Ver o no ver: 'Sandman' (Netflix)
Netflix
Ver o no ver: 'Sandman' (Netflix)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es una de las series más esperadas del año, la adaptación en Netflix de 'Sandman', el cómic de Neil Gaiman.

Por Marina Such - 05 Aug 2022

Las historias ideadas por el escritor británico Neil Gaiman no siempre han tenido buena suerte a la hora de trasladarse a televisión, especialmente American Gods, que duró tres temporadas con un aspecto visual impresionante, pero un funcionamiento tras las cámaras turbulento. El público nunca terminó de congraciarse del todo con ella. Ahora se estrena en Netflix uno de los proyectos más largamente acariciados por Gaiman y más esperados por sus fans, la adaptación de la que quizá sea su obra más famosa, Sandman.

Este cómic se ha intentado llevar a la pantalla en varias ocasiones; en una de ellas, Joseph Gordon-Levitt iba a ser el protagonista, pero ninguna cuajó hasta ahora, cuando Gaiman se ha unido a los guionistas Allan Heinberg y David S. Goyer. Goyer, por cierto, es el hombre a quien Hollywood recurre cuando hay alguna adaptación importante en el horizonte. Por ejemplo, en Apple TV+ tiene Fundación y ha estado relacionado con la trilogía de Batman de Christopher Nolan.

La tarea que tenían por delante con Sandman era ingente porque la historia se mueve entre el mundo del sueño y el de la vigilia, entre diferentes épocas históricas y tiene una multitud de personajes, algunos procedentes de la mitología y el folclore celta, griego y nórdico. Dioses, mortales y criaturas fantásticas (aparte del mismísimo Lucifer) se entremezclan en una historia en la que el egoísmo y la arrogancia de los hombres está a punto de destruir el mundo.

De qué va 'Sandman'

Morfeo, el dios del Sueño, es encarcelado por equivocación por un hechicero humano que, en realidad, pretendía atrapar a su hermana Muerte. Él y su hijo lo tienen prisionero durante un siglo y, en ese tiempo, los sueños y pesadillas se descontrolan y queda libre una de las peores, el Corintio, que se dedica a matar impunemente. Cuando Morfeo logra liberarse, descubre que su reino está en ruinas y ha perdido sus armas (una especie de máscara antigás especial, un rubí y su bolsa de arena).

Durante la temporada, veremos cómo Sueño se embarca en una misión para recuperar sus pertenencias y devolver el orden al mundo, pero para ello necesitará la ayuda de los otros Eternos y de seres como Lucifer. Además, otro humano asegura tener el derecho a quedarse con las armas de Morfeo, lo que creará nuevos problemas.

Lo mejor y lo peor

Charles Dance es el mago que lo inicia todo en 'Sandman'.
Charles Dance es el mago que lo inicia todo en 'Sandman'. / Cortesía de Netflix

El primer episodio de Sandman es una presentación muy eficaz de todos los elementos básicos de la serie. Se centra solo en el encierro de Morfeo y las razones para hacerlo de su responsable, Roderick Burgess (Charles Dance), un adinerado caballero inglés que se hace llamar Mago y que lidera una orden esotérica con la que pretende capturar a la Muerte. No hay más personajes ni líneas argumentales: Gaiman, Heinberg y Goyer y el director, Mike Barker (un veterano de, entre otras, El cuento de la criada), prefieren centrarse en dejar claro quién es su protagonista y de dónde viene la misión que va a seguir después.

Es todo un acierto, aunque también es verdad que es más un prólogo que un primer episodio, pero transmite bien el desastre que Burgess crea por su egoísmo y su narcisismo y, además, presenta igualmente con brevedad y eficacia a Corintio, que será uno de los principales villanos de la historia. Boyd Holbrook compone una presencia realmente inquietante, del mismo modo que Charles Dance le presta toda su presencia física a ese obstinado y avaricioso Burgess.

El Corintio es una pesadilla que consigue huir en 'Sandman'.
El Corintio es una pesadilla que consigue huir en 'Sandman'.

El eslabón más débil en este arranque es, curiosamente, Tom Sturridge. Físicamente da la imagen que todos los espectadores tienen de Morfeo por, sobre todo, las portadas de los cómics, pero a veces se pasa de intenso, como si intentara forzar la presencia intimidatoria de Sueño. Pasarse casi todo el capítulo encerrado desnudo en una jaula redonda de cristal no ayuda, así que habrá que ver más episodios para comprobar cómo funciona cuando interactúe con nuevos personajes.

Este primer episodio está narrado como si fuera el oscuro cuento de qué pasó cuando Sueño estuvo enjaulado durante cien años. El rodaje con lentes anamórficas ayuda a crear esa sensación, lo mismo que la voz en off de Morfeo y la casa de Burgess, que habría sido perfecta para ambientar una historia de casas embrujadas. Los principios hilos de la narración están todos en este capítulo y todos quedan bien claros.

El veredicto

Custodiar a Morfeo se convierte en una obligación familiar.
Custodiar a Morfeo se convierte en una obligación familiar. / Cortesía de Netflix.

Como presentación, Sandman no podía haber optado por una mejor opción. La narración está centrada y es clara con lo que quiere contar, estableciendo perfectamente quién es Morfeo y la cascada de consecuencias que crea su aprisionamiento. El reino de Sueño tiene la escala que se espera de él, demostrando que hay un presupuesto a la altura del reto de adaptar el cómic, y deja con ganas de conocer al resto de Eternos y de ver si Morfeo logra recuperar sus Reliquias de la Muerte, que dirían en los libros de Harry Potter.

Por el momento, es un principio prometedor, aunque tendremos qué comprobar si la serie se resiente cuando sus episodios dejen de estar tan enfocados en una única historia y en unos pocos personajes. Pero este primer episodio de Sandman es un sí, incluso pese a que, visualmente, sea menos original de lo que, a lo mejor, nos gustaría.