Así es 'Tiempo de victoria', la serie de HBO Max sobre el espectáculo de los Lakers de los 80
HBO
Así es 'Tiempo de victoria', la serie de HBO Max sobre el espectáculo de los Lakers de los 80

En la historia del deporte, y del baloncesto en concreto, ha habido pocas épocas más rutilantes y exitosas como la de los Lakers del showtime, que cambió la NBA para siempre. HBO Max va a contar esa historia de campeonatos, dinero, fiestas y Hollywood en una serie de la que te adelantamos todas las claves.

Por Marina Such - 01 Mar 2022

El camino de la NBA hacia convertirse en la mejor liga de baloncesto del mundo, y en un espectáculo seguido por espectadores de todo el planeta, puede decirse que empezó en 1979, cuando Los Ángeles Lakers eligieron en el draft a Earvin "Magic" Johnson, un base de dos metros de altura que hacía cosas en la cancha que no se habían visto hasta entonces. Era la pieza que faltaba en una plantilla que incluía a un pívot legendario como Kareem Abdul-Jabbar, y con quien el equipo ganaría cinco campeonatos de la NBA entre 1980 y 1988, iniciando también una rivalidad con los Boston Celtics de Larry Bird que convirtió una liga en bancarrota en un espectáculo imperdible.

Con esos mimbres se construye Tiempo de victoria: la dinastía de los Lakers, la serie que HBO Max estrena el próximo 7 de marzo y que aspira a ser tan entretenida en su narración como lo era ver jugar a aquellos Lakers. Su showrunner, Max Borenstein, explicaba en la sesión sobre la ficción en los encuentros con la TCA que "intentamos, sobre todo, divertirnos, pero es una serie sobre teatralidad. Este es el momento en el que el deporte se convirtió en entretenimiento. Los Lakers, Jerry Buss, esa era su visión, así que (queríamos) encontrar la manera más teatral de llevar al público en este viaje".

La serie se basa en un libro de Jeff Pearlman que adaptó el guionista Jim Hecht, y tanto él como Borenstein y Adam McKay, productor y director del primer episodio, tenían muy claro qué es lo que hace especial al proyecto, y es la personalidad de Magic Johnson, que no está involucrado en la serie y, al parecer, tampoco está demasiado contento con su existencia. McKay señalaba que "con Magic, lo increíble era que tenía esta mezcla de alegría y habilidad y victoria que, hasta aquel momento (...), estaba esta idea, algo así como Bobby Knight, de que la respuesta eran tres pases antes de lanzar (...). Creo que lo que es tan emocionante de esta historia es que ves que este estilo, ante el que la gente previamente ponía los ojos en blanco, convertirse en el estilo dominante en la NBA".

John C. Reilly, Gabby Hoffman y Hadley Robinson son los miembros de la familia Buss propietaria de los Lakers.
John C. Reilly, Gabby Hoffman y Hadley Robinson son los miembros de la familia Buss propietaria de los Lakers.

El director también es consciente del nivel de escrutinio al que va a estar sometida Tiempo de victoria. La exitosa racha de aquellos Lakers transformó el Forum de Inglewood, donde jugaban, en el lugar de moda de la ciudad aunque el barrio fuera de todo menos glamouroso y estuviera lejos de Hollywood. Ese fue el momento en el que Jack Nicholson se convirtió en habitual de sus asientos a pie de pista, también porque las fiestas post partido y los excesos eran igualmente legendarios.

Ni Magic, ni Kareem Abdul-Jabbar ni buena parte de aquellos Lakers quieren saber nada de la serie, y la NBA ha mirado con lupa si la producción tiene los permisos para utilizar sus logos, pero nada de eso hace mella en el entusiasmo de McKay por el proyecto: "afrontamos esto con buenas intenciones, pero estos tipos no lo saben. Están acostumbrados hasta cierto punto a que algunos medios siempre vayan a por ellos, y si pudiera hablar con ellos les diría 'no, no os preocupéis, vamos a contarlo todo', pero lo entiendo, no me conocen ni a mí ni a Max Borenstein y están en su derecho de que no les guste".

Para transmitir esa sensación de diversión de la que hablaba Borenstein, Tiempo de victoria hace que algunos de sus personajes hable a cámara. Uno de los que más lo hace es Jerry Buss, que compra los Lakers a finales de los 70 con la esperanza de transformarlos en un equipo ganador. Su intérprete, John C. Reilly, explicaba cómo se había preparado para ello: "tienes que decidir algunas características para tu compañero en la escena, la cámara (...). Estás hablándole a todo el mundo, así que intenté ser lo más específico e íntimo que pude para construir esa relación (con el público) en todos los episodios".

Solomon Hughes, como Kareem Abdul-Jabbar en 'Aterriza como puedas'.
Solomon Hughes, como Kareem Abdul-Jabbar en 'Aterriza como puedas'.

La serie quiere ofrecer la panorámica completa de aquella época, y cuenta para ello con un reparto impresionante que incluye también a Sally Field, Jason Segel y Jason Clarke, entre otros, pero donde se juega una parte muy importante de su credibilidad es en los actores que deben interpretar a iconos de la NBA como Magic y Kareem. No solo debían de ser buenos intérpretes, sino que también debían de dar el pego jugando al baloncesto, para lo que la producción contrató a Idan Ravin, un preparador que ha entrenado desde a Kobe Bryant hasta Stephen Curry, y al ex jugador Rick Fox.

Los elegidos fueron dos debutantes, Quincy Isaiah y Solomon Hughes, que estudiaron a fondo los movimientos de ambas leyendas para copiarlos de la manera más fiel posible en las escenas de partidos. Isaiah, que jugó al fútbol americano en la universidad, también es de Michigan, como Magic, y afirmaba que "sé que, para mí, una de las cosas más importantes... es una serie de baloncesto, así que intento asegurarme de que todo el baloncesto es fidedigno y me aseguro de que sea algo en lo que puedo confiar y pensar 'lo he hecho bien. En todo caso, me parezco a él en la cancha'".

Y en el reparto de jóvenes actores que dan vida a los jugadores también se incluye DeVaughn Nixon, hijo precisamente de Norm Nixon, uno de los Lakers de aquellos años. En el intento de fidelidad a lo que Tiempo de victoria retrata, esta sea probablemente la circunstancia más increíble de todas.