'The Shield' cumple veinte años como la pionera de la Edad de Oro de las series
Noticias
'The Shield' cumple veinte años como la pionera de la Edad de Oro de las series

AXN Now celebra el 20º aniversario de 'The Shield' recuperando la serie completa, lo que es un buen momento para recordar una serie que fue una de las pioneras en la llamada Edad de Oro de las series, pero que no tanta gente recuerda cuando habla de 'Los Soprano' y 'The Wire'.

Por Marina Such - 01 Dec 2022

Solo un par de años después de que Tony Soprano sorprendiera al mundo como ese mafioso italoamericano que iba al psicólogo, y dos años antes de que nos zambulléramos en las esquinas pobres y repletas de camellos de Baltimore, un policía de Los Ángeles con pinta de que era mejor no hacerlo enfadar revolucionaba el género policiaco en televisión. Se llamaba Vic Mackey y era el protagonista de The Shield, serie de FX que cumple veinte años.

Para celebrar ese aniversario, AXN Now la incluye completa en su catálogo, las siete temporadas que muestran la lenta caída a los infiernos de Mackey y su grupo especial de agentes que actúa contra las bandas y el crimen organizado desde una comisaría del centro de Los Ángeles. En 2001, los policías que se veían en televisión eran honrados y se preocupaban por hacer justicia a las víctimas. Incluso el detective Sipowicz de Policías de Nueva York acababa teniendo cualidades redentoras, y un años antes se había estrenado CSI, con su énfasis en que las pruebas nunca mentían.

En The Shield, todo el mundo lo hacía; los policías, los primeros. El episodio inaugural de la serie mostraba a un nuevo agente uniéndose al grupo de Mackey para una operación especial, pero el nuevo es, en realidad, un agente del FBI que está investigando sus actividades ilegales. Su destino ya marca el tono de la serie: nunca des por supuesto nada de lo que estés viendo, sobre todo en el mundo brutal en el que se mueven todos los personajes.

Michael Chiklis se convirtió en una estrella gracias al Vic Mackey de 'The Shield'.
Michael Chiklis se convirtió en una estrella gracias al Vic Mackey de 'The Shield'.

Los grises morales de los protagonistas y la mirada a pie de calle de la actuación de la policía hacían destacar a la creación de Shawn Ryan, guionista que había trabajado en Angel y que, después, sería productor ejecutivo en una variedad de ficciones que incluyen la reciente S.W.A.T. Los hombres de Harrelson. Por el 15º aniversario de la serie, comentaba que la idea le había surgido acompañando a patrulleros de Los Ángeles mientras escribía en Nash Bridges, con Don Johnson como un detective de San Francisco.

"Allí había reglas sobre cómo escribir al héroe y las cosas buenas que el héroe tenía que hacer, el héroe siempre tenía que tener éxito para mostrarlo de la mejor manera. Después de tres años, necesitaba escribir algo que sacara eso de mí. Pensé que escribiría un guion que fuera lo contrario por completo de eso y luego lo olvidaría", explicaba Ryan, pero por aquella época estalló el escándalo Rampart, que destapó una amplia red de corrupción en un programa para la lucha contra las bandas en barrios donde, al mismo tiempo, estaba bajando la criminalidad.

De ahí surgió Mackey, un policía dispuesto a tomar atajos y a ignorar algunas normas con tal de sacar de las calles a los pandilleros y los traficantes. Su grupo tiene una tasa de arrestos y éxitos muy elevada, pero sus métodos sin cuestionables, como mínimo, y eso empieza a llamar la atención de sus superiores.

The Shield puso en el mapa a FX como una cadena que podía producir series de tan calidad y tan innovadoras como HBO, que a principios de los 2000 dominaba esa conversación con Los Soprano y The Wire. También hizo conocidos a actores como el propio Chiklis o Walton Goggins, un secundario que terminaría de consagrarse con su Boyd Crowder de Justified, y también fue de las primeras en atraer talento del cine a la pequeña pantalla. En su cuarta temporada, Glenn Close interpretó a la nueva capitana de la comisaría antes de tener su propio papel protagonista en Daños y perjuicios.

La realización pegada a la calle y todo lo realista posible, sus personajes que se movían constantemente a ambos lados de la ley y la ética y, sobre todo, el arrollador protagonismo de Chiklis convirtieron The Shield en un clásico.