Ver o no ver: 'The Bear' (Disney+)
Disney +
Ver o no ver: 'The Bear' (Disney+)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es 'The Bear', la gran revelación del verano en Estados Unidos, que acaba de llegar a Disney+.

Por Marina Such - 07 Oct 2022

El verano seriéfilo en estuvo marcado por la nueva temporada de Stranger Things, el sorprendente éxito en Netflix de la coreana Woo, abogada extraordinaria y, en Estados Unidos, por la revelación totalmente inesperada de The Bear, una serie de FX que se estrenó completa en Hulu y que no hizo ningún ruido inicialmente. Su creador, Christopher Storer, se había dedicado principalmente a dirigir especiales de comedia y su protagonista, Jeremy Allen White, era conocido por Shameless, pero no una estrella.

Sin embargo, casi enseguida empezó a recibir unas críticas elogiosas que destacaban el ritmo implacable de sus episodios, que apenas superan la media hora de duración, el retrato de su protagonista, Carmen "Carmy" Berzatto, y el realismo con el que se muestra el funcionamiento de una cocina que se debate entre evolucionar o quedarse en unas viejas maneras que, claramente, no están resultando.

Las series sobre restaurantes no son demasiado habituales porque no es tan sencillo transmitir el ecosistema que se crea en ellas (Treme, por ejemplo, incluía una trama culinaria que, en realidad, iba sobre mantener la tradición gastronómica de Nueva Orleans tras el huracán Katrina) y, en realidad, The Bear es más un drama familiar sobre el sentimiento de culpa. Si quieres saber si merece la pena echarle un vistazo, te lo contamos aquí.

De qué va 'The Bear'

Carmy es un reputado chef que regresa a su Chicago natal para hacerse cargo del restaurante familiar, un local famoso por sus sándwiches de carne. Hasta ahora, era su hermano quien lo regentaba, pero ha fallecido y Carmy siente que tiene está obligado a tomar el relevo y, sobre todo, convertirlo en un restaurante funcional que vuelva a tener la popularidad, y la calidad, que tuvo en su momento.

Sin embargo, allí se va a encontrar con unos cocineros que no quieren cambiar su manera de trabajar y, sobre todo, a su primo Richie, socio de su hermano, que se niega en redondo a que Carmy asuma ningún tipo de responsabilidad ni intente mejorar un lugar en el que antes nunca había tenido ningún interés.

Lo mejor y lo peor

Lo más comentado de The Bear es el ritmo de sus episodios y, especialmente, de las escenas que transcurren en la cocina. El primer capítulo nos muestra a Carmy pendiente constantemente del reloj, preparando la carne para los bocadillos, organizándolo todo pese a las deudas que acumulaba su hermano, los obstáculos que representan sus trabajadores y su propia sensación interna de inquietud, de que no puede estar quieto, del gruñido del oso enjaulado que nota dentro de él. A Carmy lo apodan, precisamente, Bear.

'The Bear' ha sido elogiada por el realismo con el que muestra su restaurante.
'The Bear' ha sido elogiada por el realismo con el que muestra su restaurante.

Todo el piloto muestra la tozudez de su protagonista en hacer las cosas como él quiere, que es también como ha aprendido en otros restaurantes. Llama a todo el mundo "chef", les da consejos sobre cómo mejorar cosas como el pan, pero caen en oídos sordos porque él va demasiado rápido para explicar por qué está haciendo todo eso. ¿A santo de qué pretende cambiar la manera de trabajar en The Original Beef of Chicagoland si les ha ido bien hasta ahora?

Esa es la gran pregunta que, probablemente, la serie va a responder: qué hace Carmy allí, en ese restaurante bajo las vías del tren elevado que tanto salía en Urgencias, si es un cocinero premiado que seguro que ha trabajo en algunas de las cocinas más prestigiosas de Estados Unidos. El estrés constante con el que vive puede ser una pista, como también lo es la animadversión de su primo hacia él. Pero Carmy no es el único personaje al que el piloto presenta con economía de recursos y eficacia.

'The Bear' lleva un ritmo endiablado y estresante en sus escenas en la cocina.
'The Bear' lleva un ritmo endiablado y estresante en sus escenas en la cocina.

Enseguida se establecen las personalidades del resto de empleados, desde esa mujer latina que no quiere que se metan en su terreno al encargado del pan, más receptivo a los consejos de Carmy, o a Sydney, la nueva sous chef, que va a tener que ganarse el respeto de una cocina que cree en el lema "Virgencita, que me quede como estoy".

Apenas hay pegas que ponerle al primer capítulo. Es una presentación que te agarra de la solapa, te empuja sin cinturón a la vagoneta de una montaña rusa y deja que vayas conociendo por ti mismo ese mundo y a esos personajes. Crea un entorno completamente creíble con unos personajes a los que, incluso viéndolos dos minutos, sabemos que llevan a cuestas problemas que son los que les llevan a reaccionar como lo hacen ante las pretensiones de Carmy. Esto es especialmente cierto en el primo, tan tozudo como Carmy y, probablemente, con el mismo dolor que él.

Veredicto

Richie es el principal antagonista de Carmy en su empeño por renovar The Beef.
Richie es el principal antagonista de Carmy en su empeño por renovar The Beef.

Todo lo que se había escrito en verano en Estados Unidos sobre The Bear era cierto. Es trepidante, estresante incluso, con unos personajes claramente dolidos a los que conocemos enseguida y con un mundo muy bien construido que atrapa desde el primer minuto. Que sus episodios sean cortos ayuda a crear la sensación de que vamos todo el rato a contrarreloj y a generar una tensión que rara vez se libera.

El ritmo casa perfectamente con la situación emocional de Carmy, que iremos descubriendo más adelante, y Jeremy Allen White resulta ser un protagonista carismático que transmite bien el peso de la carga que él mismo se ha autoimpuesto. The Bear apunta a ser una de las series del año y merece la pena darle una oportunidad. Si lo hacemos, probablemente no podremos parar de verla hasta terminar la temporada, pero tranquilos, porque está renovada por una segunda.