Ver o no ver: 'Colegio Abbott' (Disney+)
Críticas
Ver o no ver: 'Colegio Abbott' (Disney+)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Así sabrás si merece la pena seguir viéndola o no. O lo que es lo mismo: si vas a perder tu tiempo, o a invertirlo.

Por Ignacio Parrón - 03 Jun 2022

Volvemos al colegio, aunque seguramente este no sería al centro al que nos gustaría acudir. Disney+ ha estrenado esta semana la sitcom Colegio Abbott, un falso documental que sigue a los profesores de uno de los peores colegios de toda Filadelfia y que denuncia la falta de recursos por parte de las instituciones para la educación.

En Estados Unidos fue toda una revelación que consiguió de manera instantánea el favor del público y la prensa especializada. De hecho, fue calificada como una mezcla entre The Office y Community. Palabras mayores, aunque ya sabemos cómo funciona lo de las comparaciones. ¿Son acertadas? ¿Es tan buena como parece? Hablemos de ello.

De qué va ‘Colegio Abbot’

'Colegio Abbott' es mockumentary que denuncia la precariedad en la educación pública
'Colegio Abbott' es mockumentary que denuncia la precariedad en la educación pública / Serielistas

Como decíamos antes, la serie es un falso documental que sigue al profesorado del Willard R. Abbott Elementary School, un colegio público que tiene que lidiar con una escasez absoluta de recursos, una dirección incompetente e inoperante y un alumnado en riesgo de exclusión social, predominantemente afroamericano. Janine es una de las maestras y la protagonista, una docente optimista y con ganas de ayudar a salir adelante a los niños, pero se enfrenta a la apatía de sus compañeros y la barrera de una directora que ni sabe ni quiere ayudar o pelear por mejorar sus condiciones. Ella no ceja en su empeño e intentará sacar lo mejor de sus compañeros, entre ellos un nuevo profesor con el que tiene mucha química…

Lo mejor y lo peor

Los protagonistas de 'Colegio Abbott' son un grupo de profesores
Los protagonistas de 'Colegio Abbott' son un grupo de profesores / Serielistas

A rasgos generales, el primer episodio de Colegio Abbott tiene las virtudes y problemas habituales del piloto de una sitcom. Una serie como esta vive principalmente de las dinámicas entre personajes y de cómo reaccionan ante determinadas situaciones, y el primer episodio suele ser más lento para poder introducirlos bien a todos y plantar las semillas para los siguientes. Y esta no es una excepción.

El primer episodio gira en torno a una moqueta estropeada y a la falta de recursos para conseguir una nueva. Una trama sencilla y que presenta a la perfección la temática, a sus protagonistas y cómo se enfrentan cada uno al conflicto. Su mayor problema es que quizás se centré demasiado en dejar claras las características básicas de cada uno de ellos, sacrificando la comedia. Ojo, que no quiere decir que no la haya. El episodio en sí mismo es divertido durante sus casi 25 minutos, porque la situación es absurda (y tristemente real), pero se echan en falta más presencia de gags cómicos. Eso sí, los pocos que hay son hilarantes. La escena con el bedel y los Iluminati es para soltar una carcajada, y es aún más graciosa sabiendo que en Estados Unidos eso es anécdota, no chiste.

La ausencia de gags, aun así, puede estar justificada por su otra vertiente. A diferencia de otras sitcoms, Colegio Abbott tiene una intención crítica de denunciar la situación de la educación pública y la falta de recursos en muchos institutos. De hecho, la serie está basada en la experiencia de la madre de Quinta Brunson, su creadora y protagonista. Esta es la parte mejor llevada, seguramente. Su tratamiento es muy ligero y, sin embargo, contundente. No deja de ser divertida en ningún momento, aunque no sea graciosa. Y seguramente sea este el tono que busca la serie: más allá de una sitcom clásica que encadena un chiste tras otro, que también los hay, quiere ser una serie divertida que muestre la precariedad de los profesores.

Y funciona, principalmente, por los personajes. Brunson ha jugado muy bien con su presentación. Nos muestra los dos o tres rasgos necesarios para hacerlos reconocibles y los conflictos que van a generar y, además, equilibra muy bien el que tengan una identidad propia con recordarnos a otros referentes que ya triunfaron para atraparnos. Porque Janine tiene ese optimismo y espíritu que derrochaba Leslie Knope, el personaje de Amy Poehler en Parks and Recreation, y Ava Coleman, la directora, es inepta y detestable como lo era Michael Scott en la primera temporada de The Office. Hasta se nos presenta una futura tensión sexual entre Janine y un nuevo profesor, Gregory, cuya desidia, falta de interés en involucrarse y un talento desaprovechado nos hacen pensar en Jim Halpert. ¡Si hasta miran a cámara igual!

Para ir cerrando, y ya que hablamos de las cámaras, lo único que no acaba de encajar del todo es el formato de mockumentary. Pese a ser un falso documental, el formato está muy poco aprovechado. De hecho, en cierto momento del episodio avisan de la presencia del equipo de grabación, por si no había quedado claro. Se parece mucho más al uso que hacen en Modern Family de este recurso que en The Office o Paks and Rec. No aporta realmente nada ni a la historia ni formalmente. Hubiese sido más efectivo, quizás, sustituirlo por rupturas de la cuarta pared de una manera similar a la de Fleabag.

Veredicto

'Colegio Abbott' podría ser una de las comedias del año
'Colegio Abbott' podría ser una de las comedias del año / Serielistas

Pese a ese arranque algo lento para ser una comedia, todos los elementos apuntan a que será una de las comedias del año. No tiene grandes chistes, pero no deja de ser divertida. Su humor es sutil y inteligente, y seguramente quiera ser así. Los personajes son carismáticos y se intuye que darán mucho juego. Las sitcom normalmente tardan tres o cuatro episodios en coger ritmo de crucero, así que si este es el punto de partida, Colegio Abbott es una de las series imprescindibles para este año.