Ver o no ver: 'Los ensayos' (HBO Max)
HBO
Ver o no ver: 'Los ensayos' (HBO Max)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Así sabrás si merece la pena seguir viéndola o no. O lo que es lo mismo: si vas a perder tu tiempo, o a invertirlo.

Por Laura Mateos - 22 Jul 2022

Nathan Fielder es, probablemente, uno de los nombres más peculiares de la comedia estadounidense, y en Los ensayos, su nueva creación para HBO Max, nos invita a participar en un curioso experimento en el que las fronteras entre ficción y realidad se difuminan y nos da absolutamente igual, porque eso es precisamente lo que nos gusta de Fielder.

Este ha demostrado ser todo un maestro en lo que se refiere a explorar ese limbo en el que todo parece posible y en el que la rutina nos ofrece, de repente, todo tipo de posibilidades, y ya dejó constancia de ello en el docu-reality paródico que estrenó en 2013, Nathan al rescate, en el que se dedicaba a asesorar como buenamente podía a empresarios pequeños y, más recientemente, en la inclasificable How to with John Wilson, ese entrañable manual para el día a día que recorre las calles de Nueva York para descifrar los secretos de los andamios, entre otras cosas.

Ahora, Nathan Fielder va más allá y lleva a una serie de personas a enfrentarse directamente con sus mayores temores, aquellas situaciones que se han convertido en un lastre en su día a día y para las que necesitan poner remedio. Pues bien, ese remedio viene de manos de este cómico reconvertido en una especie de guionista de la vida.

De qué va

¿No os pasa que a veces desearíais haber ensayado algunas situaciones antes de enfrentaros a ellas? En realidad esta es una pregunta retórica, porque ya sabemos que la respuesta es SÍ. Desafortunadamente la vida no suele ofrecernos ese tipo de oportunidades, pero Nathan Fielder sí, porque eso es justamente lo que les promete a cada una de las personas que acceden a este curioso experimento: anticiparse y vivir cada una de las alternativas que pueden presentarse en un momento clave de sus vidas.

En el primer episodio, Fielder ayuda a un apasionado del Trivial a sincerarse con una de sus amigas acerca de una mentira que ha acabado convirtiéndose en algo realmente incómodo con el tiempo y, para ello, construye un set que recrea a la perfección el lugar del encuentro y contrata a varios actores con los que entrar en situación.

Lo mejor y lo peor

Nathan Fielder siendo lo mejor de la obra creada, escrita y producida por Nathan Fielder.
Nathan Fielder siendo lo mejor de la obra creada, escrita y producida por Nathan Fielder.

Los ensayos es Nathan Fielder en estado puro. Ya está. Poco más tenemos que decir para aquellos que ya estén familiarizados con el peculiar humor de este cómico y, para los que no, solo nos queda aclarar que tiene un talento innato para redefinir lo absurdo a través de la cotidianidad. Así, la situación más banal del mundo puede dar mil vueltas hasta convertirse en algo extraordinario (aunque lejos de toda épica, eso sí). Precisamente en esto reside la esencia de Los ensayos, en orquestar alrededor de un problema del día a día toda una superproducción con escenarios a escala e intérpretes con la única intención de que el protagonista de turno salgo airoso de ese algo que le inquieta, le atormenta y le preocupa.

Y es que el ritmo del capítulo no decae en ningún momento y siempre encuentra algo con lo que sorprendernos, un nuevo imprevisto que consigue atraparnos en el universo creado por Fielder y que consigue picar nuestra curiosidad esperando el nuevo giro que tomará una tarea en principio sencilla.

Ahora se supone que tendríamos que mencionar algo que no nos haya gustado tanto de la serie para equilibrar un poco esta crítica y mantener el suspense hasta el veredicto final, pero la verdad es que solo podemos quejarnos de que los capítulos no duren MÁS. Porque sí, en un panorama audiovisual que cada vez tiende más a reducir los tiempos, a nosotros se nos ha pasado el tiempo volando viendo a Fielder hacer de las suyas, lo cual ya nos parece todo un logro.

Veredicto

Para sorpresa de nadie, estamos a tope con Nathan Fielder.
Para sorpresa de nadie, estamos a tope con Nathan Fielder.

Por si no ha quedado lo suficientemente claro, nuestro veredicto es un rotundo SÍ. Si ya conocías el estilo de Fielder, vas a amar este título, y si no, ya no tienes excusa para descubrirlo y empezar a venerarlo como lo hacemos nosotros. Un guion brillante, situaciones cotidianas llevadas al absurdo y Fielder como gurú de un grupo de personas en apuros. Ante esto solo nos queda decir "gracias por tanto".