Ver o no ver: 'Paper Girls' (Amazon Prime Video)
Amazon Prime
Ver o no ver: 'Paper Girls' (Amazon Prime Video)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es 'Paper Girls', adaptación en Amazon Prime Video de un cómic de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang.

Por Marina Such - 29 Jul 2022

Si nos enseñan una foto de cuatro adolescentes en bicicleta en un barrio residencial estadounidense durante la década de los 80, automáticamente pensaremos en Stranger Things. Y es la comparación más fácil que se hace con Paper Girls, la serie de ciencia ficción que Amazon Prime Video estrena hoy completa. También persiguió al cómic de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang en el que se basa, pero este escapó de la sombra del Mundo del Revés al apostar por una trama de viajes en el tiempo a una escala enorme y con unas repercusiones emocionales en sus personajes muy importantes.

La serie, creada por Stephany Folsom y supervisada por el dúo detrás de Halt and catch fire, Christopher C. Rogers y Christopher Cantell, tiene ante así, por tanto, dos desafíos importantes. Por un lado, debe establecer su identidad propia ante la comparación con Stranger Things y, por otro lado, ha de trasladar a pantalla unas viñetas muy ambiciosas. Cuenta para ello con cuatro protagonistas muy jóvenes y semidesconocidas: Camryn Jones, Riley Lai Nelet, Sofia Rosinsky y Fina Strazza.

Los lectores de los cómics de Vaughan saben que ha ido ampliando las dimensiones de sus historias en los últimos años, alcanzando de momento su culmen con la space opera / drama familiar futurista de Saga. Paper Girls es, además, la segunda adaptación de una historia suya que vemos en este último año y medio, después de la fallida Y, el último hombre.

De qué va 'Paper Girls'

Erin, Mack, KJ y Tiffany son cuatro niñas que coinciden en su ruta de reparto de periódicos durante las últimas horas de la madrugada del Día de Todos los Santos de 1988. Erin es la nueva del grupo y las demás le advierten que el reparto justo después de la noche de Halloween suele ser complicado porque siempre hay adolescentes molestos y algunos suscriptores difíciles.

Lo que no esperaban es que, huyendo de varios chicos que se dedican a fastidiarlas, se dieran de bruces con un extraño fenómeno, probablemente sobrenatural, que las propulsa a una aventura que no quieren tener, pero que las llevará a enfrentarse con sus propias identidades y miedos. Y a intentar sobrevivir a extraños y peligrosos desconocidos que les pisan los talones.

Lo mejor y lo peor

Mack y Erin son dos de las Paper Girls del título.
Mack y Erin son dos de las Paper Girls del título.

Desde el principio queda claro que la piedra fundacional sobre la que descansa la serie es la evolución de sus cuatro protagonistas, que se presentan a grandes rasgos en un primer episodio que no les da un minuto de descanso. Erin (que es nuestra introducción en la ficción) es la hija de inmigrantes que siente el deber de ser el enlace con el mundo exterior de su madre, que no habla inglés, y que se ha autoimpuesto unas expectativas vitales imposiblemente altas; Tiffany es la que se preocupa por todas, resolutiva y que no está dispuesta a aguantar tonterías; Mack es la cínica, la que esconde un enorme miedo al abandono bajo una fachada de bravuconería y consciencia de clase, y KJ es hija de una familia judía rica y pelea siempre para que eso no sea lo único que se vea de ella.

Su reacción a los diferentes obstáculos que se encuentran va perfilando sus personalidades y la relación que se forja entre ellas, con Mack siendo el elemento discordante, la que cree que no necesita a nadie. Es cierto que la sorpresa final se telegrafía demasiado en la primera escena del capítulo (y, en realidad, se desvela en todos los tráilers), pero se da tiempo a que las chicas de la prensa se afiancen un poco antes de lanzarlas a la peripecia de sus vidas.

Curiosamente, ese primer episodio apenas llega a los 40 minutos de duración, lo que es una decisión tomada para centrar toda la acción en los primeros contactos con esa extraña luz púrpura en el cielo y esas aún más extrañas personas que aparecen de repente en su barrio. Ninguna de las cuatro sabe qué está pasando y la confusión y el miedo desvela determinados rasgos de su carácter.

'Paper Girls' cuenta una historia que abarca varias décadas diferentes.
'Paper Girls' cuenta una historia que abarca varias décadas diferentes.

Centrarlo todo en ellas es un acierto porque da humanidad a una historia que, si no, podría resultar otra más de misterios inexplicables y viajes en el tiempo, pero también surge de una evidente constricción presupuestaria que quita parte del brillo que Paper Girls podría tener en su traslado a la pantalla. El viaje en el que se embarcan las chicas es increíble por más aspectos de los que parece a simple vista, pero la producción tiene que conformarse con un vestuario futurista y algunos elementos de tecnología más avanzada.

Eso puede constituir un lastre más adelante, pero en el primer capítulo tampoco resulta tan significativo. Lo mejor que tiene la serie son sus protagonistas, y ellas son quienes propulsan la historia.

El veredicto

Paper Girls se presenta como una aventura de ciencia ficción que puede resultar entretenida y tener algo que decir sobre lo que pensamos que seremos de mayores, cómo seremos, y el jarro de agua fría que puede ser darse de bruces con esa realidad. Ahí, en los diversos viajes emocionales de sus jóvenes protagonistas es donde está el interés de la serie, pues la trama más de ciencia ficción al fondo apunta a ser algo más convencional del género.

'Paper Girls' se pregunta qué pasaría si te encontraras con tu yo del futuro.
'Paper Girls' se pregunta qué pasaría si te encontraras con tu yo del futuro.

El arranque presenta con eficacia todos los elementos de la serie, construye a sus protagonistas y no pierde el tiempo en contarnos todo. Ya lo irá haciendo según lo requiera cada capítulo. La limitación presupuestaria puede limar lustre a la historia, pero las cuatro chicas y el viaje de maduración que emprenden a la fuerza son razón más que suficiente para echarle un vistazo. Y, además, este primer episodio es muy fiel al arranque del cómic.