Ver o no ver: 'La noche más larga' (Netflix)
Netflix
Ver o no ver: 'La noche más larga' (Netflix)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana echamos un vistazo a 'La noche más larga', la esperanza de Netflix de encontrar su nueva 'La casa de papel' ambientada en una cárcel psiquiátrica.

Por Marina Such - 08 Jul 2022

Los thrillers gallegos llevan ya un tiempo encontrando buena acogida entre los espectadores. Del éxito sorpresa de El sabor de las margaritas a El desorden que dejas, esas historias consiguen entrelazar bien el escenario donde transcurren con el misterio que se ha de resolver. En uno de esos thrillers, Néboa, escribieron Xosé Morais y Victoriano Sierra Ferreiro, los creadores de La noche más larga, que Netflix estrena hoy con la esperanza, poco disimulada, de que interese a parte del fandom de La casa de papel.

También remite a una película con la que comparte protagonista, Celda 211, aunque no se centre en un motín como esta. Pero sí tira de un recurso muy clásico para los thrillers: tener un objetivo que alcanzar a contrarreloj. La presión del tiempo, de que tienes una cantidad muy limitada para conseguirlo, suele generar situaciones límite y tensión.

¿Conseguirá mantenerlo durante toda la temporada? De momento, vamos a echar un vistazo a su primer episodio, el que debe de presentar la situación de partida y a todos los personajes que se verán envueltos en ese asalto a la prisión de mínima seguridad de Monte Baruca. Los personajes, por cierto, están interpretado por un reparto muy interesante encabezado por Luis Callejo, Alberto Amman, Bárbara Goenaga, Cecilia Freire, José Luis García Pérez y Roberto Álamo, entre otros.

De qué va 'La noche más larga'

La noche de Nochebuena, la policía consigue detener a Simón, un sanguinario asesino en serie que ha logrado eludir a los investigadores pese a dejar tras de sí un largo rastro de cadáveres. Tiene que pasar la noche en prisión antes de que pueda verlo un juez por la mañana, así que se establece que sea retenido en Monte Baruca. No habría nada llamativo en esa decisión si no fuera por que esa es una cárcel de mínima seguridad para pacientes psiquiátricos, y es posible que alguien muy bien conectado haya movido hilos para que Simón sea encerrado allí.

La razón no tarda en desvelarse: nada más ser procesado como recluso, un grupo de hombres armados asedia la prisión y la da un ultimátum a su director. Si les deja entrar y llevarse con ellos a Simón, no habrá problemas y todo el mundo llegará a tiempo de cenar con sus familias. Si no les da permiso, entrarán por la fuerza. Y el director se niega a entregarles al prisionero, lo que desencadena una noche de tensión y sorpresas inesperadas.

Lo mejor y lo peor

Luis Callejo interpreta a Simón, el asesino en serie, en 'La noche más larga'.
Luis Callejo interpreta a Simón, el asesino en serie, en 'La noche más larga'.

La noche más larga tiene por delante un reto casi a la altura del de Hugo, el alcaide de la prisión, y el resto de funcionarios y presos que se han propuesto resistir el ataque de esos hombres vestidos de negro y encapuchados. Y es que su premisa apunta a ser más propicia para una película que para una temporada de seis episodios. La serie es consciente de ello y, desde el principio, le da bastante cancha a los reclusos (o pacientes, como los denomina la psicóloga de la cárcel), preocupándose de presentar de inicio, al menos, a un par de ellos, desde el que domina el módulo de los más peligrosos a los que hacen terapia de grupo juntos y son más inofensivos, pero solo en apariencia.

Las dinámicas entre ellos, de todos modos, se presentan con solo una pincelada muy superficial, lo justo para que sepamos que, ya antes de que entrara allí Simón, en Monte Baruca ya había personalidades difíciles de controlar. De hecho, la hora inicial de la ficción pertenece más al asesino y a Hugo, el director, a quien se presenta como un hombre de familia que, sin embargo, es nefasto a la hora de conciliar trabajo e hijos. Parece un tipo corriente que da la sensación de que el asalto le va a quedar grande, que es lo que los hombres armados esperan.

Estos son un enigma. Vemos cómo son "reclutados" en un bar en el que ya están todos juntos tomándose unas cervezas y sabemos que cumplirán la misión para la que los han contratado, pero poco más porque, como decimos, es más Simón quien concentra el arranque de La noche más larga. Luis Callejo lo interpreta como alguien con una mirada opaca que oculta lo que piensa y lo que siente, y que proyecta una imagen de confianza completa en sí mismo.

Los asaltantes de Monte Baruca en 'La noche más larga'.
Los asaltantes de Monte Baruca en 'La noche más larga'.

La caracterización de Simón, y lo que empieza a insinuarse sobre quién es él en realidad y sus razones para cometer todos esos asesinatos, son lo más destacado del primer episodio, que cae presa de esa desagradecida labor de tener que presentar los elementos básicos de la ficción, y de tener que tirar de brocha gorda para que nos quedemos con algunos personajes, como las pacientes interpretadas por Cecilia Freire y Lucía Díaz.

Ahí es donde aparece esa sensación de que, quizá, la trama ni dé para seis horas y podría haberse contado mejor en una película de dos. Podemos encontrar trazas de Vis a vis, la ya mencionada Celda 211 y hasta Prison Break, y será cuestión de comprobar cómo evoluciona para ver si dicha sensación se confirma o la serie encuentra la manera de justificar su existencia.

Veredicto

Cecilia Freire y Lucía Díaz son dos de las pacientes/presas de 'La noche más larga'.
Cecilia Freire y Lucía Díaz son dos de las pacientes/presas de 'La noche más larga'. / Clara Oset (Netflix)

Es complicado emitir una opinión muy clara con el primer episodio de La noche más larga porque su principal problema es que puede quedarse corta de trama en cualquier momento. Se amplía el mundo de la serie con los pacientes y sus objetivos personales, algunos en conflicto con la trama principal y unos con otros, pero de entrada, son un poco genéricos y parecen estar ahí solo para crear más problemas a Hugo. También existe el peligro de que la tensión del asedio se diluya con el paso de los episodios.

La noche más larga tiene un principio correcto, pero no es tan estimulante como debería para enganchar al espectador. Siendo corta, no tendrá problema en que muchos abonados a Netflix se la vean entera, sobre todo para averiguar qué pasa con Simón, pero el capítulo inicial peca de lo mismo que muchos otros primeros episodios de series de Netflix que deberían de ser adictivas, y es que, como es consciente de que, ya que el resto de capítulos están hay disponibles, vamos a verlos igual, se esfuerza lo justo.