Ver o no ver: 'La lista final' (Amazon Prime Video)
Amazon Prime
Ver o no ver: 'La lista final' (Amazon Prime Video)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana echamos un vistazo a 'La lista final', el nuevo thriller de acción con Chris Pratt.

Por Marina Such - 01 Jul 2022

El escritor Tom Clancy perfeccionó un tipo de best-seller en el que algún agente de inteligencia estadounidense se veía en medio de una conspiración internacional que podía, o no, tener algún contacto dentro del gobierno norteamericano. Sus novelas protagonizadas por Jack Ryan dieron el salto a cine y televisión con bastante éxito, y su estela la han seguido después incontables novelistas y hasta puede decirse que, en parte, Homeland.

Uno de los que está influenciado por Clancy es Jack Carr, ex SEAL de la Marina que ha escrito varios libros protagonizados por James Reece, comandante de los SEAL que es el único superviviente de una emboscada en la que mueren todos sus hombres. El primero de esos libros es el material de partida para La lista final, la serie que Amazon Prime Video estrena hoy y que es un vehículo para el lucimiento de su protagonista, un Chris Pratt que se ha reconvertido a héroe de acción después de la saga de Jurassic World y la película de La guerra del mañana.

Junto a Pratt, el otro nombre más relevante asociado a la ficción es el de Antoine Fuqua, director experto en thrillers de acción que se hizo famoso gracias a Training Day y que ya había dirigido antes otra serie militar como El tirador. La unión de ambos debe de ser más que suficiente para que bastantes espectadores les den una oportunidad, especialmente los que han disfrutado con otros títulos de Prime Video como Reacher o Treadstone.

De qué va 'La lista final'

El equipo de operaciones especiales de la Marina que capitanea James Reece se prepara para una operación contra un objetivo largamente buscado en la guerra de Siria. Sin embargo, la misión sale mal y el equipo sufre una emboscada. Todos los soldados mueren, menos Reece, que vuelve a casa sintiendo sentimiento de culpa y, al mismo tiempo, acosado por vívidos recuerdos de la tragedia.

Los mandos le recomiendan que se lo tome con calma y que descanse en casa con su mujer y con su hija, pero Reece empieza a tener la sensación de que hay algo más detrás de la operación. Cada vez que pide alguna explicación, las respuestas no son satisfactorias, así que se propondrá averiguar qué pasó en realidad y por qué parece estar en el centro de algún tipo de conspiración.

Lo mejor y lo peor

Chris Pratt y Taylor Kitsch son antiguos compañeros de armas en 'La lista final'.
Chris Pratt y Taylor Kitsch son antiguos compañeros de armas en 'La lista final'.

Lo que más destaca del primer episodio de La lista final es su aspecto técnico. El trabajo de Fuqua como director y de Armando Salas como director de fotografía es realmente notable, sobre todo en las escenas de acción. Transmiten tensión, la sensación de que lo que está en juego es, directamente, la vida y la muerte y son muy claras, permitiendo que el espectador sepa en todo momento quién ataca, quién se defiende y cómo está evolucionando la pelea.

Incluso con la ya típica fotografía azulada y oscurecida que emplean ahora todas las series de streaming que quieren ser consideradas de prestigio, Fuqua y Salas se las apañan para componer planos realmente espectaculares y también logran que comprendamos el difícil estado psicológico y emocional con el que Reece vuelve a casa y tiene que afrontar la muerte de todos sus hermanos de armas.

El problema es que lo peor es todo lo demás, empezando por su protagonista, Chris Pratt. El actor se dio a conocer en papeles un poco más cómicos y, sobre todo, como el entrañable Andy de Parks & Recreation. Su salto a la fama fue una película Marvel, Guardianes de la galaxia, en la que era el héroe que se divertía en sus aventuras y que tenía sentido del humor y, ahí, Pratt es un actor realmente eficaz. El problema llega cuando decide tomarse en serio a sí mismo.

James Reece tiene que luchar por su vida en 'La lista final'.
James Reece tiene que luchar por su vida en 'La lista final'.

Poner morritos y mirada de acero azul no es lo mismo que transmitir conflicto interno. De hecho, apenas lo hay en Reece, y sería perfectamente lógico que lo tuviera. Si no está seguro de si puede fiarse de sus propias emociones, ¿cómo puede intentar averiguar por qué su unidad se vio emboscada? Sin embargo, parece que la serie no quiere que su imagen de héroe de una pieza se vea ni siquiera un poco mellada, lo que lo convierte en un protagonista aburrido y soso. Es el hombre que lo da todo por su familia y por sus hombres, el que se enfrenta a quien haga falta por lo que él cree verdadero y no puede haber nada que ponga algo de eso en duda.

El resultado es acción sin alma y un protagonista falto de carisma. En el primer capítulo ocurren ciertas cosas que dan una indicación de a qué se va a dedicar Reece en los siete episodios restantes y, la verdad, parece la versión menos interesante posible de La lista final, incluso con el estrés postraumático que evidentemente sufre Reece.

El veredicto

Jeanne Tripplehorn aporta la perspectiva del Departamento de Defensa en la serie.
Jeanne Tripplehorn aporta la perspectiva del Departamento de Defensa en la serie.

Probablemente, si nos apetece ver una serie de acción con cierto componente militar y relacionada con las operaciones del ejército estadounidense en el exterior, Jack Ryan es mucha mejor opción que La lista final. Esta peca de querer ser muy seria y dramática y de tener un protagonista que cree que solo con fruncir el ceño ya está hecho todo su trabajo. No atrae para querer verlo más ni para que nos pongamos de su lado en todo lo que se avecina, y eso es un grave problema cuando toda la trama orbita alrededor de Reece, de su trauma por la emboscada y su determinación por saber la verdad.

Técnicamente, el primer episodio es impecable (Antoine Fuqua ya no dirige más, por lo que está por ver si se mantiene ese alto nivel en las escenas de acción), pero la trama la hemos visto muchas veces antes, como si reciclara todos los thrillers militares hechos desde que se adaptó por primera vez una novela de Tom Clancy al cine. Y el resto del reparto está muy desaprovechado; tenemos que creernos la conexión de Reece con su mujer (una muy perdida Riley Keough) y sus hombres porque la serie nos lo dice, pero no se transmite en pantalla.

La lista final quiere ser trepidante y construir un personaje casi icónico, pero esta imitación del Tom Cruise héroe de acción que hace Chris Pratt no funciona.