Ver o no ver: 'La última' (Disney+)
Disney +
Ver o no ver: 'La última' (Disney+)

Cada vez hay más series y menos tiempo para verlas. Por eso, cada semana elegimos una serie de estreno, analizamos su primer capítulo en pocas palabras y nos mojamos para descifrar si de ahí saldrá una buena historia. Esta semana, la elegida es 'La última', la serie de Disney+ protagonizada por Aitana y Miguel Bernardeau.

Por Marina Such - 02 Dec 2022

Que una de las cantantes jóvenes de más éxito en España y uno de los actores con mayor proyección internacional sean pareja es un caramelito que los programas y revistas del corazón no pueden dejar pasar. Que, además, ella provenga de Operación Triunfo (de la edición que alumbró también a Amaia) y él, de Élite todavía acrecienta más la curiosidad del público, y en esa curiosidad confía principalmente la serie La última para atraer a sus espectadores.

Aitana y Miguel Bernardeau, y verlos juntos como pareja en pantalla, son el gran atractivo de una ficción que tiene también nombres más que reconocidos detrás, como los de Joaquín Oristrell (que ha tenido bastante éxito con el mundo adolescente que refleja HIT), Jordi Calafí (un veterano guionista que estuvo detrás de ese intento de policiaco diferente que era Malaka) y Anaïs Schaaff (uno de los nombres importantes en las tres primeras temporadas de El Ministerio del Tiempo).

La serie juega a las dos personas que proceden de mundos distintos, con objetivos vitales diferentes, que se encuentran, se enamoran y se convierten cada uno en el refugio del otro. Va orientada a un público joven al que, sin embargo, no quiere dulcificarle demasiado las circunstancias vitales de Candela y Diego, pero, ¿será suficiente para mantener el interés durante cinco episodios de casi una hora de duración cada uno.

De qué va 'La última'

Candela es una joven que sueña con triunfar en la música. Mientras tanto, trabaja en el almacén de una empresa de logística y canta en un bar donde la acompañan sus dos mejores amigos. A ese mismo bar va también Diego, que quiere ser boxeador profesional pero, para ayudar en casa, acepta peleas ilegales en las que las apuestas suponen bastante dinero. Los dos se conocían del instituto y se reencuentran cuando están ante importantes encrucijadas vitales.

A Candela la acaba de fichar una discográfica grande y el ejecutivo de la compañía, convencido de que tiene a una estrella con mucho potencial, va dirigiendo su camino lejos de su barrio, mientras Diego está en tratos con un promotor de peleas clandestinas que nunca le paga el dinero que le debe.

Lo mejor y lo peor

Luis Zahera y Miguel Bernardeau son un promotor de peleas y un boxeador en 'La última'.
Luis Zahera y Miguel Bernardeau son un promotor de peleas y un boxeador en 'La última'.

Lo que sorprende inicialmente de La última es que adopte un tono un poco menos juvenil de lo que parecía por la premisa y que, aunque se venda como la historia de amor entre Diego y Candela, en realidad no lo es tanto. Sí, Aitana y Miguel Bernardeau comparten escenas y sus personajes se enamoran, pero a la ficción la interesa más retratar cómo esas dos personas persiguen sus sueños, el precio que pagan por ello y si ha merecido la pena.

En realidad, Diego y Candela se mueven en mundos paralelos y casi es más importante la relación del primero con el promotor de combates (interpretado por un Luis Zahera que está divirtiéndose como nadie, y que vuelve un poco a un terreno que ya tocó en Operación Marea Negra) y de la segunda con el ejecutivo (a quien da vida Aitor Luna, que apuesta por la ambigüedad de si Candela puede fiarse realmente de él).

Miguel Bernardeau y Aitana son los protagonistas de 'La última'.
Miguel Bernardeau y Aitana son los protagonistas de 'La última'.

Es una decisión ciertamente curiosa para una serie que, en gran medida, depende de los espectadores que se acerquen a ella por la curiosidad de ver juntos a sus dos protagonistas. En ese sentido, también resulta llamativo que Aitana y Bernardeau desarrollen una dinámica natural y cómoda entre ellos sin tener una química arrolladora.

El gran problema de La última es que se queda un poco de tierra de nadie. Al querer huir del puro morbo de tener como protagonista a una pareja famosa real, y apostar por contar una historia un poco más seria, no termina de rematar en, por ejemplo, la sordidez del mundo en el que se mueve Diego o los riesgos a los que una chica joven y novata se ve expuesta en el negocio de la música.

El veredicto

'La última' tiene su principal baza en la relación entre Aitana y Miguel Bernardeau.
'La última' tiene su principal baza en la relación entre Aitana y Miguel Bernardeau.

Quizá el mayor hándicap de La última es que sea una serie correcta, pero que no consiga destacar en nada. Le falta cierta chispa en el retrato de sus personajes y decidirse entre si quiere ser algo más o menos aspiracional o una mirada realista a las circunstancias de sus protagonistas. La pantalla solo se vuelve eléctrica cuando Luis Zahera aparece, como dirían los anglos, comiéndose toda la escena, pero su trama es bastante convencional, que es lo mismo que ocurre con la ambientada en el negocio musical.

Ver juntos a sus dos protagonistas puede generar cierta curiosidad, pero la serie tiene que ofrecer algo más una vez pasada esa primera toma de contacto y no acaba de hacerlo, lo que es una pena, porque sí incluye los elementos para ello. Sin embargo, tal vez tendría que haberse dirigido a un público no tan joven. Eso sí, los fans de Aitana y de Miguel Bernardeau quedarán bastante contentos con el resultado final, aunque no aparezcan juntos tanto como les gustaría.