Ver o no ver: '1899' en Netflix
Netflix
Ver o no ver: '1899' en Netflix

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es '1899', la nueva producción de misterio de Netflix de los mismos creadores que 'Dark'.

Por Marina Such - 18 Nov 2022

Uno de los éxitos más inesperados de Netflix en la última década bien puede ser Dark, una serie alemana de misterio que empezaba con la típica premisa de niños que desaparecen en el bosque y añadía después un inquietante túnel bajo una central nuclear, un aún más inquietante búnker y viajes en el tiempo que llevaron a sus fans a hacerse una cronología de líneas temporales y personajes más complicada que el árbol genealógico de los Targaryen.

Sus tres temporadas convirtieron al matrimonio formado por Jantje Friese y Baran bo Odar, creadores de la serie, en pequeñas estrellas dentro de la plataforma y en guionistas de los que se esperaba con mucha expectación su siguiente proyecto. Este es 1899, que Netflix ha estrenado esta semana y que parece Los Vengadores de las series de éxito internacionales de la plataforma. Su reparto está formado por protagonistas de The Rain, de Élite, de la propia Dark, de Equinox, un grupo internacional que tiene que reflejar la diversidad de nacionalidades presente en el barco en el que transcurre todo.

La serie es ambiciosa no solo en el número de personajes que maneja y en la escala a la que opera su misterio, sino que se ha rodado enteramente en plató y en un set virtual llamado Dark Bay que simula el océano abierto por el que navega el Kerberos, rumbo a Nueva York.

De qué va '1899'

En 1899, un barco repleto de emigrantes, mayoritariamente europeos, navega camino a Nueva York. Cuatro meses antes, otro navío de la misma compañía, el Prometheus, desapareció siguiendo la misma ruta y nunca más volvió a saberse de él. En el pasaje a bordo del Kerberos viajan varias personas que están huyendo de algo y, entre ellas, hay algunas que reciben misteriosos mensajes sobre lo que está ocurriendo realmente en la travesía.

Además, el capitán del barco recibe un mensaje de auxilio del Prometheus que lo lleva a encontrarlo en medio del mar, a la deriva y completamente vacío. ¿Qué ocurrió en ese navío? ¿Y qué está pasando en el propio Kerberos, donde todo el mundo tiene secretos y donde se suceden los hechos extraños e inexplicables?

Lo mejor y lo peor

Aneurin Barnard, Emily Beecham y Andreas Pietschmann, en '1899'.
Aneurin Barnard, Emily Beecham y Andreas Pietschmann, en '1899'. / Netflix

Desde el principio, 1899 se esfuerza por construir una atmósfera inquietante y en la que no puedes fiarte de nada de lo que veas. El primer episodio se centra en Maura Franklin, una mujer atormentada que no está segura de si las visiones que tienen son reales o no y que está en el barco con la misión de encontrar a su hermano y averiguar en qué anda metido su padre, que no parece que sean actividades benéficas.

A través de ella es como conocemos al resto del pasaje y a la tripulación, especialmente al capitán, que arrastra sus propios fantasmas, y también desde el principio tenemos pequeñas pistas de lo que puede estar ocurriendo. O, al menos, de que la realidad que nos muestra el episodio puede no ser tal (como cuando todos los comensales del comedor levantan a la vez sus tazas de té). 1899 parece estar preparándonos para un giro tipo Matrix.

O tipo Perdidos, porque es difícil no acordarse también de esa serie. Los fans de Dark, probablemente, se sentirán como en casa siguiendo todas las pistas que aparecen como parte del mobiliario (el libro que Maura está leyendo, El despertar, que es un clásico de la literatura feminista, o los números de los camarotes, o que nadie en ese barco sea quien dice ser, o que su nombre, Kerberos, haga referencia al perro de tres cabezas que guardaba la puerta al inframundo en la mitología griega), pero también es probable que los que no estén familiarizados con esa ficción sea vean abrumados.

El barco de '1899' se enfrenta a todo tipo de extraños sucesos.
El barco de '1899' se enfrenta a todo tipo de extraños sucesos.

Porque el principal problema de la serie es que nos está gritando constantemente que prestemos atención, que todo es muy misterioso, que hay un misterio muy grande que va más allá de los dos barcos, que los pasajeros también son un misterio y que si nos parece que la palabra misterio se repite demasiadas veces en esta frase, es porque da la sensación de que es el único andamiaje de 1899.

La aparición repentina de polizones desconocidos, el hecho de que los pasajeros no puedan entenderse porque cada uno habla un idioma distinto y pocos saben inglés, todo lo que rodea al Prometheus... Friese y bo Odar fuerzan mucho esa inmersión en el, digámoslo otra vez, misterio, como si bastara con presentar diversas cosas sin explicación, gente con cara de ocultar su verdad y mucha niebla para construir una intriga realmente absorbente.

En ese aspecto, el primer episodio de Dark era mucho más convincente que el inaugural de 1899 porque su virtud era que jugaba con menos elementos, pero sabía cómo conjugarlos para generar en el espectador cierta curiosidad. Luego fue ampliando su mundo y sus misterios hasta que eran casi inmanejables, mientras que 1899 opta por arrancar directamente ahí.

El veredicto

El pasaje del Kerberos en el primer episodio de '1899'.
El pasaje del Kerberos en el primer episodio de '1899'.

A priori, el punto de partida de 1899 es atractivo porque los barcos fantasma siempre funcionan, pero la serie enfatiza demasiado que dentro de ella hay un puzzle demasiado complejo para contar en una única temporada y para que el espectador pueda resolverlo por sí mismo. Las caracterizaciones de los personajes son inexistentes más allá de que también forman parte del misterio y, si este otoño ha destacado por las quejas por la oscuridad de las escenas nocturnas en series como La Casa del Dragón, toda 1899 cae presa del mismo mal.

La impresión final de la serie dependerá de cómo evolucione y si resuelve sus misterios (y cuántas incógnitas nuevas abren esas respuestas). Sus creadores han afirmado que tienen ideas para continuarla hasta la tercera temporada, siguiendo el esquema de Dark, pero veremos cuánto rizan el rizo para completar dicho plan.