'The Staircase' quiere ir más allá del true crime explorando sus consecuencias
Críticas
'The Staircase' quiere ir más allá del true crime explorando sus consecuencias

El caso que cuenta 'The Staircase', que se estrena en HBO Max, ya centró una famosa docuserie de true crime, pero la serie pretende ir más allá. Su interés está en ver lo subjetivo que es el concepto de justicia, cómo afecta el caso a todos los implicados y cómo determinamos quién es culpable.

Por Marina Such - 06 May 2022

Hay un personaje en The Staircase, la serie que HBO Max estrena hoy con sus dos primeros episodios, que afirma que la justicia es un concepto subjetivo. Que lo que para una persona es justicia, para otra es un agravio, y que la única manera de alcanzar algo parecido a la objetividad es ser conscientes de que es imposible librarse de nuestra subjetividad. Es el mejor resumen de lo que pretende hacer la miniserie, que cuenta de nuevo una historia que se hizo famosa gracias a una docuserie de true crime de 2004: la acusación contra Michael Peterson de haber asesinado a su mujer, Kathleen, al pie de las escaleras de su casa.

Aquella serie, dirigida por Jean-Xavier de Lestrade, ya mostraba el caso desde todos los ángulos posibles: mostraba la estrategia de la defensa, el juicio, hablaba con Michael sobre todas las revelaciones que iban surgiendo, seguía muy de cerca a todos los miembros de su familia que lo acompañaban... Parece difícil que una obra de ficción vaya a encontrar algo distinto que mostrar. Lo que hace Antonio Campos, su creador, es aplicar la subjetividad de cada personaje y, de esa manera, impregnar los episodios de la ambigüedad justa.

Porque a The Staircase no le interesa demasiado dar una respuesta categórica a la pregunta de si Michael mató de verdad a Kathleen. Es probable que esa respuesta no pueda lograrse nunca. Lo que hace la serie es mostrar la onda expansiva del caso, cómo afecta a los numerosos hijos Peterson (dos de la primera mujer, dos adoptadas y una de Kathleen con su primer marido) y cómo su abogado intenta luchar contra la imagen que se pinta del acusado con la nueva información que se va descubriendo.

'The Staircase' se centra en toda la familia Peterson, no solo en Michael.
'The Staircase' se centra en toda la familia Peterson, no solo en Michael.

La familia es muy importante en la serie. De hecho, la escena del crimen se nos presenta a través de Todd, el hijo mayor, que vuelve a casa y se la encuentra de repente repleta de policía y paramédicos. Poco a poco, se van utilizando flashbacks para mostrar la dinámica de todos ellos meses antes de la muerte de Kathleen, dinámica que luego ayuda a su caracterización durante la investigación policial, el juicio y todo lo que siguió a él. Se rompen algunos lazos, se fortalecen otros, y todo acaba girando sobre quiénes creen cada uno de ellos que tienen la culpa de todo, no solo del fallecimiento de su madre.

Esos flashbacks también permiten que conozcamos a la propia Kathleen y nos dan más información para que siempre se construya esa ambigüedad. ¿La mató Michael en un arrebato de furia? ¿Se cayó ella por las escaleras por culpa del vino y el Valium que se había tomado? Para The Staircase, cualquiera de las dos opciones es válida: depende de quién las vea, elegirá una u otra, como si abriera la famosa caja del gato de Schrödinger.

Las interpretaciones de los actores y, sobre todo, la de Colin Firth como Michael Peterson van también por ahí. Lo presenta como un tipo muy humano, en el sentido de que puede ser contradictorio, cabezota, egocéntrico, sensato, ocultar secretos y ser honesto, todo a la vez. Puede haber asesinado a su mujer, puede estar acusado de algo que no cometió y puede estar aterrado de entrar en la cárcel y querer evitarlo a toda costa, y de estar apartando sin darse cuenta a todos los hijos que no sean el mayor.

'The Staircase' presenta varias versiones de lo que ocurrió la noche que murió Kathleen.
'The Staircase' presenta varias versiones de lo que ocurrió la noche que murió Kathleen.

Pero la serie aún añade otro aspecto más, porque integra a Jean-Xavier de Lestrade y su productor mientras investigan el caso y graban a los Peterson para la docuserie. Los dos funcionan a veces como enlaces con el espectador porque comentan entre ellos si Michael lo hizo o intercambian algunas miradas muy significativas si los hermanos discuten por Clayton, el más tarambana de todos. Adoptan el mismo punto de observadores que sigue la serie en sus primeros capítulos, pero esta se permite ciertas licencias dramáticas al recrear determinadas situaciones que, de otra manera, solo conoceríamos porque alguien las cuenta.

En esas licencias es donde The Staircase puede resultar más explícita de lo esperado, pero todas se encaminan a lo mismo: a que tengamos el panorama más amplio posible del caso y de las relaciones entre los Peterson. Porque, por supuesto, la fachada de gran familia bien avenida es eso, fachada.