Ver o no ver: 'La mujer del viajero en el tiempo' (HBO Max)
HBO
Ver o no ver: 'La mujer del viajero en el tiempo' (HBO Max)

Si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es 'La mujer del viajero en el tiempo', nueva versión del libro de Audrey Niffenegger sobre un hombre que sufre la dolencia de desplazarse por el tiempo en el momento menos esperado.

Por Marina Such - 20 May 2022

Las historias de amor épicas a través del tiempo y el espacio son irresistibles para la ficción. Dos almas gemelas se encuentran, se dan cuenta de que están destinadas a estar juntas, y van a estar buscándose siempre. La relación de Claire y Jaime en Outlander se construye en buena parte en base a que ellos siempre van a encontrarse, da lo mismo los siglos y los miles de kilómetros que los separen.

Es curioso que Clare sea también el nombre la protagonista femenina de La mujer del viajero en el tiempo, una nueva adaptación del libro de Audrey Niffenegger que HBO Max ha estrenado esta semana. La novela fue un gran éxito en su momento, tanto, que se convirtió en una película con Eric Bana y Rachel McAddams e inspiró a un guionista británico llamado a Steven Moffat a contar también una historia de amor marcada por el viaje en el tiempo en Doctor Who.

Moffat es quien traslada el libro al formato miniserie, con David Nutter dirigiendo los episodios y Theo James y Rose Leslie dando vida a Henry y Clare. No se han librado de críticas que apuntan que no consiguen despejar las sospechas de grooming que sobrevuelan la historia, motivadas por las visitas que el Henry adulto hace a la Clare niña. ¿Merece la pena echarle un vistazo?

De qué va

Henry es un tipo normal y corriente que arrastra un par de traumas: una tragedia de su infancia que sigue sin superar y una dolencia un poco especial, pues puede viajar en el tiempo cuando menos lo espera y sin previo aviso. Siempre va al pasado, a algún momento concreto de su vida, y siempre llega allí desnudo y, muchas veces, en medio de una situación de peligro. En esos viajes visita también a Clare, su mujer, pero suele hacerlo de manera desordenada: igual ella ya sabe que en el futuro están casados, pero la versión de él en ese momento lo desconoce, por ejemplo.

Henry nunca sabe adónde va a ir ni cuánto tiempo va a estar allí. La Clare del futuro no puede hacer nada más que esperar a que regrese, confiando en que no le habrá ocurrido nada por el camino. Su relación se examina a través de esos saltos temporales, a la vez que descubrimos aspectos del pasado de Henry, que tal vez, tengan algo que ver con esta discapacidad suya, como él mismo la describe.

Lo mejor y lo peor

Henry visita a Clare cuando aún es una niña en 'La mujer del viajero en el tiempo'.
Henry visita a Clare cuando aún es una niña en 'La mujer del viajero en el tiempo'.

El gran elefante en la habitación al hablar de La mujer del viajero en el tiempo es la sombra del grooming, de que Henry prepare a la Clare niña para una relación sexual con él cuando sea mayor de edad. Es cierto que Henry también se visita a sí mismo cuando es pequeño (su objetivo ahí es ver de nuevo a su madre, que murió antes de que él fuera adolescente), pero es en sus charlas con Clare en ese claro del bosque detrás de su casa donde reside el problema.

A lo que se parece más esas visitas es a las que el Undécimo Doctor hace a Amy Pond de niña en Doctor Who, inspiradas por el libro de Niffenegger. No hay nada remotamente sexual en ellas. El Doctor se comporta tan como un niño como ella, pero es cierto que Amy se queda esperando a que él vuelva y se obsesiona con ese loco con la caja azul. Algo parecido ocurre con Henry y Clare. Él no tiene ningún motivo oculto para visitarla ni elige hacerlo. Pero es verdad que esa sospecha de grooming se despacha con un chiste, lo que quizá no ayuda a despejar las críticas.

Esa inclusión del humor denota algunos de los puntos débiles de la serie. No es sencillo pillarle el tono en el primer episodio, porque parece una historia ligera que quiere vendernos una épica historia de amor, pero al mismo tiempo, la voz en off de Henry nos advierte constantemente de que existe un peligro muy real en sus viajes.

Claire es 'La mujer del viajero en el tiempo' del título.
Claire es 'La mujer del viajero en el tiempo' del título.

Lo que sí está muy conseguido es la construcción de Clare. Rose Leslie le aporta fuerza a la versión joven que conocemos primero, peleando todo el rato para destacar en el arquetipo de la esposa que espera y de la chica inalcanzable. En contraste con ella, Theo James es un poco más monocromático. Le falta el punto de carisma que Henry necesita. Puedes entender que él se enamore de ella, pero lo de ella es un poco más complicado si La mujer del viajero en el tiempo quiere que quede claro que Clare es una mujer adulta cuando se enamora de Henry.

Además, se tira de un formato un poco extraño para contar toda la historia, haciendo que los protagonistas la narren a cámara como si los estuvieran entrevistando para un documental. Hace parecer a la serie pasada de moda, como si fuera una tv movie de Lifetime.

El veredicto

A Henry le sigue pesando el recuerdo de su madre en 'La mujer del viajero en el tiempo'.
A Henry le sigue pesando el recuerdo de su madre en 'La mujer del viajero en el tiempo'.

El primer capítulo de La mujer del viajero en el tiempo no tiene la suficiente fuerza como para engancharnos a que veamos el resto de la temporada. Es una lástima porque se cierra con una imagen que adelanta la tragedia que se cierne sobre la serie y porque tiene aspectos que merecen la pena, pero le cuesta escapar de la sensación de que estamos viendo una de esas tv movies románticas que saturan las plataformas cada Navidad. Moffat ya contó una versión de todo esto en Doctor Who (tres versiones, en realidad) y da la sensación de que allí lo hizo mejor.

Es muy posible que, en los siguientes capítulos, la serie se libere un poco y pruebe cosas nuevas, o explore de verdad el dolor que se aprecia por debajo de esa iluminación cálida, de recuerdo idealizado. Su arranque no genera entusiasmo, y quizá eso sea mucho peor que cualquier sospecha de aviesas intenciones por parte de Henry en sus viajes.