El western nunca se fue: las series del Oeste vuelven renovadas a televisión
Noticias
El western nunca se fue: las series del Oeste vuelven renovadas a televisión

El éxito de 'Yellowstone' parece haber renovado el interés por el western en televisión. El próximo estreno de 'That dirty black bag' en AMC+ es el último ejemplo de que había vida para las series del Oeste después del final de 'Deadwood'.

Por Marina Such - 16 Sep 2022

El western fue uno de los géneros con los que nació el cine y uno de los más clásicos hasta, por lo menos la década de 1970. Para entonces, sin embargo, los mitos de la colonización del oeste norteamericano durante el siglo XIX dejaron paso a miradas más crepusculares y a otras que exponían los verdaderos pilares sobre los que se habían construido dichos mitos, que eran el genocidio de los pueblos nativoamericanos, la esclavitud, la codicia y el individualismo extremo.

Las películas de vaqueros, y las series, perdieron poco a poco el interés de la industria y el público hasta que, en televisión, apareció Deadwood en 2004. El éxito de esa serie de HBO mostró que podían hacerse westerns diferentes, con otros puntos de vista y alejados de la épica que había marcado la época clásica del género: más cerca de El hombre que mató a Liberty Valance y Sin perdón que de las leyendas alrededor del Séptimo de Caballería.

Kevin Costner es el gran protagonista de 'Yellowstone'.
Kevin Costner es el gran protagonista de 'Yellowstone'.

En los últimos años, las series del Oeste han vuelto a revivir gracias, curiosamente, a una que transcurre en un rancho en la actualidad, Yellowstone. Es la ficción más vista del cable básico en Estados Unidos y llega a espectadores que a menudo se quejan de que Hollywood los abandona, pero es más un drama familiar sobre los intentos de los Dutton por mantener el legado del patriarca (a quien interpreta Kevin Costner) ante intentos externos de compra de las tierras y la complicada relación que tiene con alguno de sus hijos.

Westerns modernos con toques de ciencia ficción (Outer range o el inicio de Westworld) y del cine negro (Dark Winds) nunca han dejado de producirse, pero donde está lo interesante es en la batería de estrenos que se adscriben a lo más clásico del género: pistoleros, colonos, vaqueros y pueblos asediados por bandas de bandidos. Desde Godless o Hell on wheels, ha sido habitual encontrar series con su ambientación decimonónica en un pueblo polvoriento con su saloon, su sheriff y sus rancheros.

Movistar Plus+ estrenó recientemente Billy el Niño, una mirada a la leyenda alrededor de ese pistolero a cargo de Michael Hirst, que ya tiene experiencia con las ficciones históricas gracias a Los Tudor y Vikingos, y el próximo 13 de octubre llegará a AMC+ That dirty black bag, un homenaje a los spaghetti western que ha sido rodado en Almería y que cuenta el enfrentamiento durante ocho días de un sheriff incorruptible, pero de difícil pasado, con un solitario cazarrecompensas que decapita a sus víctimas y guarda sus cabezas en una bolsa negra.

El género ha atraído el interés incluso de uno de los creadores de series británicas más respetados, Hugo Blick, que exploró temas como el conflicto entre Israel y Palestina en The honourable woman y el genocio de Ruanda en Black Earth rising. La próxima miniserie de Blick es The English, que se estrena en noviembre en BBC. Su protagonista es Emily Blunt, que interpreta a una mujer decidida a encontrar a quien mató a su hijo. Por el camino se alía con un indio Pawnee que fue rastreador para el ejército y los dos acaban descubriendo una trama repleta de violencia y prejuicios raciales.

Ese punto de vista que parece que va a aportar Blick es lo que puede contribuir a renovar el western y traerlo definitivamente al siglo XXI. La historia de la conquista del Oeste, en realidad, no fue épica y estuvo repleta de más sombras que luces, y estos nuevos acercamientos al género pueden demostrar que nunca hay que darlo por enterrado.