Ver o no ver: 'Thermae Romae Novae' (Netflix)
Críticas
Ver o no ver: 'Thermae Romae Novae' (Netflix)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, si eres de los que les cuesta encontrar horas libres en el día, esto te interesa. Cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Así sabrás si merece la pena seguir viéndola o no. O lo que es lo mismo: si vas a perder tu tiempo, o a invertirlo.

Por Laura Mateos - 08 Apr 2022

El catálogo de Netflix se ha convertido en un lugar de peregrinaje para los aficionados al anime, y lo ha hecho a través de la inclusión de títulos tan míticos como Death Note (con su menos mítica adaptación cinematográfica), Neon Genesis Evangelion o Ataque a los Titanes. Tal ha sido el éxito de estas ficciones que, en los últimos años, la plataforma se ha lanzado incluso a producir sus propios animes, entre los que destacan Castlevania y DOTA: Sangre de dragón, ambos basados en sus respectivos videojuegos.

Precisamente al ámbito de la producción original pertenece Thermae Romae Novae, un anime que se aleja de la acción y combina la comedia con la historia y la ciencia ficción en un relato de viajes en el tiempo que nos lleva a descubrir parte de la cultura de la Antigua Roma y del Japón actual. Más concretamente, la cultura de los baños como lugares de relajación y reconstituyentes de espíritu.

De qué va 'Thermae Romae Novae'

Thermae Romae Novae nos lleva hasta los tiempos del Imperio romano, donde conoceremos a Lucius, un joven que sueña con seguir la tradición familiar y convertirse en diseñador de termas al igual que lo fueron su padre y su abuelo. Sin embargo, años después descubre que el camino hacia su meta no será fácil y aprovecha un descubrimiento que hizo de niño para tratar de labrarse un nombre en el sector. ¿Que cuál es ese descubrimiento? Pues nada más y nada menos que un desagüe por el que viajar en el tiempo y el espacio. Así conocerá los baños japoneses de la actualidad, con los característicos murales que decoran sus paredes, y cogerá ideas para llegar a ser el mejor diseñador de Roma.

Esta historia tiene su origen en el manga Thermae Novae de la autora Mari Yamazaki, que fue galardonado con el premio Manga Taishō en 2010 y adaptado como una película de imagen real que gozó de gran éxito en Japón y como una serie animada de seis episodios que pudo verse en Fuji TV. Pero no creáis que la labor de Yamazaki se queda solo en el papel, porque también interviene en esta producción seriada con piezas breves que se insertan al final de cada capítulo en las que nos guía por distintas curiosidades de los baños japoneses actuales.

Lo mejor y lo peor

El anime aúna comedia e historia en capítulos de media hora de duración.
El anime aúna comedia e historia en capítulos de media hora de duración.

El primer episodio de Thermae Romae Novae, llamado "Todos los baños llevan a Roma", nos lleva a conocer la adolescencia de Lucius, y especialmente el momento en el que descubre su fascinación por las termas y tiene su primera toma de contacto con los viajes en el tiempo. Mediante las enseñanzas de su abuelo y su padre, llegamos a comprender lo importantes que eran estas construcciones a nivel social, llegando a determinar "el futuro de Roma".

Lo más destacado de esta ficción y, sin duda, lo más atractivo, es su componente educativo. Pero no esperéis una aburrida lección de historia, porque la serie recurre al humor para quitarle densidad al asunto. Y lo hace, además, con una cuidada animación llena de luz y color que corre a cargo del estudio NAZ.

Sin embargo, y a pesar de la media hora de duración que la convierten en una serie ideal para el modelo binge-watching de la plataforma, este primer capítulo peca de tener un ritmo lento y sirve únicamente para contextualizar, sin entrar demasiado en la que será la trama central de la serie.

El veredicto

'Thermae Romae Novae' destaca sobre todo por su carácter didáctico y su peculiar sentido del humor.
'Thermae Romae Novae' destaca sobre todo por su carácter didáctico y su peculiar sentido del humor.

Aunque su carta de presentación es un primer episodio bastante "simplón" que alarga demasiado la introducción a los orígenes del protagonista, la trama de Thermae Romae Novae es lo suficientemente interesante y original como para mantener nuestro interés y hacer que nos preguntemos qué aventuras le esperan al Lucius adulto en su regreso a Roma, y sobre todo qué ocultan esas termas que parecen tener más recorrido subterráneo que el váter de Transpotting. Vale, sí, a lo mejor este es un título especialmente destinado a aquellos que disfruten de las curiosidades históricas y los viajes en el tiempo, pero oye, si sois de esos, estaréis dentrísimo.