Qué es 'Tenemos que hablar de Cosby', la explosiva docuserie sobre el escándalo de abusos sexuales de Bill Cosby
Movistar
Qué es 'Tenemos que hablar de Cosby', la explosiva docuserie sobre el escándalo de abusos sexuales de Bill Cosby

En 2018, Bill Cosby fue condenado por haber abusado sexualmente de más de sesenta mujeres a lo largo de varias décadas. El cómico y actor, considerado el "padre de América", se convirtió en el centro de una conversación que se examina en 'Tenemos que hablar de Cosby', una docuserie que estrena Movistar Plus+ y que intenta profundizar en lo que esas acusaciones representaban para el legado de alguien que tuvo tanto éxito, sobre todo, en los años 80.

Por Marina Such - 16 Jun 2022

El pasado festival de Sundance vio el estreno de una docuserie en cuatro episodios que analizaba un asunto muy espinoso para la comunidad negra en Estados Unidos. Tenemos que hablar de Cosby, que Movistar Plus+ estrena el domingo, se lanza de lleno a analizar la carrera, la fama, la imagen pública y las acusaciones de abuso sexual contra Bill Cosby, el cómico a quien se apodó "el padre de América" por el enorme éxito que consiguió gracias a La hora de Bill Cosby.

En aquella sitcom familiar, el actor era Cliff Huxtable, médico (ginecólogo) casado y con tres hijos que desplegaba un humor apto para toda la familia y, especialmente, tan disfrutable por los espectadores negros como por los blancos y por el público internacional. La imagen de Cosby era la de alguien de fiar, respetable, alguien a quien admirar y que influyó en futuros cómicos como W. Kamau Bell, director de la docuserie.

Él mismo ha afirmado, en una entrevista en The Daily Show, que "Cosby fue una figura cultural y racial enorme en mi vida, y marcó el camino que quería seguir: haz un buen trabajo, sé humorista, pero también sé bueno en el mundo". Y define la serie de una manera muy clara: "Es una conversación sobre Cosby, no un documental de true crime".

Qué cuenta 'Tenemos que hablar de Cosby'

La docuserie cuenta con diferentes testimonios de víctimas, academicos, cómicos y periodistas.
La docuserie cuenta con diferentes testimonios de víctimas, academicos, cómicos y periodistas.

La historia de las acusaciones de abuso sexual contra Bill Cosby se puede seguir hasta 2005, cuando the Washington Post publicó un reportaje en el que varias mujeres contaban que el actor las había drogado y violado. Dicho reportaje motivó un chiste en Saturday Night Live aquel mismo año y otro en 30 Rock en 2009 a los que se prestó muy poca atención, hasta que alguien grabó una actuación del cómico Hannibal Buress en la que hacía una broma sobre las acusaciones contra Cosby en 2014.

El vídeo se hizo viral y empezaron a surgir más mujeres que contaban, esencialmente, lo mismo que las que habían hablado para el Washington Post casi una década antes. De ahí a que hubiera una denuncia formal y un juicio se tardó relativamente poco. Cosby fue condenado en 2018, aunque salió de la cárcel a principios de este año por un tecnicismo legal.

Durante todo este tiempo, la sociedad estadounidense estuvo discutiendo cuál era el legado del humorista a la luz de aquellos testimonios. Seguía habiendo quien defendía su inocencia, pero una parte importante de, especialmente, la comunidad negra se vio replanteándose la percepción que tenía de alguien que, por ejemplo, consiguió Hollywood contratara a especialistas negros para las escenas de acción, en lugar de simplemente pintar de negro a actores blancos.

W. Kamau Bell recurre a algunas de las supervivientes, a otros cómicos, periodistas y académicos para ofrecer el panorama más amplio sobre esa conversación que quiere tener sobre la figura de alguien que criticó en su momento a Eddie Murphy y Richard Pryor por decir palabrotas y ser ofensivos en el escenario. "Pensábamos que conocíamos a Cosby. Nunca conocimos a Cosby", afirma una de las entrevistadas en la docuserie.

Tenemos que hablar de Cosby puede recordar en ocasiones a lo que intenta hacer O.J.: Made in America con la figura de O.J. Simpson, otro hombre afroamericano muy querido y respetado por negros y blancos y que vio su legado manchado por su involucración en un acto criminal, en su caso, el asesinato de su ex mujer. Todos quienes hablan en cada uno de sus episodios se esfuerzan por ofrecer un discurso coherente sobre el legado de Cosby, sobre la impunidad con la que actúan los hombres con poder en la industria del entretenimiento y sobre la importancia que el cómico tenía para una comunidad negra que, hasta entonces, estaba más habituada a verse representada en pantalla prácticamente como delincuentes.