa y, sobre todo, su mayor inversor, Bill Gurley, perdió la confianza en él que le había llevado a invertir inicialmente doce millones de dólares en lo que entonces solo era una start-up.

Y también es una historia de auge y caída WeCrashed, la serie de Apple TV+ sobre el ascenso meteórico de WeWork, una empresa que pretendía revolucionar el concepto de co-working. Su fundador, Adam Neuman, era un tipo carismático y, al mismo tiempo, peculiar que quiso que la compañía cotizara en bolsa en la cima de su éxito. La idea, sin embargo, resultó ser un desastre y Neuman tuvo que abandonar.

Jared Leto y Anne Hathaway se transforman para 'WeCrashed' en los jóvenes fundadores de WeWork, Adam y Rebekah Neuman.
Jared Leto y Anne Hathaway se transforman para 'WeCrashed' en los jóvenes fundadores de WeWork, Adam y Rebekah Neuman. / Apple TV+

En todos los casos, la relevancia del fundador fue su bendición y su maldición al mismo tiempo. Mike Isaac, autor del libro en el que se basa Super Pumped: la batalla por Uber, aseguraba que todos esos CEOs se habían lanzado a la aventura con las aspiraciones de ser los próximos Steve Jobs y cambiar el mundo: "quieres utilizar el capitalismo y la construcción de una empresa para cambiar el mundo, para dejar marca en el universo, dar al consumismo algo parecido a un propósito más elevado".

Las tres series son historias de auge y caída que quieren mostrar, precisamente, el lado oscuro de esas ínfulas y esos sueños. La importancia de la figura de los fundadores puede derivar rápidamente al endiosamiento y al culto a la personalidad del líder, y los grandes discursos sobre cambiar el mundo, en ocasiones, no son más que cortinas de humo.