'Westworld': quién es Christina, la nueva encarnación de Dolores en la temporada 4
HBO
'Westworld': quién es Christina, la nueva encarnación de Dolores en la temporada 4

La temporada 4 de 'Westworld' arranca de una manera que nos resulta familiar y, al mismo tiempo, diferente, con Dolores despertándose en una cama. Pero esa no es Dolores. ¿Quién es ese nuevo personaje interpretado por Evan Rachel Wood?

Por Marina Such - 27 Jun 2022

Hay una escena que siempre se ha mantenido como nexo de unión entre todas las temporadas de Westworld: un plano cenital en el que Dolores se despierta en su cama de lo que parece un placentero sueño y empieza su rutina matinal para prepararse para el día. Lo veíamos, sobre todo, cuando aún no había "despertado" en su bucle narrativo del parque, y cada vez que ese plano se repetía con alguno de los personajes, siempre se jugaba con esa idea de si era autoconsciente o no.

Dolores ha vivido una evolución bastante notable desde entonces, hasta llegar a lo que parece la erradicación total del personaje, su personalidad y sus recuerdos en su intento de destruir Rehoboam, la inteligencia artificial omnisciente de la tercera temporada. Sin embargo, la cuarta entrega arranca con ese mismo plano que está tan asociado a ella, solo que esta Dolores es morena, se despierta en un apartamento de una gran ciudad y responde al nombre de Christina.

(A partir de aquí habrá spoilers)

Qué nos cuenta 'Westworld' de Christina

Ariana DeBose da vida a la compañera de piso de Christina en 'Westworld'.
Ariana DeBose da vida a la compañera de piso de Christina en 'Westworld'.

¿Quién es Christina? El primer episodio nos da las pinceladas básicas: vive en una Nueva York futurista, comparte piso con una amiga que está empeñada en buscarle no tanto novio como algún ligue, y trabaja como guionista de videojuegos. Parece una amalgama entre los creativos de las historias del parque y Neo en Matrix Resurrections. De hecho, es muy probable que acabe guardando más similitudes con él de lo que parece a simple vista, porque ambos sienten que hay algo que no acaba de encajar en sus vidas. En el caso de Christina, ese algo es un hombre que la acusa de que uno de sus juegos ha arruinado su vida.

Eso es, básicamente, lo que conocemos de Christina. ¿Puede ser una encarnación de Dolores escondida en una simulación virtual, un poco como empezó Maeve la tercera temporada? ¿Es posible que su compañera de piso se dedique a vigilarla, al estilo de los monitores de las clones de Orphan Black? Contratar a Ariana DeBose para hacer simplemente de la mejor amiga no parece muy probable.

Lo que sí hace esta línea narrativa es recuperar parte de los temas que Westworld trataba con Dolores al principio de la serie. Era un personaje que arrastraba un trauma que se repetía sin cesar, y sin que ella pudiera hacer nada al respecto, y que, pese a todo, mantenía una visión del mundo relativamente optimista. Que Christina escriba, precisamente, historias para entretenimiento de los humanos, que los acaban consumiendo por completo, es un guiño hacia la prisión en la que ella misma estaba que tiene que tener alguna explicación más adelante.