Ver o no ver: 'Alma' (Netflix)
Netflix
Ver o no ver: 'Alma' (Netflix)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es 'Alma', una producción española de Netflix salida de la mente de Sergio G. Sánchez.

Por Marina Such - 19 Aug 2022

El cine de terror español lleva ya bastante tiempo viviendo una época dorada en cuanto a visibilidad internacional y éxito de público. Entre sus mayores éxitos de taquilla figura El secreto de Marrowbone, una historia de hermanos escondidos en una casa encantada que suponía el debut en la dirección de Sergio G. Sánchez, más conocido hasta entonces por sus colaboraciones con Juan Antonio Bayona en los guiones de El orfanato y Lo imposible.

Sánchez mantiene su interés por los fantasmas, las decisiones del pasado de las que te arrepientes y las fuerzas sobrenaturales de aviesas intenciones en Alma, la serie que ha creado para Netflix y que se estrena hoy. Llega formando parte del catálogo de series juveniles de misterio que la plataforma considera cruciales para atraer la atención de ese público más joven, y su reto será intentar diferenciarse en algo más que en los espectaculares paisajes asturianos en los que está rodada.

Alma, además, tiene un reparto repleto de actores al alza en el que el nombre más conocido puede ser el de Milena Smit, pero que encabezan Mireia Oriol (Las del hockey), Alex Villazán (SKAM España), Claudia Roset (también salida de SKAM) y Pol Monen, entre otros. Su temática puede recordar a otro estreno de terror de Netflix, Feria. La luz más oscura, pero hay varios aspectos que las separan. Veamos qué ofrece su primer episodio.

De qué va 'Alma'

Alma ha pasado el fin de semana en un refugio de montaña con sus compañeros de clase, celebrando la última noche una fiesta en la que salen a relucir algunos asuntos sin resolver entre la propia Alma, su mejor amiga, Deva, y Tom, el chico que les gusta a las dos. Al día siguiente, se suben todos en el autobús para volver a casa pero, de repente, se ven rodeados por una densa niebla y el vehículo se despeña por un barranco. Alma es de las pocas supervivientes y de algunos de los chicos no se llega a recuperar su cuerpo.

Cuando se despierta en el hospital, sin embargo, algo no encaja. Alma no recuerda quién es, qué ha pasado, ni quiénes son esas personas que rodean su cama y, además, tiene unas inquietantes visiones precedidas por destellos luminosos, un poco al estilo de Hereditary. Algo extraño está ocurriendo, pero Alma está perdida. Quizá tenga también algo que ver Martín, uno de sus amigos desaparecidos, y una leyenda de las montañas sobre un espíritu maligno que habita en la región.

Lo mejor y lo peor

Pol Monen es un guía de montaña que también quiere averiguar la verdad en 'Alma'.
Pol Monen es un guía de montaña que también quiere averiguar la verdad en 'Alma'. / Lander Larrañaga (Netflix)

Lo que más llama la atención de Alma es lo bien construida que está su atmósfera de que hay algo oscuro y malvado esperando el momento para salir a la luz. El primer episodio presenta a sus personajes en esa fiesta previa a su marcha a la mañana siguiente, y aunque sirve para hacerse una idea de qué relaciones hay entre ellos, es más un boceto que otra cosa. Tenemos la idea general de que Alma, Deva y Tom eran muy amigos y, ahora, ha pasado algo que ha agriado su relación, pero cuesta quedarse con quiénes son los demás y qué pintan en toda la historia.

Los personajes son el punto más débil en el inicio, aunque es probable que la serie vaya rellenando la información que nos falta sobre ellos en los siguientes episodios. Y es una pena que ahí flojee porque lo mejor, con mucha diferencia, del episodio es la escena del accidente. Sánchez escribe y dirige el capítulo y, aunque abuse de los clásicos planos aéreos de los thrillers, consigue generar tensión e ir aumentando la inquietud que sienten los personajes al verse perdidos en una niebla que, desde luego, tiene poco de natural.

La relación de Alma y sus amigos va a ser importante para resolver el misterio.
La relación de Alma y sus amigos va a ser importante para resolver el misterio.

Esa escena contiene algún que otro susto y deja el episodio en todo lo alto, tanto, que el desafío de mantener el nivel del resto de la temporada es bastante complicado. De hecho, cada vez que Alma se adentra en los caminos del terror es cuando mejor funciona, y los desdobles de imagen y los juegos con la luz contribuyen a crear aún más confusión en su protagonista.

Algo que también es de agradecer es que no esconda sus cartas (o no todas) y que nos dé una pista de por dónde van a ir los tiros con bastante rapidez. En el primer capítulo se insinúa esa presencia oscura en las montañas y la existencia de todo un mundo de sombras y fantasmas listo para inmiscuirse en el nuestro, por lo que el misterio va a estar más en qué recordará Alma cuando supere su amnesia y si sus visiones están indicando algo importante.

Veredicto

Milena Smit y Mireia Oriol, en 'Alma'.
Milena Smit y Mireia Oriol, en 'Alma'. / Quim Vives (Netflix)

En cuanto a misterios sobrenaturales juveniles, Alma figura entre los que tienen más claro lo que es y lo que quiere contar de los estrenados por Netflix. Sus momentos de terror funcionan bien y Mireia Oriol es una protagonista con potencial, aunque empiece siendo demasiado hermética. El principal problema es que el resto de tramas alrededor de ella tiene menos interés y, sobre todo, la construcción de personajes no es más que un bosquejo en el principio.

Sí es un acierto arrancar centrándose principalmente en ella, aunque se insinúa que el mundo de la serie es bastante más amplio. Tiene una atmósfera inquietante bastante eficaz (perros que ladran a la nada en medio de un pasillo es un truco que siempre funciona) y da la sensación de que no va a escamotear información para forzar al final un giro que nadie veía venir. Al menos, el primer capítulo no permite pensar eso.

Sin embargo, puede quedarse un poco corta para quienes busquen una historia de terror (la trama avanza lenta en ese aspecto). El accidente del autobús sí es un estándar notable para el resto de la temporada.