'The Walking Dead', la serie que revitalizó el género zombi para una nueva generación
Noticias
'The Walking Dead', la serie que revitalizó el género zombi para una nueva generación

Esta noche arranca en FOX la segunda tanda de los últimos episodios de 'The Walking Dead', el otro gran fenómeno de la televisión de los últimos diez años junto con 'Juego de tronos'. El mundo de la serie va a continuar en otros spin-off, pero es el momento de echar la vista atrás al legado de los zombis creados inicialmente por Robert Kirkman en los cómics.

Por Marina Such - 21 Feb 2022

Los dos grandes fenómenos populares globales que han dado las series en la última década se estrenaron con algo más de seis meses de diferencia hace una década. Juego de tronos debutaba en HBO en la primavera de 2011, pero antes, en el otoño de 2010, lo había hecho en AMC la adaptación de un exitoso cómic de terror de Robert Kirkman, The Walking Dead, que destacaba en la programación de una cadena cuyos buques insignia eran dos series tan distintas de aquella como Mad Men y Breaking Bad.

Las dos ficciones tenían como puntos en común trasladar a la pequeña pantalla libros o cómics que eran bestsellers y habían sido saludados como renovadores de sus respectivos géneros, y convertirse rápidamente en las ficciones más vistas de sus respectivas cadenas. En el caso de The Walking Dead, incluso fue la más vista de toda la televisión estadounidense entre las temporadas cuarta y sexta, rozando los 16 millones de espectadores con el final de la quinta.

La undécima temporada está marcada como la última, pero su despedida se está dividiendo en varios tramos durante este 2022. FOX estrena esta noche la segunda parte de esos capítulos finales, una en la que la lucha contra la Mancomunidad va a ocupar el centro de la historia y que destaca bastante si echamos la vista atrás para recordar sus orígenes.

Rick Grimes en 'The Walking Dead' con su más fiel amiga entre sus dedos.
Rick Grimes en 'The Walking Dead' con su más fiel amiga entre sus dedos. / AMC

Que estaban prácticamente en un único hombre, Rick Grimes, policía herido en acto de servicio que se despierta en un hospital desierto y arrasado, con una puerta en la que alguien ha escrito aquel famoso "don't open. Dead inside", y sin saber qué ha pasado en esos días en los que ha estado en coma para que, de repente, haya llegado el fin del mundo. La huida de Grimes de esa Atlanta tomada al asalto por los zombis y la búsqueda de su mujer y su hijo, que están refugiados con un pequeño grupo de supervivientes, dio a la corta primera temporada de The Walking Dead su impulso y daba, de paso, un ligero volantazo al género de zombis.

De sus inicios como metáfora de todo tipo de problemas sociales, los muertos vivientes habían ido derivando hacia otros monstruos más para aterrorizar a los protagonistas. 28 días después los había convertido en más letales y había enfatizado la dificultad de la supervivencia, y el cómic de Kirkman había pasado a centrarse más en los extremos a los que los seres humanos podían llegar para seguir con vida. Ese es el principal legado de la serie: poner el foco en cómo los vivos son los verdaderos monstruos capaces de las atrocidades más inimaginables.

Así es cómo The Walking Dead fue creando a la ristra de villanos con los que el grupo de Rick ha tenido que vérselas a menudo. Del Gobernador y su creencia a ultranza de que el fin justifica los medios (todos) a los caníbales de Terminus, los Susurradores o el gran malo de las últimas temporadas, Negan, alguien con una popularidad tal entre los fans, que ha terminado integrado entre los "buenos" (aunque sabemos que no lo son tanto). Aquí no importa averiguar qué causó el apocalipsis o si se puede revertir, pese a que es algo que se trata en algunas temporadas, sino si es posible que todos los vivos puedan convivir sin matarse unos a otros por juegos de poder.

La Mancomunidad es el nuevo "refugio" introducido en la 11ª temporada de 'The Walking Dead'.
La Mancomunidad es el nuevo "refugio" introducido en la 11ª temporada de 'The Walking Dead'.

Ese enfoque más la brutalidad y la facilidad con la que la serie mataba a sus personajes le granjeó una legión de seguidores y revitalizó el género zombi con propuestas que intentaban ofrecer algo diferente, ya fuera una ambientación en la Corea medieval o ser una comedia negra de barrio residencial. Hasta llegó un punto en el que era lícito preguntarse si, entre imitadores, nuevas series con zombis y spin-offs de The Walking Dead, no habíamos alcanzado un punto de saturación.

Sin embargo, parece que el público no está cansado aún de estos muertos que caminan. Aunque sus audiencias ya no son las de su momento de gloria, la serie continúa siendo un activo importante para AMC y es una habitual en los catálogos de las plataformas de streaming, donde no es raro que figure entre las más vistas. Será interesante ver la expectación capaz de generar con su último episodio.