Ver o no ver: 'Alba' (ATRESplayer Premium)
Atresplayer
Ver o no ver: 'Alba' (ATRESplayer Premium)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Así sabrás si merece la pena seguir viéndola o no. O lo que es lo mismo: si vas a perder tu tiempo, o a invertirlo.

Por Ignacio Parrón - 11 Mar 2022

Volvamos atrás en el tiempo, hasta 2018. En los años previos, un fenómeno televisivo estaba expandiéndose por el mundo, especialmente por Europa del Este y América Latina. Atresmedia vio su potencial y sorprendió con el anuncio de la compra de Fatmagül, una telenovela proveniente de Turquía. El melodrama fue todo un éxito en la TDT y el interés por este tipo de series creció de manera inesperada.

Cuatro años más tarde, han conquistado hasta el prime time de las cadenas generalistas. Solo era cuestión de tiempo que comenzásemos a producir nuestros propios remakes, y ese fue el caso de Alba, la adaptación de la ya mencionada Fatmagül.

Aunque la ficción española parte de la misma premisa que la serie original, poco más tienen que ver. Para empezar, por una cuestión de formato: la original cuenta con 35 episodios, frente a los trece de Alba. Además, las diferencias culturales entre ambos países requieren enfoques distintos para cada caso. Es por eso que la serie española cuenta con una identidad propia diferenciada de Fatmagül. ¿Será suficiente para que la veamos? ¿Estará a la altura del fenómeno que supuso su predecesora?

De qué va

Elena Rivera interpreta a Alba, una joven que vuelve al pueblo para pasar las vacaciones de verano junto a Bruno, un vecino con el que se ha reencontrado en Madrid y ha iniciado un romance. Una mañana, Alba se despierta en la playa tras una noche de fiesta y sin recordar nada. Las pruebas demuestran que fue violada por cuatro agresores y con altas dosis de droga en sangre.

El espectador sabe que los responsables son tres jóvenes, amigos de familia adinerada de Bruno, que le habían echado algo en la bebida a Alba y esperaron a que saliese del pub para agredirla. De hecho, casi todos los personajes lo saben, pero los intereses de unos y otros entran en juego para ocultarlo a cambio de su propio interés personal. ¿Logrará Alba que la verdad salga a la luz? Y, lo más importante, ¿tuvo algo que ver su novio con la violación?

Lo mejor y lo peor

En 'Alba', desde el principio sabemos quiénes son los agresores de la protagonista.
En 'Alba', desde el principio sabemos quiénes son los agresores de la protagonista.

A la hora de abordar un asunto tan delicado y traumático como una violación, es fácil equivocarse con la caracterización. Sin embargo, el primer episodio de Alba logra hacerlo con un gran éxito. Una de sus virtudes es que huye en todo momento del morbo. La primera vez que se nos presenta lo hace a través de sus consecuencias, las marcas que dejó en el cuerpo de la protagonista. De hecho, lo mejor de su piloto es precisamente esa escena.

Tras el examen físico, llegan las preguntas de médicos y policía sobre lo ocurrido. Algunas de ellas lógicas, otras con falta de empatía y, las peores, sobre la fina línea entre esclarecer lo ocurrido y culpabilizar a la víctima. Es cierto que cae en algún tópico y alguna frase “panfletaria” pero, en líneas generales, el tratamiento cumple con lo que requiere.

Otro de sus puntos a favor es el retrato de la “cultura del silencio”, cómo se cuestiona si no se habría pasado con el alcohol o las drogas, cómo hasta su propia cuñada busca antes chantajear a los agresores a que sean denunciados… La triste soledad que las víctimas viven en muchos casos. Una de las mejores escenas, si no la mejor, es el interrogatorio a Alba tras el examen médico. Pablo Guerrero le regala a Elena Rivera una sucesión de primeros planos para que se luzca mientras responde en una mezcla entre dramatismo ante lo sucedido e incredulidad por las preguntas que le hacen. En cierto grado, recuerda a cómo Spielberg separaba a los adultos de los niños en E.T., no mostrándoles de cintura para arriba durante la primera mitad del largometraje para reflejar la brecha entre ellos, que en este caso sería víctima/sociedad.

'Alba' muestra la violación, primero, a partir de las consecuencias que tiene en su víctima.
'Alba' muestra la violación, primero, a partir de las consecuencias que tiene en su víctima.

La tercera gran virtud de la serie la encontramos en su reparto. Entre nombres veteranos de la talla de Tito Valverde, Adriana Ozores, Luis Iglesia o Miquel Fernández, quienes más destacan son sus jóvenes protagonistas. De todos ellos, hay dos que brillan con luz propia. Una es Elena Rivera, estrella absoluta de la serie y que da sentido a todo. Es un escalón más que acerca a la actriz a ser la nueva estrella televisiva en España. El otro es el de Álvaro Rico, que está impecable como Jacobo, el líder del grupo de violadores y un hijo de p*** al que vas a odiar. Mucho. Y que consigue dar mucho asco.

Esto va unido a uno de sus problemas. Y es que los personajes están muy polarizados, sobre todo los agresores. Al menos en el primer episodio, los malos son muy malos y te caen muy mal, no deja mucho margen a grises o a momentos con algo de empatía. Probablemente ese sea el mensaje que quiere dar la serie con respecto a los violadores, pero a nivel narrativo y de interés, se agradecería que no fuesen tan “químicamente” malos.

El otro problema es su enfoque. La serie ha dejado varias tramas abiertas, pero todas parecen ir enfocadas a convertirse en una suerte de thriller en el que veremos si los agresores acaban pagando por su crimen o no y en si Bruno estuvo o no implicado. A estas alturas, se queda en algo muy básico comparado con el momento social que vivimos con respecto a este tema. Al final lo que consigue es perder interés y profundidad en el aspecto psicológico de la violada, incluso de los violadores, cuando se la compara con otros títulos similares como Creedme o Podría destruirte.

Veredicto

Eric Masip y Elena Rivera son Bruno y Alba.
Eric Masip y Elena Rivera son Bruno y Alba.

Alba es una serie que innegablemente funciona. Su retrato sobre la violación y la cultura del silencio es muy acertado y nos ofrece una serie que no puede estar más vigente. Pese a que no profundice tanto en sus personajes ni en ciertas cuestiones en detrimento de una trama más corriente e incluso previsible, invita a continuar viéndola para descubrir cómo logra salir la protagonista adelante tras un hecho tan traumático y con el deseo de que los agresores, y en especial el hijo de p*** de Jacobo, paguen por lo sucedido.